Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior denuncia la pasividad de los ‘mossos’ en el ataque a Montoro

Un escrito del Ministerio detalla que “no intervinieron en ningún momento para facilitar la salida”

Un informe del Ministerio del Interior detalla por escrito la supuesta pasividad de los Mossos d' Esquadra, cuatro unidades de antidisturbios desplegadas lo que sumaría entre 24 y 40 efectivos según dicho escrito, este miércoles en un acto electoral que compartían el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y la presidenta del PP en Cataluña, Alicia Sánchez-Camacho en la localidad de Vilanova i la Geltru.

El relato del incidente arranca así: “A su llegada al POSIT [cofradía de pescadores] sobre las 19.10 horas, les esperaba en el exterior un grupo de unas 80-90 personas de los denominados antisistema, enarbolando carteles contra los desahucios, en apoyo de los presos de ETA, etcétera. Allí se encontraban también cuatro furgonetas móviles de la Unidad Móvil de los Mossos de Esquadra, cuyas dotaciones les abrieron pasillo para que pudieran entrar en el local, al que accedieron sin mayor contratiempo”.

“Cuando aún faltaba media hora para la finalización del acto”, detalla el informe policial, “los escoltas del ministro y de la presidenta del PPC contactaron con los mossos que se encontraban en el lugar para pedirle apoyo en la salida, dado que el grupo que les había recibido no disminuía y mantenía su actitud hostil delante de la fachada a la que dan las dos únicas puertas del edificio”. La tensión y la pasividad policial fueron en aumento según el informe: ”Al finalizar el acto, alrededor de las 20.00 horas, las personalidades accedieron a los vehículos manteniéndose los escoltas en el exterior de los mismos, ya que el grupo [de manifestantes] se mantenía compacto bloqueando la calle principal de acceso y les cerraba la salida, sin que los Mossos de Esquadra de la unidad móvil hicieran nada para facilitarles que pudieran abandonar el lugar, alegando que para abrirles pasillo necesitaban la presencia de un equipo más”.

“Según iba pasando el tiempo los ánimos del grupo se encrespaban más por lo que, transcurridos unos 10-15 minutos de espera y a instancia de los escoltas, unos empleados del PP comenzaron a retirar una gran maceta que los manifestantes habían colocado para impedir el paso de vehículos por la calle lateral. Los integrantes del grupo [de manifestantes], al observar la maniobra de los vehículos para salir por dicha calle, comenzaron a tirarles monedas, basura, piedras (tipo gravilla), y algún botellín de cristal con los que no alcanzaron a nadie aunque, echando a correr, casi consiguen rodearles”, prosigue el informe.

“Finalmente, sobre las 20.25 horas, entre las patadas y golpes con la mano y palos de bandera que los manifestantes propinaban en los laterales y partes traseras de los vehículos, los conductores consiguieron salir del lugar con las personalidades, quedándose los escoltas en la calle, a pie, protegiendo su salida. Minutos después, un ciudadano les trasladó en su vehículo particular hasta el punto en el que esperaban los vehículos con las personalidades, continuando con el servicio normal de protección. Ni las personalidades ni los policías han resultado lesionados. El vehículo utilizado por la señora Sánchez-Camacho fue el más afectado y presenta abolladuras en la parte trasera y lateral izquierda”.

En su conclusión, el informe de Interior descalifica sin ambages a los mossos de la unidad antidisturbios y ensalza el papel de los policías municipales y mossos destinados en Vilanova i la Geltrú: “Significar que no existía perímetro de seguridad vallado y que los integrantes de la unidad móvil de Mossos de Esquadra presentes en el lugar, no intervinieron en ningún momento para facilitar la salida de las personalidades, aunque miembros de la Policía Local y de patrullas de seguridad ciudadana de Mossos de Esquadra de Vilanova i la Geltru trataron de dispersar a los que golpeaban los vehículos haciendo uso de sus defensas reglamentarias”.

Por su parte, el consejero de Interior de la Generalitat ha expresado su rechazo a cualquier acto de violencia y ha negado que los Mossos d'Esquadra actuaran con pasividad. Espadaler ha pedido "no sacar conclusiones precipitadas" por el dispositivo policial.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >