Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
MICAELA NAVARRO | PRESIDENTA DEL PSOE

“No seré una presidenta florero”

La nueva presidenta del PSOE valora que el partido tendrá siempre listas cremallera

 La nueva presidenta del PSOE, Micaela Navarro.
La nueva presidenta del PSOE, Micaela Navarro. EFE

Micaela Navarro (Andújar, 1956) compatibilizará la presidencia del PSOE con la del partido en Andalucía. Es parlamentaria autonómica y fue consejera andaluza.

 Pregunta. ¿Qué significa ser presidenta del PSOE?

Respuesta. Supone un privilegio, un honor y una gran responsabilidad porque ha habido personas que me han precedido que lo han hecho muy bien, como Manolo Chaves y Pepe Griñán. Y una persona que tengo siempre en mi mente: Ramón Rubial.

P. ¿Y que sea la primera mujer en ocupar ese cargo?

R. Me parece bien, pero tampoco creo que eso sea determinante en la forma en que vaya a desarrollar el trabajo. Cada persona, hombre o mujer, tenemos matices distintos, pero dentro del mismo proyecto político. Lo importante es que la ejecutiva tendrá democracia paritaria y que desde este congreso habrá siempre listas cremallera.

P. Puede haber quien diga que como es un cargo representativo usted será una mujer florero.

R. Le aseguro que sin salirme un ápice de lo que marcan los estatutos voy a demostrar que no soy una mujer florero, porque nunca lo he sido.

P. ¿Por ejemplo?

R. Haciendo el trabajo que marcan los estatutos. Sirviendo de apoyo a las secretarías, aunque tengo que cuidar de no meterme en sus competencias, pero sí que sepan que estoy para lo que necesiten. La manera de trabajar tiene que dejar notar más las ausencias que las presencias.

P. ¿El secretario general y toda la dirección están tutelados por Andalucía?

R. Mentira.

P. ¿Por qué?

R. Porque no es verdad. Viví ayer cómo parecía que el secretario de Organización, que lo ha elegido el secretario general y que es de La Rioja, parecía o se daba a entender que era a propuesta de Andalucía, cuando Andalucía tenía otra propuesta. Luego, de tutelaje nada. Si Susana Díaz no está en la presidencia del partido es porque quiere evitar que alguien pueda pensar que hay un tutelaje. Dicho esto, lo que no van a hacer el secretario general ni la secretaria general de Andalucía es mantener una distancia ficticia para que no dé la impresión de algo. En absoluto, porque es normal que la secretaría general y la de Andalucía, que es la federación más numerosa, tenga la relación que han tenido históricamente, no es nada nuevo. Susana Díaz tiene una presencia física y mediática por ese discurso que tiene tan claro y contundente y que llena el espacio. Pero le puedo asegurar, porque lo hemos hablado las dos, que lo normal es negociar una ejecutiva para ver cuántas personas de cada federación hay. En este caso en concreto desde Andalucía lo que se le dijo a Pedro Sánchez es ‘aquí está la federación de Andalucía, tú decides quién quieres que trabaje contigo’.

P. ¿Cómo será el nuevo PSOE que arranca en este congreso?

R. Será un partido socialista como siempre, defendiendo sus principios y sus valores. Hemos tenido momentos en los que hemos intentado adaptar nuestro discurso en algunos temas más a lo que nos marcaban o escuchábamos en tertulias, y el PSOE tiene que adaptarse a los nuevos tiempos. Este no es el partido que fundó Pablo Iglesias, pero sigue teniendo los mismos valores y principios; hay que adaptarse a las circunstancias. Debe respetar a todos, pero no hacer seguidismo de ningún partido porque tiene su propio espacio. Debe seguir trabajando para que la gente se reconozca en él y defender sus señas de identidad; es el partido que más ha hecho por la igualdad de oportunidades, por los derechos fundamentales y las libertades. Esa obra que creíamos finalizada hay que empezarla de nuevo porque dos años del PP han roto la columna vertebral del Estado de derecho y del bienestar.

P. ¿Debe ir al centro o a la izquierda?

R. Debe defender sus propuestas, sin complejos, pero no pensando en qué nos gusta oír en cada federación, sino en qué es mejor para que las familias españolas tengan una vida digna.