Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

UPyD respalda a Rosa Díez y ‘congela’ la posible alianza electoral con Ciudadanos

El Consejo Político aprueba los criterios para hipotéticos pactos con otros partidos

Sosa Wagner lamenta los “ataques feroces” contra él

El eurodiputado de UPyD, Sosa Wagner, este sábado en el Consejo Político extraordinario del partido.
El eurodiputado de UPyD, Sosa Wagner, este sábado en el Consejo Político extraordinario del partido. EFE

El Consejo Político de Unión, Progreso y Democracia (UPyD) no dijo este sábado ni que sí ni que no a la posibilidad de explorar una alianza electoral con Ciudadanos. El documento que el equipo de Rosa Díez sometió a votación, y que fue aprobado casi por unanimidad, solo plantea las condiciones que UPyD consideraría “exigibles” si algún día decide explorar un pacto electoral con alguna fuerza política. El texto, al que no pudieron presentarse enmiendas ni propuestas alternativas, no menciona a Ciudadanos. Por tanto, la posibilidad de abrir la puerta a esa alianza es una decisión que queda para más adelante, si es que vuelve a plantearse. “Eso ni lo descarto ni lo hemos decidido hoy. Todo se andará... o no”, zanjó Díez en rueda de prensa tras siete horas de debate a puerta cerrada.

En cualquier caso, fuentes del partido aseguraron que las intervenciones a favor de un pacto con Ciudadanos fueron mínimas, y que tampoco nadie pidió poder votar una propuesta concreta en ese sentido. Ni siquiera fue ese el eje de la discusión: la gran mayoría del medio centenar de dirigentes que pidió la palabra (de un total de 134 presentes) lo hizo para arremeter contra el portavoz del partido en el Parlamento Europeo, Francisco Sosa Wagner, por las críticas que este lanzó a la dirección el pasado agosto en los medios de comunicación.

El propio Sosa Wagner, que había hablado entonces de “prácticas autoritarias” en UPyD a la vez que proponía la alianza con Ciudadanos, se quejó a la salida de la reunión de este sábado de los “ataques feroces” que había recibido en la sala y admitió que sus apoyos fueron muy pocos. Se mostró, eso sí, “satisfecho” de la iniciativa que tomó en agosto porque gracias a él, dijo, “se abrió un debate” que llevó a Díez a convocar un Consejo Político extraordinario —el primero en la historia de UPyD— y finalmente a la votación de un documento sobre alianzas electorales.

“El debate que yo inicié en un periódico ha llevado a convocar este Consejo, a hablar sobre este asunto y a votar un documento para empezar a formalizar relaciones con otras relaciones políticas”, afirmó Sosa Wagner, que  al llegar al cónclave se había declarado "muy dolido" por los "insultos permantes" recibidos en el último mes. Según la interpretación del eurodiputado, ese documento es “el marco jurídico” que “abre el camino” para iniciar negociaciones con Ciudadanos de cara a las elecciones municipales o generales de 2015.

Sin embargo, el documento no menciona a Ciudadanos ni las elecciones de 2015. Ni siquiera aboga por abrir un proceso de negociación con alguna fuerza política. Solo recoge las exigencias que pondría UPyD si algún día decide dar ese paso: una veintena de condiciones que vienen a reproducir buena parte del programa de UPyD y de sus mecanismos de funcionamiento interno. Rosa Díez lo subrayó después en rueda de prensa: “Lo que hemos aprobado hoy es nuestra política de alianzas. Lo que el Consejo Político ha votado es que, si un día este partido se sienta a hablar con otro, en esa reunión no se hablará de cargos ni de puestos en las listas, sino de criterios políticos”, dijo, tras declarase “orgullosa” y “recompensada” por el resultado del debate. El documento fue aprobado con 110 votos a favor, cuatro en contra y tres abstenciones.

Preguntada expresamente por si la dirección descarta abrir una negociación con Ciudadanos para las municipales de 2015, Díez contestó: “Ni lo descarto ni lo hemos decidido. De aquí a las elecciones no sé qué pasará”. Sobre las condiciones incluidas en el documento, afirmó que todas son “exigibles” pero que unas son más importantes que otras. Entre las más importantes, la condición de que UPyD solo iría en coalición con partidos “de ámbito y proyecto nacional”. ¿Es Ciudadanos un partido nacional? “Yo eso no lo he diagnosticado”, respondió Díez. A su lado, Andrés Herzog, responsable de regeneración democrática en UPyD, precisó algo más: “En principio, tener un proyecto nacional es incompatible con tener alianzas varias con partidos regionalistas o localistas”, dijo. En las pasadas elecciones municipales, Ciudadanos obtuvo 154 concejales en coalición con distintos partidos regionales o locales.

Rosa Díez subrayó que las condiciones recogidas en el documento —que incluyen medidas de transparencia y contra la corrupción— se aplicarían solo a la hora de negociar una “coalición preelectoral”. No regirían para formar después gobiernos de coalición. Por eso, por ejemplo, UPyD ha respondido sí a la propuesta del PP para un gobierno de concentración en Cataluña. “Lo que ocurre en Cataluña es mucho más importante que una coalición preelectoral”, señaló.

Albert Rivera, presidente de Ciudadanos, se apresuró a interpretar la votación del Consejo Político de UPyD como una "rectificación" a su negativa (mantenida durante años) a pactar con ellos, afirmó que hay "un marco de coincidencia casi absoluto" con el documento elaborado por el equipo de Rosa Díez y anunció que se pondrá en contacto con UPyD la próxima semana. "Ya no hay excusas para no iniciar ese diálogo", dijo en rueda de prensa en Barcelona, informa Europa Press.

"No voy a irme"

V. G. C.

Hace apenas dos semanas, el portavoz de UPyD en el Parlamento Europeo, Francisco Sosa Wagner, acusaba desde el diario El Mundo a la dirección del partido de ejercer “prácticas autoritarias” y varios miembros de la dirección le respondían en las redes sociales acusándole de “traidor”, “oportunista” o “mezquino”. Ayer, en reunión a puerta cerrada en los órganos internos, ambas partes parecieron enterrar el hacha de guerra, aunque la tensión era palpable.
“¿Sigue confiando en Sosa Wagner?”, le preguntaron por dos veces a Díez. Y por dos veces respondió: “Sosa Wagner sigue siendo el portavoz en Bruselas. La dirección en ningún momento ha pensado retirarle la portavocía. Y no lo va a hacer”. “¿Va a ser cordial su relación?”, insistieron los periodistas. “Nunca escatimaré esfuerzos para que los grupos parlamentarios hagan su tarea lo mejor posible”, contestó Díez.
El eurodiputado, a su vez, lamentó los “momentos amargos” vividos por los “insultos permanentes" dirigidos contra su persona, pero zanjó: “No voy a dejar el partido ni por supuesto voy a dejar el escaño. Mi relación con Rosa Díez es estupenda”.

Más información