Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Belloch no optará a la reelección a la alcaldía de Zaragoza

Asegura que la decisión responde a su voluntad para facilitar el proceso de primarias

El alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, durante la rueda de prensa en la que anunció que no se presentará a la alcaldía.
El alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, durante la rueda de prensa en la que anunció que no se presentará a la alcaldía. EFE

El actual alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch (PSOE) no repetirá como candidato en 2015. El que fuera ministro de Justicia entre 1993 y 1996 bajo la presidencia de Felipe González, ha confirmado esta mañana, en una rueda de prensa, su retirada de la carrera política por ocupar el sillón municipal. "Es conveniente que se produzca una modificación en las caras que transmitan ilusión, me parece coherente ser consecuente con mis ideas. Lo dije con la llegada de Rubalcaba, hay que dar paso a otros", manifestó. El alcalde ha respondido a varias preguntas y la única que ha eludido ha sido quién debería ser su sucesor: “No voy a participar en el proceso de selección de nuevos candidatos ojalá haya muchos. Yo creo que debo estar al margen”. También ha dicho que su entorno le ha aconsejado no volver a presentarse.

Juan Alberto Belloch ha apurado el tiempo y este jueves, antes de la celebración del pleno del Ayuntamiento declaraba que no volvería a presentarse “para facilitar el proceso de primarias, un proceso en el que siempre he creído”. Lo cierto es que Belloch ha mantenido el suspense hasta última hora- solo quedaban 8 días de plazo hasta el día 21 de este mes para recoger firmas-. Con su ausencia, el único candidato por ahora a enfrentar el proceso es el teniente de alcalde y edil de urbanismo, Carlos Pérez Anadón, con quien el alcalde mantenía unas pésimas relaciones. Pérez había puesto en marcha la maquinaria de primarias incluso con la hipótesis de alcanzar el aval del 50% de la militancia.

Belloch, que lleva once años en la alcaldía de Zaragoza  y 16 en el Ayuntamiento, llevaba meses sin dejar claras sus intenciones de cara a los comicios de 2015. Durante sus mandatos se recuperó el tranvía y se puso en marcha la Exposición de 2008, pero los nuevos tiempos habían terminado con su voluntad de seguir. Belloch gobernaba con los apoyos de IU y CHA – el PP sacó el mayor número de concejales en las últimas elecciones-, y no escondía que sus relaciones con el aparato del partido no eran buenas. De hecho, ligó su continuidad a lo que ocurriese tras la renuncia de Rubalcaba. En los últimos días, cuando parecía claro que tiraba la toalla, solo dijo que su candidata ideal sería una mujer.

Mañana los socialistas de Aragón celebran una ejecutiva regional y aguardan la visita de su nuevo líder, Pedro Sánchez. Tras la renuncia Belloch se abre un tiempo incierto, ya que el candidato Pérez Anadón a quien apoyaba la ejecutiva regional y la nacional, ha visto como sus apoyos son menos rotundos. El líder aragonés Javier Lambán no parece ahora tener tan claro que sea una buena cabeza de cartel para simbolizar la etapa que debe afrontar partido. De hecho, hay una candidatura del exdelegado del Gobierno, Javier Fernández, que está recabando apoyos. Nadie descarta que incluso pueda aparecer un tercer candidato.

"Es mi voluntad", aseguró a los medios de comunicación este jueves. Belloch ha asegurado que ha dado este paso "para facilitar el proceso de primarias", y confirmó su intención de agotar la legislatura al frente del gobierno de la ciudad.

Durante su mandato, Zaragoza celebró la Exposición Internacional, en 2008, Agua y Desarrollo Sostenible, lo que supuso una fuerte inyección de fondos, de 840 millones, para infraestructuras en el municipio. En un recinto de 25 hectáreas, la exposición permaneció abierta hasta el 13 de septiembre de ese mismo año con la participación de 148 países y supuso un revulsivo para la ciudad. Su gestión recibió un duro revés en un informe elaborado en 2010 por la Cámara de Cuentas en el que se advertía que las obras no incluían “una memoria justificativa de las necesidades que pretendían satisfacerse con los proyectos previstos ni una descripción de los mismos más allá de su mera enunciación”.