Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Es partidario de prohibir las devoluciones en caliente en las fronteras?

EL PAÍS pregunta a los candidatos a las europeas sobre inmigración

¿Es partidario de prohibir las devoluciones en caliente en las fronteras? ¿Y las vallas con cuchillas? Aquí las respuestas de los candidatos a las europeas de las principales formaciones políticas. 

Miguel Arias Cañete (PP)

"España, como frontera exterior de la UE, tiene una gran experiencia en la lucha contra la inmigración irregular. Nuestro modelo, basado en la prevención en origen y en la cooperación con los terceros países de origen y tránsito de la inmigración irregular, ha obtenido desde hace tiempo resultados notables. Creemos que este enfoque del fenómeno migratorio puede servir de ejemplo al conjunto de la Unión. Defendemos una política integral cuyos objetivos se centren en el control de las fronteras; la protección de la vida y los derechos fundamentales de los inmigrantes irregulares; la lucha contra las mafias que trafican con seres humanos, ya sea con fines de explotación sexual o laboral; la cooperación internacional con países de origen y de tránsito; la adecuada aplicación de la normativa europea para el retorno; el impulso de la solidaridad financiera entre los Estados miembros de la UE en esta materia; y el refuerzo de los mecanismos europeos de vigilancia, coordinación, control y salvamento".

Elena Valenciano (PSOE)

"Soy partidaria del cumplimiento escrupuloso de la ley. El Gobierno del PSOE aprobó normas exigentes que establecen garantías en los procedimientos, incluidos los de devolución. Y debe recordarse que a España le son aplicables los compromisos europeos e internacionales en materia de asilo y protección internacional. Si los extranjeros son interceptados por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en territorio español, deben aplicarse las leyes españolas sin excusas ni subterfugios. Las formas de actuación han de ser transparentes y velar siempre por el máximo respeto a la vida e integridad física de todas las personas. Sobre las cuchillas nos hemos pronunciado con claridad: queremos su retirada inmediata. Se ha demostrado que no son disuasorias pero sí responsables de daños crueles e innecesarios. Ya he dicho que nunca habrá una valla en Ceuta o en Melilla suficientemente alta como para frenar a las mujeres y los hombres que buscan un futuro mejor, mientras persista la escandalosa desigualdad económica y demográfica entre Europa y África. La inmigración irregular se combate con estrategias políticas de fondo, no con más y más medios antidisturbios: necesitamos vías alternativas de inmigración ordenada, cooperación internacional y fomento del desarrollo económico en los países de origen".

Willy Meyer (IU)

"Las devoluciones en caliente están ya prohibidas por el derecho internacional, al suponer de facto una violación de lo establecido, entre otras, por la normativa sobre asilo y derechos de los refugiados. Además, confronta los Principios de la Carta de las Naciones Unidas y los Derechos Humanos. En una sociedad global como la que vivimos, la migración tiene que ser entendida como un derecho y no bajo la lógica de la criminalización y debe ser asumida íntegramente en foros multilaterales de gobiernos como las Naciones Unidas por lo que debe haber un respeto escrupuloso al Derecho Internacional. Las vallas con cuchillas son simplemente deleznables. Se está tratando a los seres humanos que intentan huir de la pobreza y la guerra peor que a los animales. Hay que derogar la directiva de la vergüenza, aprobada con el apoyo del PP y el PSOE, y que está amparando retenciones y deportaciones, incluso de menores, en centros inhumanos, sin la intervención de un juez en contra de la declaración universal de derechos humanos y de la ética más elemental".

Francisco Sosa Wagner (UPyD)

"Se debe cumplir la ley, que prohíbe esas devoluciones en caliente. Las cuchillas son muy peligrosas y evidentemente no impiden los asaltos masivos a las vallas de Melilla y Ceuta, así que sobran".