Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“España”, la palabra más repetida por el Rey en su proclamación en 1975

EL PAÍS analiza las palabras utilizadas por don Juan Carlos en el discurso con el que asumió la Jefatura del Estado hace 39 años

“España”, la palabra más repetida por el Rey en su proclamación en 1975 Ampliar foto

En su primer discurso a los españoles, el de su proclamación el 22 de noviembre de 1975, don Juan Carlos se dirigió en reiteradas ocasiones a sus súbditos. “España” y “españoles” son las palabras más repetidas por el Monarca en ese primer discurso, pronunciado en el Congreso de los Diputados. Como presentación de un Monarca que quiere serlo de todos los españoles, es lógico que otra de las palabras más repetidas sea “nuestro/a”, que se suma a “todos” y “juntos” y “sociedad”, así como el uso de la primera persona del plural (“podremos”, “queremos”) para completar la intención aglutinadora de su discurso.

Los siguientes términos más repetidos fueron “pueblo” y “pueblos”. Aunque ambas palabras pudieran referirse a una misma cosa, existe una gran diferencia entre una y otra, porque cuando don Juan Carlos pronuncia “pueblo”, casi siempre lo hace por delante de “español”. Sin embargo, cuando menciona los pueblos, suele referirse a países extranjeros con los que España tiene relación (“pueblos hermanos”) o, sobre todo, a lo que después se llamó comunidades autónomas y, en la Constitución, “nacionalidades”. Las distintas regiones españolas, que reconoce “dentro de la unidad del Reino y del Estado” y que expresan “la diversidad de pueblos que constituyen la sagrada realidad de España”.

El de aquel 22 de noviembre era un discurso de asunción de un cargo, de intenciones, propósitos y objetivos. Sin embargo, hay una reiterada referencia al pasado, lo que queda patente por la repetición de términos como “tradición”, “historia” o “reconocimiento”. De hecho, en los primeros momentos de la intervención, hay un recuerdo expreso al dictador Francisco Franco, “jalón del acontecer español” e “hito al que será imposible dejar de referirse para entender la clave de nuestra vida política contemporánea”, o a las Leyes Fundamentales del Reino.

Son menos abundantes las palabras que se refieren a lo que le esperaba, palabras como “tarea” o “futuro”. Sin embargo, sí queda patente que la importancia del cargo que asumía el Rey, por lo que se encuentran numerosas referencias al “deber” y a que será asumido (“cumplir”) con “responsabilidad”, “respeto”, “voluntad”, “trabajo” y dedicación: “servicio” o “servir” son otros de los términos más destacados.

En este sentido, destacan también grandes palabras que describen las intenciones del nuevo jefe de Estado. “Justicia”, “libertad”, “leyes”, “dignidad”, “orden”, “grandeza” o “paz” salpicaron el discurso con el que el Rey asumió la Corona, términos que también aparecen citados profusamente.

Más información