Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ni prácticas ni trabajo

El relato de los alumnos inscritos en los supuestos cursos de formación evidencia irregularidades

El relato de los alumnos inscritos en los supuestos cursos de formación evidencia todo tipo de irregularidades. Lo que siguen es parte de los testimonios recogidos en las denuncias con las iniciales de los declarantes.

S. M.: No tuvo prácticas y no le ofrecieron trabajar. Desde el principio sabía que no le iban a contratar.

J. J. M.: Le sugirieron si podía buscarse algún sitio que le ofreciera un falso certificado de haber realizado prácticas.

G. V.: No terminó el curso. Lo dejó por falta de organización. No se contrató a nadie.

D. G. Tuvo que comprarse un secador y una plancha para el pelo, de lo contrario la propietaria de la academia de peluquería se enojaba. Le llamó la atención que en el aula donde se impartían las clases había un cartel anunciando el material que facilitaba la Junta. Esta acusación la reiteran diversos alumnos.

I. G.: Asegura que los cursos no ofrecían ni profesores ni instalaciones.

R. R.: Le ofrecieron trabajar de peluquera seis meses sin sueldo pero dada de alta en la Seguridad Social para tener derecho a paro.

E. J. Ni al declarante ni a nadie le dieron trabajo.

F. J. A. Algunos alumnos faltaros dos meses alternos y les firmaban en los partes de asistencia para justificar su presencia ene el curso. El técnico de la Junta no les cogía el teléfono cuando le llamaron para quejarse de que les faltaba material para realizar las prácticas y les dijo que ya se pasaría sin llegar nunca a hacerlo.

M. C. Le citan en una notaría con diez ofertas de empleo con el fin de que las rechazara ante notario. Llamó al técnico de la Junta para quejarse y le puso excusas sin solucionar el problema.

M. E. No iban a clase y les firmaban los partes de asistencia. Faltaba material y no se ofreció trabajo.

Un docente de tal curso, al igual que en otros casos, da fe de que "cuando fue requerida la presencia del inspector Francisco Tato por parte de los alumnos, se excusó en que había muchos cursos y pocos inspectores, no llegando a aparecer en todo el curso".

Y otro decente respalda que a un alumno le ofertaron un trabajo con condiciones muy desfavorables y que tras negarse a aceptar dicho trabajo, el dueño intentó que acudiera a una notaría para certificar su renuncia por escrito. La oficina estaba sin crear, sin rótulo ni estanterías. Dicho curso no reunía las características técnicas exigidas, ni material ni medios ni equipamiento. El dueño firmaba aunque no fueran los alumnos.

J. L. F. Realizaron unas obras internas dentro de la nave taller que no eran relacionadas con las prácticas. Todos los trabajos extra eran motivados por la posible contratación finalizado el curso. Pero no se le ofreció trabajo.

A. M. Durante las clases teóricas realizaba trabajos no remunerados para los clientes de la empresa. El declarante y el resto de alumnos fueron a quejarse a la Junta y no recibieron respueta.

J. R. El curso era una chapuza. No se aprendía nada. Y cuando había carga de trabajo para la empresa esta encargba su realización a los alumnos. Exigió que le contratatase y entonces le enviaron a trabajar a Ceuta durante días sueltos, cobraba cinco euros por hora, trabajando unas tres o cuatro horas, no resultando rentable.

D. M. Trabajó gratis para clientes de la empresa y le ofrecieron trabajo en Melilla, pero se negó porque temió no cobrar.

Una docente asegura que se falseó su firma y su participación en los cursos porque se encontraba de baja por maternidad.

P. A. La cualificación de los tutores era mala, no se realizaban prácticas y cuando existía algún evento en los salones usaban a los alumnos como camareros.

N. G. No concluyó el curso. Encontró trabajo por su cuenta. El responsable del curso le pidió copia del contrato para poder aportarla y justificar que su empresa le había conseguido el trabajo.

A. G. M. Le propusieron un trabajo sin cobrar nada a cambio de estar dado de alta en la Seguridad Social e incluso plantearon un fraude distinto: asegurarlo aunque no trabajara con tal de que firmara un contrato.

Un docente muestra otra vez el descontrol de los cursos: "Durante los cursos de 2011 no se produjeron controles de la Junta de Andalucía, lo que le pareció extraño. Pregunto a una inspectora, Estela Pérez, y le indicó que había muchísimos cursos.

Otro docente afirma que no entiende como aparce como firmante de un curso, ya que se lo impide la ley de incompatibilidades.

F. J. C. El local era un almacen de una tienda, de unos 25 metros. Muchos compañeros no justificaron las ausencias no dando importancia el tutor

A. M. El gestor del curso les comentaba a diario que no faltasen al curso ya que podría pasarse el inspector, si bien nunca lo hizo.

A. G. Le informaron que el curso era con compromiso de contratación, pero al final del curso se le informó que no podría contratarla.

M. A. J. Le ofrecen un trabajo en Algodonales, a 30 kilómetros de Ronda, dos horas por la mañana y dos por la tarde a última hora diciéndole no te interesa, verdad, pues pasa a firmar la reuncia.

V. M. Igual oferta.

M, M. Igual oferta.

J. N. Igual oferta.

M. O. Le ofrecen trabajar dos horas tres días en Huelva. Lo rechaza. El responsable del curso le pide que le entregue un justificante médico que acredite no puede conducir ni hacer esfuerzos. Le ofrece trabajar en Algodonales. La alumna dice que con 200 euros no tiene para pagar la gasolina. Finalmente accede a dar el falso certificado médico.

Varias docentes acreditan que la dueña de la empresa hacía firmar los partes de asistencia aunque no hubieran acudido a las clases.

Otros alumnos recuerdan que el dueño les dijo que las cosas estaban muy mal pero que si en seis meses no les llamaban, que se olvidasen, que el material publicitado en la web (guantes, mono, botas de seguridad....) nunca llegó, que alguna de las batas estaba usada. Sólo recibieron un lápiz de memoria, no se contrató a nadie, se les ofrceció contratos con sueldos irrisorios en sectores ajenos al curso que recibieron.