Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia acerca al País Vasco a los dos primeros presos de ETA que lo piden

Oier Ardanaz y Alexander Akarregi han sido trasladados al penal de Mont de Marsans

Uno de los presos beneficiados, Oier Ardanaz.
Uno de los presos beneficiados, Oier Ardanaz.

Francia ha acercado por vez primera a dos presos de ETA a cárceles próximas al País Vasco, según ha adelantado el diario El Correo. La novedad no radica tanto en que Oier Ardanaz y Alexander Akarregi, los dos beneficiarios de la medida, hayan sido trasladados de la prisión de París a la de Mont de Marsans, cercana al País Vasco francés, sino que por vez primera presos de ETA en Francia hayan pedido el acercamiento a una cárcel próxima a la frontera, señalan fuentes judiciales francesas.

Los presos de ETA han pasado de rechazar cualquier beneficio penitenciario por estar sometidos a la dirección de la banda que se mantenía históricamente en la consigna de "amnistía o nada" a empezar a flexibilizar sus posiciones. Ardanza y Akarregi son los dos primeros presos de ETA, de los 112 que hay encarcelados en Francia, que las autoridades galas acercan al País Vasco francés por haberlo solicitado, por primera vez, y por cumplir los requisitos legales.

Francia no diferencia a los presos de ETA de los demás reclusos, como sucede en España, donde están sometidos una legislación especial como presos terroristas, recuerdan fuentes judiciales francesas. Asimismo, sus peticiones se estudian individualmente, caso a caso. De hecho, junto a Ardanzar y Akarregi, otros dos presos de ETA solicitaron el acercamiento a la cárcel de Mont de Marsans y les fue rechazada la petición por no cumplir los requisitos que marca la ley.

Ardanaz y Akarregi cumplen las condiciones de la legislación común francesa para resultar beneficiados por el acercamiento: buena conducta, cumplimiento de una parte sustancial de la condena y avances en la reinserción social. Ardanaz cumple cinco años de condena y Akarregi, ocho. Ambos terminan de cumplir sus condenas en julio de 2015.

Previsiblemente, en los próximos meses cerca de otra decena de presos de ETA, que también han solicitado el acercamiento a cárceles del País Vasco francés pueden ser beneficiados. La medida puede extenderse más adelante hacia otros presos del colectivo de 112 que cumplen penas en Francia siempre que lo soliciten individualmente y cumplan las condiciones legales francesas.

El caso de los presos de ETA en Francia es diferente de los que hay en España. De los casi 500 presos etarras que hay en cárceles españolas, sólo una franja minoritaria, la comprendida entre los mayores de 70 años y enfermos graves, han solicitado a los centros penitenciarios el traslado a las cárceles próximas al País Vasco y su instancia ha sido rechazada.