Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La política salta de generación

Un grupo de dirigentes jóvenes pugnan por hacerse con el poder en los principales partidos

En noviembre de 2011, un inexperto Alberto Garzón llegó a Madrid para un debate en 59 segundos, el programa de TVE. Acudieron a la estación de Atocha a recogerle dos personas de IU expertas en comunicación: Ramón Luque y Pablo Iglesias. Le acompañaron y de paso le dieron consejos televisivos para el programa. Iglesias colaboraba aún con IU. Él y Garzón, que a sus 28 años se ha convertido en el nuevo hombre fuerte de la federación, se hicieron muy amigos. Garzón compartió también durante un año tertulia en la cadena SER con Eduardo Madina, aspirante al liderazgo del PSOE. Y habla de él con enorme respeto: “Es brillante”. Pedro Sánchez, su rival, también ha coincidido en tertulias con Iglesias, o con Albert Rivera, el líder de Ciutadans.

Todos son de la misma generación o parecida, se conocen, y desde la discrepancia ideológica coinciden en una cierta forma de entender la política y la comunicación. Y en esto también coinciden con otros políticos de su generación de partidos que aún no han iniciado esa renovación en la cúpula, como Irene Lozano de UPyD o Borja Sémper del PP, que también se diferencian de los demás en que no están en la carrera para liderar sus formaciones. Todos son mediáticos, con buena formación académica y huyen del “y tú más” que ha dominado la política en los últimos años.

Las elecciones europeas, con resultados sorprendentes como el de Podemos, han marcado un cambio radical en el panorama político español. PSOE e IU han iniciado un proceso de renovación con un salto generacional enorme desde Alfredo Pérez Rubalcaba (a punto de cumplir 63 años) y Cayo Lara (62). Y eso, sumado al relevo en la jefatura del Estado, con un Rey de 46 años, ha profundizado la sensación de salto generacional. En el mundo de la política es uno de los asuntos que más comentarios genera.

Los nuevos líderes políticos

  • PEDRO SÁNCHEZ, 42. Licenciado en Económicas y doctor. Máster en Economía Política. Fue jefe de Gabinete del Alto Representante de la ONU en Bosnia. Es profesor en la Universidad Camilo José Cela. Diputado y exconcejal en Madrid.
  • ALBERTO GARZÓN, 28. Licenciado y máster en Economía Internacional. Investiga para universidades de Sevilla y Málaga. Acaba de publicar Hay alternativas. Viene de las Juventudes Comunistas. IU le ha colocado como hombre fuerte y posible candidato.
  • EDUARDO MADINA, 38. Licenciado en Historia. Máster en Relaciones Internacionales. Diputado desde 2004. Miembro de la Ejecutiva desde 2008. Trabajó para el Parlamento europeo, como profesor en la Carlos III y en Radio 3. En 2002 sufrió un atentado terrorista.
  • PABLO IGLESIAS, 35. Licenciado en Derecho y Ciencias Políticas. Estuvo en las Juventudes Comunistas y en el movimiento antiglobalización. Cinco libros publicados. Logró el doctorado en 2008. Presenta La tuerka y es asiduo en las tertulias políticas. Eurodiputado.
  • ALBERT RIVERA, 34. Licenciado y máster en Derecho por ESADE. Ejerció la abogacía hasta 2006. Ese año fue elegido líder de Ciutadans y diputado catalán. Ofreció una coalición a UPyD que Rosa Díez rechazó. Acaba de lograr dos eurodiputados.
  • IRENE LOZANO, 43. Licenciada en Linguística y diplomada en Filosofía por el Birkbeck’s College. Periodista y columnista en El Mundo, Abc y EL PAÍS. Publicó cinco ensayos. Diputada de UPyD desde 2011, al contrario que los demás no está en la lucha por el liderazgo.

En el cartel electoral de 2015 habrá con toda seguridad una persona de unos 40 años en el PSOE —sea Madina, Sánchez, Carme Chacón si gana las primarias en noviembre o incluso Susana Díaz si cambiara de opinión—, muy probablemente Garzón de 28 en IU, Iglesias de 35 en Podemos y Rivera de 34. Dado que el PP no se plantea ni por un momento relevar a Mariano Rajoy, que llegará con 60 años a las elecciones —no se sabe qué sucederá en UPyD, un partido joven con una líder veterana, que tendrá 63 años en 2015— la pregunta es: ¿Perjudicará este relevo generacional al PP?

