Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
propuestas del psoe

Sánchez recibe el apoyo del PSOE para combatir al PP y a Podemos

El comité federal del partido ratifica el calendario de primarias.

El secretario general ha oficializado su candidatura a La Moncloa en 2015

Sánchez saluda a un militante en el Comité Federal. l. p. (efe) / ATLAS

El territorio ideológico, político y estratégico del PSOE quedó ayer marcado por su secretario general, Pedro Sánchez, con el apoyo casi absoluto del Comité Federal, máximo órgano de dirección de los socialistas. Ese proyecto tendrá que ser armado ahora de contenidos y en un plazo relativamente corto. El armazón programático y el contorno del espacio político deberá estar construido antes de las elecciones municipales y autonómicas del mes de mayo. Él querrá liderarlo, como ayer hizo oficial ante el Comité Federal al anunciar que se presentará en el mes de julio a las primarias para la candidatura a la presidencia del Gobierno. “Espero ser el candidato”, señaló. Seguramente lo será porque no es verosímil que surja otro aspirante. El paso siguiente es que el PSOE trate de taponar la enorme sima que le ha abierto Podemos, según reconocen en la dirección socialista.

“Denuncio la gran coalición que se está produciendo entre los extremos, porque hay un partido que se frota las manos ante el auge del populismo en España”. Quien se frota las manos es “el Partido Popular”. Sin matices lo expresó ayer Pedro Sánchez ante los dirigentes del PSOE sin que nadie objetara, con la excepción de los miembros de la corriente Izquierda Socialista, que en el conjunto del partido representa un 15%. Este fue el porcentaje que obtuvo José Antonio Pérez Tapias, aspirante a la secretaría general del PSOE, en competición con Sánchez y Eduardo Madina en las primarias. Pérez Tapias sí tomó la palabra pero no el diputado vasco, que obtuvo el 36% de los apoyos.

No le fue nada mal al nuevo líder del PSOE en su primer Comité Federal, dado que sólo tuvo objeciones de la corriente Izquierda Socialista. “Hay que hablar claro. También nos tenemos que enfrentar con la idea del populismo. Un proyecto que se construye sobre el descrédito del otro, sin aportar soluciones, ni futuro a la sociedad española, o mejor dicho, con propuestas que provocarían frustración y un pobre futuro para España”, dijo Sánchez. Esta determinación de ir contra Podemos no es improvisada. El nuevo equipo socialista le ha dado vueltas a cómo afrontar el discurso hacia esta fuerza política. Aportaciones ha habido de distintos miembros de la ejecutiva, pero el secretario general se ha apoyado especialmente en Patxi López, expresidente del Gobierno Vasco y responsable de Acción Política de la actual ejecutiva. Según las fuentes consultadas, van a tratar de “no facilitar protagonismo” a Podemos, escudriñar sus propuestas y, sobre todo, la ausencia de ellas.

Nada de alianzas con Podemos, dicen en el PSOE y también reiteró el secretario de Organización, César Luena. Este es el punto discordante con Izquierda Socialista. “No hay que cerrar puertas por la izquierda”, defendió su portavoz José Antonio Pérez Tapias. “Habría que ser más matizado en las apreciaciones porque no se puede decir que Podemos conduce al modelo venezolano, porque otros nos pueden llevar al chino”. Esta advertencia de Pérez Tapias es directa a Pedro Sánchez que es quien asemeja a este partido con la política del presidente Nicolás Maduro.

Por el contrario, en la dirección federal se considera que no hay que tener la menor deferencia con el partido de Pablo Iglesias. Si se les reconoce algún mérito o la posibilidad de converger en una alianza de izquierdas es posible que muchos votantes apoyen directamente a Podemos. Después, ya se unirán, reflexionan en el PSOE, para descartar todo acercamiento.

Otro argumento que se da el PSOE para poner distancia con “los movimientos populistas” es lo que cree que ocurre con IU. Su mano tendida se traduce en descenso y crece el riesgo de “ser fagocitada” por Podemos, señalan fuentes socialistas.

La réplica oficial del partido de Pablo Iglesias llegó de inmediato: “Hay muchas más posibilidades de que la coalición se produzca entre el PP y el PSOE”.

La equiparación de Podemos con el PP que hizo el secretario general fue luego explicada en una segunda intervención, según señalan asistentes a la reunión celebrada a puerta cerrada. “El adversario es el PP, claramente, pero este utiliza a Podemos para dividir al electorado de la izquierda”, trasladan quienes le escucharon.

“Nosotros somos la izquierda que quiere transformar la protesta en propuesta”. Este eslogan del secretario general, de nuevo fue contra Podemos, pero irrite o no al electorado más a la izquierda esta será la línea. “Vamos a poner en pie un proyecto de mayorías con los valores de la mayoría que coincide con los nuestros”. Esta es la apuesta. Ese proyecto saldrá de cinco convenciones que nutrirán su programa electoral para 2015, aunque lo simultanearán con propuestas de pacto al gobierno en Educación, modelo energético y reforma constitucional. Todo fue aceptado, con las objeciones y reservas de Izquierda Socialista, aunque no hubo manifestaciones de entusiasmo. Todos los consultados por la tibieza de este Comité Federal coinciden: el PSOE está en una pésima situación de desapego social.

Más información