Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El abismo se convierte en escalón

La caída del PP permite al PSOE permanecer a cinco puntos, pese a su descenso continuado

La distancia entre ambas formaciones se reduce 10 puntos respecto a noviembre de 2011

Rubalcaba se dirige a Rajoy en el Congreso. Ampliar foto
Rubalcaba se dirige a Rajoy en el Congreso.

La distancia entre los dos grandes partidos y la ciudadanía se acentúa cada vez más. El último Barómetro del CIS, referente a abril, revela cómo el PP y el PSOE pierden apoyos y obtienen la intención de voto más baja desde las elecciones generales de 2011, con el 31,9% y 26,2% respectivamente. Pero esa coyuntura no impide que los socialistas, que parten por detrás, lleguen a los comicios al Parlamento Europeo con esperanzas de ganar. Porque, debido al desplome del PP, la diferencia entre ambas formaciones se ha reducido y se mantiene en 5,7 puntos. Muy lejos del abismo de casi 16 puntos con el que el líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, perdió en su carrera a la Moncloa.

Enero de 2014. A 5,5 puntos

El nuevo año arrancó con malas noticias en Génova y esperanzas en Ferraz. Tras remontar los populares a finales de 2013 en las encuestas y aumentar su ventaja a 7,2 puntos respecto a los socialistas; el partido del Gobierno volvió a caer en el CIS de enero de 2014. Y, aunque el PSOE también bajó dos décimas en intención de voto, el PP lo hizo en 1,9. Reduciéndose así la brecha entre ambas formaciones a 5,5 puntos. Una distancia que se mantiene estable todavía y que la principal formación de la oposición considera salvable de cara a las elecciones al Parlamento Europeo.

Octubre de 2013. La fugaz remontada del PP

El PP cogió aire en la recta final del pasado curso. Tras dos años de caídas. Los populares volvieron a experimentar en octubre qué suponía un ascenso en las encuestas y remontaron hasta el 34% en intención de voto, frente al 32,5% de julio de 2013. El PSOE, en cambio, continuó en su senda negativa: marcó el 26,8%. Un resultado que los socialistas no aceptaron. "Al CIS se le ha ido la mano con la cocina, porque todos los indicadores directos de voto dan otro resultado", afirmó su secretario de Organización, Óscar López.

Julio de 2013. Nuevo empuje de IU y UPyD

El verano del pasado año arrancó con una nueva arremetida de IU y UPyD. Los dos partidos volvieron a dar un salto importante en intención de votó, según recogía le encuesta del CIS. Y rompieron, respectivamente, la barrera del 10% y 8%. La coalición de izquierdas ascendió súbitamente hasta el 11,5% y el partido liderado por Rosa Díez hasta el 8,8%; frente a las marcas del 9,9% y 7,4% que registraron en el barómetro de abril de 2013.

Abril de 2013. El bipartidismo ahonda en su caída

Las medidas adoptadas por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero dejaron al PSOE muy tocado en las encuestas. Su intención de voto se desplomó, pero el ascenso del PP mantuvo al bipartidismo muy fuerte. Ambas formaciones sumaron en las elecciones de 2011 el 73,3% del apoyo ciudadano. Pero entonces llegaron las iniciativas del Ejecutivo de Rajoy y la popularidad del PP empezó a desplomarse. Tanto que, en la encuesta de abril del CIS, las dos formaciones rondaron por primera la barrera del 60%, colocándose en el 62,2% —frente al 65,2% de enero—. En enero de 2014 ya se rompió ese primer porcentaje (58,7%) y en abril se marcó un nuevo mínimo (58,1%).

Enero de 2013. El PSOE acorta distancias

Lejos le quedaba ya a Rajoy la victoria electoral de noviembre de 2011, cuando aventajó al PSOE en casi 16 puntos. El nuevo año le trajo al presidente varios reveses. El primero, estalló el caso Bárcenas con la revelación de los papeles del tesorero del partido. El segundo, los socialistas se acercaron mucho a los populares en intención de voto. De hecho, la encuesta del CIS de enero incidía en que la formación liderada por Rubalcaba se colocaba ya a 4,8 puntos; debido a que el PP seguía cayendo (35) y el PSOE repuntaba (30,2).

