Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los partidos se conjuran para frenar la “cacicada” del PP en las municipales

Los socialistas auguran una “ruptura institucional” y el PNV pedirá auxilio al Parlamento Europeo

La presidenta de Andalucía, Susana Díaz, ayer en la feria de Malaga.
La presidenta de Andalucía, Susana Díaz, ayer en la feria de Malaga.

Toda la oposición en bloque se lanzó ayer contra la propuesta del PP que pretende cambiar de forma unilateral el sistema de elección de alcaldes a nueve meses de las municipales, y se conjuró para organizar una movilización que frene los planes de Mariano Rajoy. De “pucherazo”, “cacicada”, “golpe de Estado” o “perversión de la democracia” fue tachada la iniciativa de los populares por dirigentes de todos los partidos de oposición, que ven en ella un intento evidente del PP de “perpetuarse en el poder” ante la perspectiva de una pérdida de apoyo electoral en las municipales de 2015. El PSOE reiteró que no va a sentarse a negociar esa reforma; los socialistas andaluces auguraron “la mayor ruptura institucional de la democracia” si el PP no renuncia a imponerla.

El Ejecutivo aún no ha detallado su propuesta, pero a grandes rasgos el objetivo es favorecer que en los municipios gobierne siempre el partido más votado, primando a la lista mayoritaria —otorgando por ejemplo la mayoría absoluta automáticamente a quien obtenga el 40% de los votos— y evitando así los pactos postelectorales entre partidos.

“Es una trampa que hacen por su cuenta y riesgo, solos, rompiendo todas las formas y consensos. No es una reforma, es una cacicada. La ambición de poder es lo único que les mueve”, dijo el secretario de Organización del PSOE, César Luena, tras reunirse en Toledo con una treintena de alcaldes y concejales de Castilla-La Mancha. “Vamos a iniciar una ofensiva contra esta reforma, vamos a liderar un rechazo total”, anunció. El secretario general del PSOE en Castilla-La Mancha, Emiliano García Page, interpretó que Rajoy y los alcaldes del PP “tienen miedo” y recordó que el presidente del Gobierno “ha jurado, y muchas veces, que en ningún caso haría una reforma electoral con su sola mayoría”.

El PSOE presentará mociones en los Ayuntamientos contra la reforma. Los socialistas también defendieron en anteriores convocatorias electorales fórmulas distintas para favorecer la elección del candidato más votado, pero rechazan el modo en el que el PP quiere hacerlo ahora, primando directamente a la lista más votada, sin ningún consenso y a las puertas de unas elecciones. “Es un chanchullo, una estrategia para mantener el poder en algunos ayuntamientos”, abundó el secretario de Acción Política del PSOE, Patxi López, que confirmó que no hay “ninguna” posibilidad de negociación.

La presidenta de Andalucía, la comunidad más poblada de España, Susana Díaz, pidió al PP que busque el “acuerdo de todos”. “Si hay que cambiar las reglas de juego será en su momento, nunca en medio de un partido y con intereses partidistas”, afirmó, tras señalar que al PSOE le “podría venir bien” el cambio en muchas localidades donde gana pero no gobierna. El portavoz parlamentario de los socialistas andaluces, Mario Jiménez, añadió que si el PP persevera en su plan “provocaría la mayor ruptura institucional desde 1978, con consecuencias que no somos capaces de calibrar en este momento”. “Desde luego, rompería cualquier diálogo entre el PSOE y el PP”, auguró.

Arenas: “El PSOE está acostumbrado a perder elecciones y tener alcaldías”

También mostró su oposición frontal Cayo Lara, coordinador de IU, que alertó contra el “golpe de Estado a la democracia municipal” y afirmó que el PP “cruza otra línea roja de la Constitución”. El PNV anunció que denunciará ante el Parlamento Europeo esa “antidemocrática” reforma electoral si se produce; CiU habló de “praxis absolutamente democrática” y de “rodillo”; y UPyD preguntó al Ejecutivo si no es más urgente reformar la ley para garantizar “la igualdad del valor del voto de los ciudadanos” que para cambiar el sistema de elección de los alcaldes. Incluso el portavoz del Gobierno de Navarra, Juan Luis Sánchez (de UPN, socio electoral del PP), afirmó que “quizás no sea el momento más oportuno” para modificar la ley.

Desde el PP respondió el presidente de la Federación de Municipios, Íñigo de la Serna, subrayando que la propuesta no es de ahora porque “ya estaba en el programa electoral” de los populares, y que solo pretende “ajustar mejor las reglas de juego para buscar lo que quieren los ciudadanos”. Javier Arenas, responsable de Política Autonómica y Local del PP, afirmó: “El problema del PSOE es que están acostumbrados a perder elecciones y tener alcaldías, y no quieren renunciar al chollo”.