Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas a la CNN: “Estoy seguro de que hará alguna cosa para encontrar la solución”

El presidente de la Generalitat: “Me hubiera gustado oír que este es un Estado plurinacional”

Mas y Urkullu se saludan en el Congreso. FOTO: CLAUDIO ÁLVAREZ | VÍDEO: ATLAS

Artur Mas llevó este jueves su pulso soberanista a los actos de proclamación de Felipe VI. El presidente de la Generalitat escuchó el discurso del nuevo rey desde las perspectiva de su proyecto político y, tras mostrar frialdad durante el acto de proclamación en el Congreso de los Diputados, se encargó de trasladar su valoración. Primero lo hizo de manera informal, al término de la ceremonia. “Sigo en el wait and see[espera y ve]”, afirmó. Poco después, convocó a los medios en el Instituto Blanquerna, Delegación de la Generalitat en Madrid, para poner énfasis en su decepción.

“Me hubiera gustado escuchar que estamos en un Estado plurinacional”, lamentó Mas. El líder de CIU criticó el discurso del nuevo Monarca y justificó su decisión de no aplaudir al considerar que sus mensajes no suponían ningún avance. “No dice nada nuevo”, recalcó antes de añadir: “Podría haber hecho un discurso acorde con los tiempos que estamos viviendo”. Igual que Mas, tampoco el lehendakari, Iñigo Urkullu (PNV), aplaudió un discurso que el Rey cerró dando las gracias en castellano, catalán, euskera y gallego.

“Mi gesto de respeto institucional no está en no aplaudir, está en venir”, se defendió Mas, quien añadió que en la despedida Felipe VI, un breve saludo a los presidentes autonómicos en el Salón de los Pasos Perdidos de la Cámara baja, habló en catalán con él y estuvo “cariñoso". “Al Rey le deseo suerte, éxito y talento. Estoy a su disposición [para hablar]”, afirmó el presidente de la Generalitat, que horas después dio un paso más y lanzó otro mensaje.

Esto es, Mas espera tratar a fondo con el nuevo Rey el proceso soberanista catalán. Así lo explicó la noche de este jueves en una entrevista con la periodista Christiane Amanpour en la cadena estadounidense CNN. “Tengo una relación cordial con él, pero no hemos hablado profundamente sobre el problema entre Cataluña y España. Espero que tengamos la oportunidad en un futuro cercano para hablar con calma”, dijo el líder nacionalista. El presidente catalán confía en que Felipe VI pueda actuar de mediador entre el Gobierno y la Generalitat para encauzar el diálogo sobre la consulta, pero de momento prefiere “esperar y ver” los primeros pasos del Monarca. “Estoy seguro de que hará alguna cosa para encontrar la solución, pero no tiene poderes ejecutivos. Intentará acercar el diálogo entre instituciones”, aseveró Mas.

El diálogo del presidente de la Generalitat está supeditado, no obstante, a la celebración de la consulta el próximo 9 de noviembre, cuya convocatoria ha defendido en la entrevista: “Tenemos mayoría social y el consenso político. Es el momento adecuado para el referéndum, y nuestro camino es pacífico, no como en Ucrania, y absolutamente democrático”. Mas ha reconocido que teme el veto del Tribunal Constitucional una vez convoque la votación soberanista, aunque su intención es plantearla igualmente. Su voto como “opción personal”, apostilló, será el sí a la independencia.

Sigo en el wait and see", dice Mas a la salida del Congreso

El paso previo a ese diálogo, en cualquier caso, fue lo que Mas consideró una muestra de respeto institucional. Desde hacía meses, tenía previsto para estas fechas un viaje de cinco días, entre el 17 y el 20 de este junio, para visitar centros de investigación de Carolina del Norte y de California, en Estados Unidos. El presidente de la Generalitat sopesó seriamente la posibilidad de no acudir al acto de proclamación, pero al final optó por reducir su viaje a 48 horas para poder asistir a la ceremonia. Mas basó su decisión en razones de "cordialidad", "buena vecindad" y "respeto institucional", según insistió.

El presidente catalán también intercambió un saludo con el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, con quien no existe un diálogo real desde hace meses. No obstante, aseguró que durante esa breve conversación no abordaron ni concretaron “nada” relacionado con el proceso soberanista ni la convocatoria de la consulta. Y, en un escenario de incomunicación entre el Gobierno de Mariano Rajoy y la Generalitat, la ceremonia de proclamación se convirtió en un juego de gestos y mensajes políticos no verbales.

Los diputados de Convergència i Unió y del Partido Nacionalista Vasco se descolgaron de la ovación con excepción del portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida, que ya se mostró contrario al hecho de que CiU se abstuviera en la votación de la ley de abdicación. Urkullu, por su parte, abandonó la ceremonia después de la proclamación y evitó presenciar el desfile presidido por el Rey.

Aitor Esteban, portavoz del PNV, también reprochó al Rey quen no usara en su discurso el término “nacionalidades”. Y, en línea con el argumentario de CiU, también subrayó que, pese a no haber supuesto ninguna sorpresa, el discurso de Felipe VI no fue el que les hubiera gustado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Más información