Octubre de 2012. El repunte de los minoritarios

Aunque los partidos minoritarios llevaban ya tiempo marcando una tendencia al alza en los sondeos, es en octubre de 2012 cuando estas formaciones lograron uno de los repuntes más significantes. El sondeo del CIS reveló cómo IU superaba ya la barrera del 9% en intención de voto (9,4) y UPyD hacía lo propio con la del 7% (7,3). Frente a ellos, el bipartidismo se resentía: el PP seguía su caída, hasta el 35,9%; y el PSOE volvía a bajar (28,6%).

El CIS recogió que el Ejecutivo de Rajoy es el Gobierno que más rápido perdió el apoyo

Julio de 2012. Llega el gran desplome del Gobierno

El CIS de julio de 2012 confirmó el veloz desgaste del Ejecutivo de Mariano Rajoy. Y lo convirtió en el Gobierno que más rápido perdía el apoyó ciudadano, pasando del 44,6% de los votos obtenidos en las elecciones de noviembre de 2011 al 36,6% que marcaba la encuesta. Una caída solo comparable a la que experimentó José Luiz Rodríguez Zapatero en 2008, cuando los efectos de la crisis económica se hacían palpables. Aunque, la bajada de los socialistas fue de cuatro puntos. El sondeo del CIS de julio llegó tras un nuevo anuncio de recortes del presidente: con baja de sueldos a los funcionarios y la subida del IVA, entre otras medidas. Además, frente al hundimiento del PP, el PSOE remontaba y se situaba en el 29,9%. A menos de ocho de los populares.

Abril de 2012. El suspenso de todos los ministros

Rajoy empezó su andadura en la Moncloa con un suspenso, ya que la encuesta del CIS de enero le daba una nota de 4,55 puntos. Pero, al menos, se situaba como el segundo líder político mejor valorado —solo por detrás de Rosa Díez— y tres de sus ministros aprobaban en el sondeo: Alberto Ruiz-Gallardón (5,41), Soraya Sáenz de Santamaría (5,08) y Ana Pastor (5,05). Tres meses después, en abril de 2012, la imagen del presidente del Gobierno se hundía y obtenía la peor puntuación de las principales formaciones (3,54). Incluso Rubalcaba, que recuperaba al PSOE ligeramente hasta los 29,6 puntos, sacaba mejor nota (4,11). Además, todos sus ministros obtenían ya una calificación por debajo del 5. Aún así, el PP todavía se mantenía a más de diez puntos de los socialistas en intención de voto.

El abismo se convierte en escalón

Enero de 2012. El desgaste de los primeros ajustes

Fue de pocos puntos —y el continuado hundimiento de los socialistas atenuó los daños—, pero en enero de 2012 empezó la tendencia que sigue dos años después: el PP a la baja. El partido del Gobierno cayó entonces cuatro puntos, hasta el 42,6%, en intención de voto. Pero mantenía, eso sí, en 14,7 su diferencia con el principal partido de la oposición. Los primeros recortes de Rajoy anunciados en el Consejo de Ministros de finales de diciembre hacían efecto. De hecho, después de publicarse la encuesta, el líder del PSOE —que bajó hasta el 28%— afirmaba: "Por primera vez en la historia de la democracia el Gobierno baja en vez de subir en el primer sondeo del CIS tras las elecciones".

Octubre de 2011. El abismo entre los grandes

A las puertas de las elecciones generales, el por entonces candidato Mariano Rajoy se llevó una de las sorpresas más agradables en su carrera hacia la Moncloa. La encuesta de intención de voto del CIS, publicada a principios de noviembre, recogía cómo la diferencia entre el PP y el PSOE se disparaba. Pasaba de los 10 puntos a los 17. Y apenas quedaban unos días para que los españoles acudieran a las urnas. Por lo que los socialistas se toparon con un abismo insalvable; por mucho que el ahora líder de la oposición recurriera reiteradamente a la cita electoral de 1996 para sembrar el ánimo entre sus filas. Ese año, Felipe González llegó hundido a los comicios, con encuestas que daban hasta 14 puntos a favor de José María Aznar. La del CIS, la más importante, siete. Entonces, el expresidente socialista se quedó a un punto del popular. Rubalcaba, en cambio, acabó a casi 16.

Más información