Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MANUEL ARAGÓN REYES | Exmagistrado del Tribunal Constitucional

“El grave error fue el Estatuto de Cataluña, no nuestra sentencia”

El juez, que ayer dio una conferencia en FAES, fue clave en la sentencia sobre el Estatut en 2010

Manuel Aragón, en los cursos de verano de FAES. Ampliar foto
Manuel Aragón, en los cursos de verano de FAES.

Manuel Aragón Reyes (Benamejí, Córdoba, 1944) fue el hombre clave en la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut en 2010. Había 11 magistrados, y él era el desempate. Su resistencia a aceptar la idea de nación forzó una sentencia más dura de la que hubieran deseado algunos del sector progresista, al que supuestamente pertenecía. Ya fuera del tribunal, vive dedicado a sus clases en la Universidad Autónoma y sus artículos. Ayer ofreció una conferencia en FAES, la fundación presidida por José María Aznar, sobre Constitución y secesión.

Pregunta. Han pasado cuatro años. Vistas las consecuencias, ¿la sentencia del Estatut fue un acierto o un error?

Respuesta. Creo que fue la sentencia menos mala posible. Con el tiempo se reconocerá más su importancia. Dijo algo sencillo: que hay cosas que no se pueden hacer sin reformar la Constitución.

P. ¿Si hubiera sido más suave, estaríamos así hoy en Cataluña?

R. No es que sea más o menos suave, la Constitución en mi opinión no permitía otra cosa. Yo me tomo en muy en serio la Constitución. También había votos particulares que decían que podía haber sido mucho más dura. Creo que se hizo lo que la mayoría creía que podía y debía hacer.

Fue la decisión menos mala posible. Con el tiempo
se reconocerá más

P. Cuando se dice que Cataluña va camino de la independencia por esa sentencia, ¿qué piensa?

R. Me da un poco de pena. El problema no era la sentencia, era la reforma del Estatuto. Yo no puedo prevaricar como juez. Tengo que dictar la decisión que es justa. Esa sentencia hizo lo que debía hacer. El grave error fue la reforma estatutaria, no la sentencia. Cuando la Constitución no se cumple no vienen más que males.

P. ¿Cómo se siente cuando ve salir a la calle a millones de personas contra esa sentencia?

R. Me da pena. No pasa nada porque salgan a la calle millones de personas. Mañana pueden salir defendiendo la pena de muerte, la Constitución no lo permite y sanseacabó. Es un problema de opinión, político, pero no jurídico. Lo que sí me da pena es que eso se encabece por un poder constituido, por autoridades de la comunidad autónoma. Esos poderes deben someterse a la Constitución y al Tribunal Constitucional.

La gente sale a la calle llamada por algunos. No existe la espontaneidad

P. Le preocupa entonces lo que hace la Generalitat y no que la gente salga a la calle.

R. La gente sale a la calle porque son llamados a salir por algunos, la espontaneidad no existe. Cualquier día puede salir a la calle gente contra la democracia y contra el sistema que nos hemos dado.

P. ¿El recurso previo de constitucionalidad habría resuelto el choque de legitimidades por el hecho de que los catalanes ya habían votado el Estatut?

R. No puede haber un choque de legitimidades entre la nación en su conjunto y una de sus partes. El pueblo de una comunidad autónoma no es soberano, no es poder constituyente. Pero sí, hubiera estado bien que existiera el control previo de constitucionalidad de las reformas estatutarias.

P. Habla en FAES. ¿Le preocupa que la derecha le reivindique?

Me da pena que se diga que vamos a la independencia por nuestro fallo

R. La derecha también criticó la sentencia, dijo que era muy pobre, muy nimia, que tenía que haber declarado inconstitucional la mitad del Estatut. Es lo que decían los votos particulares. Nunca me ha preocupado. Para algunos también he sido referencia de la izquierda, en sentencias sobre la igualdad por ejemplo. Sigo pensando que cuanto más tiempo pase más beneficios se encontrarán en esa sentencia del Estatut.

P. Usted fue elegido a propuesta del PSOE.

R. Pero eso no me vincula. Sería deshonrar a un magistrado del Constitucional pensar que va a seguir instrucciones del grupo que lo propone. Me eligió el Gobierno para tomar decisiones con independencia. Si no, yo prevaricaría, aparte de que no sería yo.

P. ¿Sintió presión para hacer otra sentencia?

R. Nunca he recibido la más mínima presión ni indicación de nadie, nunca lo hubiera tolerado.

P. ¿Le llamó José Luis Rodríguez Zapatero?

R. A eso no tengo que responder, pero le digo que nunca he recibido ninguna presión.

Con altura de miras, se pueden resolver los problemas territoriales

P. Usted plantea que lo que sí podrían votar los catalanes es la petición al Parlament para que proponga una reforma constitucional en el Congreso.

R. Sí, creo que puede consultarse al pueblo catalán siempre que lo autorice el Gobierno, pero solo sobre eso, sería el único referéndum legalmente posible, que los catalanes pidan a su Parlamento que proponga una reforma constitucional al Congreso.

P. ¿Hay salida constitucional para esta situación en Cataluña?

R. Creo que debe haber una salida constitucional. Yo no pienso que nuestra Constitución sea incapaz, bien interpretada, con altura de miras y diálogo, de resolver los problemas territoriales o de legitimidad de las instituciones democráticas. Pero tiene que haber una condición: un amplísimo consenso.