“Yo tenía un año cuando Rajoy entraba en el Congreso”, explica Alberto Garzón. “La gente en un momento de frustración busca algo nuevo y alguien nuevo. Esto puede explicar por ejemplo que haya mucha gente mayor que ha votado a Podemos aunque sea un partido hecho por gente joven. Pero la cuestión generacional es relativa, lo más importante son los cambios de fondo”. “Hay un tiempo viejo que se ha ido y un tiempo nuevo que llega”, explica Madina. “Otra generación que está llegando incluso a la jefatura del Estado. El desgaste de la crisis ha sido tremendo, es lógico que los ciudadanos demanden algo nuevo. No es la primera vez que pasa en España. La generación de Felipe llegó a esta edad, también la de Zapatero, y la de Aznar. La sociedad está pidiendo cambios profundos y las generaciones que gobernaron están pagando el pato. Pero un cambio generacional en sí mismo no es la fórmula mágica, no resuelve los problemas. Tiene que ser un cambio de fondo, de verdad”.

“La gente tiene sed de nuevos referentes”, explica Pedro Sánchez. “Pero no podemos cometer el error histórico de ponernos a descubrir ahora que el fuego quema. Se necesita una alianza entre generaciones. Estamos en la antesala de un gran cambio de sistema político, va a haber una reforma constitucional, un cambio en el modelo de los partidos, y eso exige que lo haga una nueva generación”.

“La gente está reclamando una regeneración política con personas que no han estado en primera línea. Pero no es una cuestión de edad”, analiza Susana Díaz, la presidenta andaluza, de 40 años. “España tiene una gran crisis cada 40 años, estamos en ella. Hacen falta cambios de verdad, con nuevos protagonistas dispuestos a ser ejemplares, a una rendición de cuentas total, y a hablar con otro lenguaje. La gente no quiere políticos de cartón piedra”. Pablo Iglesias, la gran novedad de las europeas, también reconoce algunos rasgos comunes en esta nueva generación. “Garzón y yo somos conscientes de que IU y Podemos reman en la dirección del cambio. Creo que IU acierta rectificando y asumiendo la necesidad de primarias abiertas y de hacer portavoces a sus mejores comunicadores. La nueva generación entiende mejor que sus mentores las claves de la comunicación política. Es evidente que la gente prefiere portavoces que sepan comunicar y que no lleven 30 años dedicándose profesionalmente a la política. Pero el cambio político es algo más que elegir jóvenes. Nunca he tratado con Madina pero me da la impresión de que es un tipo honesto, Sánchez me parece más convencional”.

Pedro Sánchez Castejón.
Pedro Sánchez Castejón.

En el PP, la mayoría de los dirigentes consultados, entre ellos ministros, miembros de la cúpula, personas cercanas al presidente o barones territoriales, prefieren hablar con la condición de anonimato, ya que se trata de un asunto sensible puesto que es Rajoy el principal interpelado a sus 59 años. La mayoría cree que, a pesar de todo, la edad no pesará en contra del presidente porque él jugará otra baza: en tiempos de crisis, mejor la experiencia y la estabilidad. Esa será su campaña y la clave estará en los datos económicos que pueda exhibir, explican los suyos.

Dolores de Cospedal, la secretaria general, rechaza esa idea de la juventud como valor electoral. “No estoy de acuerdo en absoluto”, explica.

“Tenemos ejemplos recientes. Juan Vicente Herrera se presentó en Castilla y León contra Óscar López. Y la victoria fue rotunda. Va a cambiar el líder del PSOE, pero ¿renovará también toda la estructura territorial? Porque algunos llevan toda la vida. En el PP ha habido una profunda renovación en los últimos años pero no estoy de acuerdo con esta idea de que la edad es lo más importante. ¿La experiencia no vale nada? No lo comparto para nada, y cuando he tenido que hacer equipos siempre he buscado una combinación”, resume Cospedal.

