Rajoy estudia una fórmula para que sea alcalde todo el que logre el 40%

Quien supere esa cifra y logre una distancia con el segundo del 5% obtendría la mayoría absoluta directamente. Habría una segunda vuelta si nadie logra el 40%

El PP maneja varias fórmulas para concretar su propuesta de elección directa del alcalde pero la que está logrando mayor aceptación en la cúpula pasa por dar un premio de mayoría al partido que supere el 40% de los votos siempre que tenga una distancia con el segundo de al menos 5 puntos, aunque está encima de la mesa que podrían ser 6 o 7. La fórmula que está encima de la mesa de los dirigentes clave del partido y del Gobierno consiste en otorgar la mayoría absoluta de los concejales al que supere esa barrera del 40%.

Con la norma actual, que aplica directamente la ley D'Hont, un partido —le pasa al PP con mucha frecuencia porque el voto de la izquierda está más dividido— puede lograr el 42% de los votos y no tener la mayoría absoluta de los concejales. La unión de todos los demás le puede arrebatar la alcaldía. Para impedir ese fenómeno, que perjudica a los partidos grandes pero en especial al PP, la fórmula consistiría en entregar la mayoría absoluta de esos concejales al que supere el 40% y repartir el resto a través de la ley D' Hont entre la oposición.

¿Qué sucedería si nadie alcanza ese 40%? En este caso las fuentes del PP consultadas señalan que están abiertos a la posibilidad de establecer una segunda vuelta entre los más votados. La propuesta que en su momento hizo el PSOE apuntaba a que en esta segunda vuelta participarían todos los que superen el 15%. El PP no tiene cerrado este asunto pero está abierto a la idea de la segunda vuelta. Lo que no se plantean los populares es la fórmula que proponían en su momento los socialistas, esto es que directamente se plantee una segunda vuelta sin ese automatismo del 40%.

El PSOE, sin embargo, no está a favor de reformar ahora la ley. Cree que a pocos meses de las elecciones no es el momento de tocar las reglas del juego. Es lo que han dicho estos días los candidatos a la secretaría general. El PP no ha mantenido aún ningún contacto con el PSOE para este asunto, a la espera de que resuelva su congreso.

Los populares aún no han tomado la decisión de hacer esta reforma en solitario si los socialistas no se suman. Es algo que decidirá el propio Rajoy en septiembre en función del ambiente político. Públicamente se dice que esa no es la idea pero en privado nadie descarta esa posibilidad, aunque asumen que provocaría una gran polémica y acusaciones de pucherazo. De momento están trabajando la fórmula, después Rajoy decidirá.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS