Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP perdería cinco autonomías si los electores repitiesen el voto de las europeas

La proyección realizada con los resultados de los comicios da un vuelco a los gobiernos autónomos

El PP perdería cinco autonomías si los electores repitiesen el voto de las europeas pulsa en la foto

Los resultados de las elecciones europeas han removido los cimientos de los grandes partidos. No en vano, proyectando los resultados por comunidades autónomas en un puro ejercicio de política-ficción, PP y PSOE tienen motivos para estar preocupados. O no. Porque cada cita con las urnas tiene sus propias variables. Las europeas están marcadas por la bajísima participación (45%) y porque los ciudadanos deciden con parámetros distintos a sus representantes en Bruselas frente a los que gobernarán España o su comunidad autónoma. Por eso, lo que va a leer usted aquí es una proyección de lo que habría ocurrido si mañana se convocasen autonómicas en toda España: con el mismo número de votantes que votasen lo mismo que en las europeas.

Con esas cautelas, la proyección realizada para EL PAÍS por Victoriano Ramírez, director del Grupo de Investigación en Métodos Electorales de la Universidad de Granada, estima que los 1.268 escaños en juego en las elecciones autonómicas bascularían hacia formaciones minoritarias, pero no con la misma intensidad que el 25 de mayo, porque las barreras obligatorias de alcanzar un número mínimo de votos (del 3% o el 5%, dependiendo de la legislación de cada región), restan o incluso impiden a algunos partidos irrumpir en el escenario autonómico (caso de UPyD en Galicia, que no tendría 2 diputados, o de Ciudadanos en Madrid, que se quedaría sin seis escaños en la Asamblea por no llegar al 5% exigido).

Con estos mimbres, el PP perdería 122 escaños en las próximas autonómicas frente a los 13 del PSOE. Juntos tienen ahora el 73% de los escaños y pasarían a ocupar el 62,8% de los puestos, pese a que ambos no suman ni la mitad de los votos. En este escenario, IU y Podemos estarían presentes en todas las autonomías excepto en la ciudad de Melilla, mientras que UPyD lograría llegar a todos los parlamentos salvo a los de Cataluña y Galicia.

Por comunidades, y pensando en que UPyD mantenga su postura de dejar gobernar a la lista más votada, el PP mantendría mayorías en Castilla y León, Castilla-La Mancha (ante una imposible coalición de PSOE, IU, Podemos e UPyD), Murcia, Cantabria, La Rioja, Ceuta y Melilla. Madrid también sería gobernada por el PP por los pelos, ya que la suma de los 48 diputados que le asigna esta proyección sumados a los 17 de UPyD está un escaño por encima de la hipotética suma de PSOE, IU y Podemos. En Canarias se daría un empate entre la suma de PP y Coalición Canaria junto a UPyD y la suma de PSOE, IU y Podemos. Teóricamente sería el PP el que gobernaría por haber obtenido un mayor número de votos. En Navarra la estadística desdibuja la realidad, con la ausencia de UPN, pero el auge de Bildu haría imprescindible su presencia en cualquier coalición que quisiese gobernar.

Los populares perderían sin embargo los Gobiernos de Valencia, Aragón, Extremadura, Baleares y Galicia, que podrían pasar a manos de hipotéticas coaliciones de izquierda con el PSOE al frente. Los socialistas mantendrían, además, Andalucía y Asturias. En Cataluña ERC gobernaría tras superar en dos escaños a CiU. En el País Vasco, el PNV restaría 6 a sus 27 escaños actuales para igualarse con Bildu en 21.

“El electorado ha mostrado, en esta elección, que existe una diversidad de tendencias políticas en España mucho mayor que el clásico bipartidismo sumado a los partidos nacionalistas”, subraya el profesor granadino de matemática aplicada.

En esta extrapolación, el cómputo se ha efectuado procesando los resultados del escrutinio de este domingo aplicando la ley D'Hondt, las leyes electorales de cada comunidad y los diputados asignados a cada circunscripción. En Murcia y Asturias ha sido necesario hacer una estimación por la ausencia de datos exactos de sus circunscripciones. Tampoco se ha tenido en cuenta la reforma del Estatuto de Autonomía de Castilla-La Mancha, que modifica la distribución de escaños por provincias de modo que dificultará la entrada de un tercer partido que enfrente el poder de PP o PSOE.

Más información