La política salta de generación

Nadie en el PP se plantea que un presidente que está en La Moncloa y ganó por mayoría absoluta no vaya a repetir para dejar paso a una generación en la que además de la secretaria general están en primera línea el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, o la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría. “Esta fuera del debate en el PP. Hay gente en el partido que se pone nerviosa al ver estos análisis del cambio generacional con el Rey y el PSOE, pero Rajoy tiene un perfil bueno para estos tiempos. Es evidente qué campaña vamos a tener: certidumbre frente a radicalismo, estabilidad del PP frente a una coalición de varios a la izquierda”, resume un veterano dirigente. “Nadie cambia cuando tiene el poder. La renovación en el PP se producirá si Rajoy pierde en 2015 y si no en 2019. Pero después de las elecciones, no antes”, sentencia otro histórico que ha tenido las más altas responsabilidades en el partido y el Gobierno.

“La Transición fue un éxito porque se hizo por personas que no habían hecho la guerra, con la excepción de Carrillo. Felipe, Suárez, incluso el Rey”, asegura José Antonio Griñán, que decidió dejar paso a Susana Díaz en pleno escándalo de los ERE. “Ahora estamos en un proceso constituyente igual. En Andalucía iniciamos este camino y ahora poco a poco se extiende. El PP está en el Gobierno y es más difícil, a menos que decidas irte como hice yo. Pero tiene a Santamaría y Cospedal y en Andalucía ha puesto a Juanma Moreno, de esa generación. El relevo está listo. Además, esta generación no tiene el miedo que teníamos nosotros, sobre todo para abordar asuntos como la crisis territorial”.

Madina: “El desgaste de la crisis ha sido tremendo, ahora se reclama algo nuevo”

“No hay alternativa a Rajoy. Nuestro problema no es ese. No tenemos presencia en los debates, hemos dejado todo el espacio, vamos a rebufo. No soy tan pesimista como otros para 2015 pero tenemos que cambiar y ponernos las pilas. Nuestros votantes están en la abstención, dependemos de nosotros mismos”, resume un barón del PP. Parece que este partido sí ha decidido, a partir de septiembre, recuperar la iniciativa —se habla incluso de un posible cambio de Gobierno— y sobre todo volver a las tertulias, a los debates, tener más presencia de los ministros y los dirigentes después de meses de encierro mediático por el caso Gürtel y en general por el estilo de Rajoy y Santamaría, reacios a las entrevistas y la exposición mediática.

De momento solo Borja Sémper, de la misma generación que Madina, Sánchez o Iglesias, se arriesga a esa exposición. “Creo que hay un nuevo lenguaje político”, explica Sémper. “Pese a las enormes diferencias ideológicas, hay algo en común entre personas de distintos partidos. Todos estamos hartos del y tú más, los políticos y los votantes. Queremos hablar de contenidos, confrontación ideológica real. Todos estamos en las redes sociales, en un mundo abierto, hemos aprendido que no puedes aislarte de quien no piensa como tú”.

Irene Lozano, de UPyD, también coincide en esos debates y en generación y ve que están logrando que desaparezca el “y tú más”. “Nos hemos quitado la pesada mochila de la dinastía PP-PSOE y todos empezamos a discutir de temas de verdad”, analiza. “Aunque yo no pienso que tener 30 años implique que vas a ser más innovador que uno de 60. No me gustan las tabulas rasas. Decir que Rosa Díez y Rajoy son lo mismo por generación es absurdo porque son lo contrario y proponen modelos opuestos de hacer política. UPyD, por ejemplo, hace primarias desde que nació”.

“La gente tiene sed de nuevos referentes”, explica Pedro Sánchez

Hay más cosas en común en esta generación. “La gran mayoría hablamos idiomas, hemos vivido fuera de España, y hemos trabajado tanto fuera como dentro de la política. Nacimos en una España que estaba en desarrollo y tenemos claro que esto es temporal, todos hablamos de limitación de mandatos”, explica Madina.

Albert Rivera, otro gran protagonista de las europeas con el éxito de Ciutadans, cree que “hay un cambio generacional que es imparable”. “Después de 35 años de la Transición le toca liderar una nueva etapa a una generación nacida en democracia. Pero no es sólo juventud, es actitud, coraje. Hay partidos que van a poner jóvenes para mantener la misma actitud. Lo que hay que cambiar son las estructuras de los partidos, porque hay jóvenes viejos, gente que nunca ha levantado la voz”, remata Rivera.

Más información