Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Podemos prepara su estructura interna con 75.000 ‘afiliados’ en una semana

Las cifras del partido lo situán como la tercera formación nacional con más militantes

Monedero, Iglesias y Errejón, el pasado 25 de mayo. Ampliar foto
Monedero, Iglesias y Errejón, el pasado 25 de mayo.

Con el otoño en el horizonte, estación elegida para la celebración de su anunciada asamblea ciudadana, Podemos ha empezado a organizarse. La formación, que logró 1,2 millones de votos en las elecciones europeas pese a carecer de estructura, cuenta desde hace dos semanas con un borrador que fija su futura configuración interna. De ratificarse dicho documento en la cita convocada para después del verano, el partido tendrá un líder, órganos ejecutivos centralizados y un núcleo duro de entre 10 y 15 personas. Y, todo ello, apoyado en unas recientes bases que acumulan actualmente 75.000 afiliados, según los propios datos proporcionados por Podemos, que los denomina "inscritos". "No es una afiliación al uso. Aquí no hay carné", explica Eric Labuske, responsable de Participación.

El número de militantes de esta fuerza emergente no ha parado de crecer desde que, el pasado 28 de julio, el equipo encabezado por Pablo Iglesias pusiera en marcha el sistema para apuntarse a la organización. En apenas 48 horas se superaron los 30.000. "Nosotros no pedimos ningún requisito a los inscritos. Incluso, pueden pertenecer también a otro partido", añade Labuske.

Estos 75.000 afiliados colocan a Podemos —que la última encuesta del CIS sitúa como tercera fuerza política del país, con una intención de voto del 15,3%— como la tercera formación nacional con mayor número de seguidores. Por encima solo se encuentran el PP con cerca de 800.000 militantes y el PSOE con unos 200.000, según los datos de ambos partidos. La fuerza emergente se acerca así a los socialistas, en cuyo caladero de votos quiere pescar Iglesias. Por su parte, lejos quedan IU y UPyD, que suman unos 36.000 y 6.000 fieles respectivamente.

"Tener o no recursos económicos no puede bloquear que alguien se una. La inscripción es independiente de cualquier colaboración económica", subraya Labuske. Porque la cúpula de Podemos ha aprobado un sistema de afiliación gratuito. Esta es su principal y gran diferencia con los partidos tradicionales. El PSOE, por ejemplo, establece una cuota de 60 euros anuales. Los estatutos del PP también fijan la condición de abonar una cantidad regularmente —"la suma es voluntaria", recalcan los populares— para obtener tal condición, sino se considera simpatizante a dicha persona.

Debido a la crisis, los partidos han decidido abaratar también las contribuciones requeridas. Por ejemplo, IU aprobó a finales de 2013 una cuota "súper reducida", de 12 euros anuales para aquellas personas con dificultades económicas: entre las condiciones previstas, que lleven más de dos años en paro. También UPyD contempla una medida similar, como el pago de 7 euros al mes para jubilados, desempleados, estudiantes y "otras personas en circunstancias especiales". Su cuota mensual ordinaria asciende a 20 euros.

El proceso de afiliación a Podemos se realiza, además, a través de Internet. La sorpresa del pasado 25 de mayo ha insertado en su web un formulario, a rellenar por los interesados con sus datos personales. Una vez completado, la formación envía un mensaje al móvil del nuevo militante. En este se remite un código que sirve para verificar la inscripción. "Existen unos filtros automáticos —como antibots— y otros manuales para controlar el proceso y evitar que alguien se registre varias veces. El sistema aúna seguridad y facilidad", concluye el responsable de Participación, que considera la avalancha de militantes el resultado de la "ilusión" que ha generado el partido: "Representamos lo que la gente siente".