Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obiang obliga a Zarzuela a aclarar que el Rey no facilitó su invitación al Cervantes

El dictador imparte una conferencia en la institución en Bruselas ovacionado por los asistentes

La Zarzuela desmiente que haya facilitado su presencia, pero "agradece" sus palabras

“Sé que su Majestad ha influido para que pueda venir”, declaró.

ATLAS

Un día después de que su asistencia al funeral de Estado por Adolfo Suárez levantara a la oposición, el presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang, utilizó este martes a don Juan Carlos para justificar su presencia en otro acto español, en este caso una conferencia en la sede del Instituto Cervantes en Bruselas. “Quiero agradecer a su Majestad el Rey, que sé que ha influido para que pueda venir hoy aquí”, dijo.

Horas más tarde, La Zarzuela, comprometida por ese agradecimiento del dictador ecuatoguineano, aclaraba que el Monarca no había influido o intervenido para facilitar la presencia de Obiang ni en el acto del Cervantes ni en el funeral de Estado del lunes. No obstante, la Casa del Rey suavizó el desmentido con un “agradecimiento” a las palabras de Obiang, cuyo ministro de Exteriores, Agapito Mba Mokuy, fue recibido en La Zarzuela por el Monarca en abril del año pasado.

La delegación del Instituto Cervantes en Bruselas se vistió de gala para recibir al presidente de Guinea Ecuatorial en un acto que comenzó con un minuto de silencio por la muerte de Suárez y que, pese a la discreta asistencia de invitados —unos 30, sin contar el abultado séquito que acompaña a Obiang—, le sirvió como carta de presentación en la capital de la Unión Europea. Entre los asistentes destacó la presencia del secretario general del Cervantes, Rafael Rodríguez-Ponga; del embajador español ante el Comité Político y de seguridad de la UE, Nicolás Pascual, así como de varios representantes diplomáticos de países latinoamericanos como Colombia y Nicaragua.

Obiang no encaja bien las críticas —molesto porque el Congreso le negara la entrada durante su anterior visita a España, en 2006, llamó “irracional” a la prensa y pidió a los españoles que no fueran “envidiosos”—, pero este martes recibió un baño de aplausos durante el acto en el Cervantes. Desde la bancada de invitados ecuatoguineanos y también desde la de las autoridades españolas. Rodríguez-Ponga agradeció la visita del “señor presidente” de Guinea Ecuatorial: “Es todo un acontecimiento que uno de nuestros centros reciba a un jefe de Estado”, dijo en su intervención, en la que incluyó una frase de El Quijote: “La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos”.

El dictador africano fue invitado, además, a un almuerzo-coloquio en la sede de la Cámara de Comercio española en la capital comunitaria. La embajada de Guinea en Bruselas aclaró que el viaje de Obiang había corrido a su cargo.

El presidente de Guinea Ecuatorial también aprovechó su presencia en Bruselas, con motivo de la IV Cumbre UE-África que se celebra hoy y mañana, para mantener un encuentro bilateral con el comisario europeo de Industria, Antonio Tajani. Ambos debatieron sobre las perspectivas de la cumbre UE-África —especialmente en lo relativo a la actividad empresarial— y resaltaron los “importantes vínculos culturales, históricos y lingüísticos” entre Europa y África.

Obiang y Tajani también intercambiaron puntos de vista sobre el respeto de los derechos humanos y de las libertades en el continente africano, según informó el departamento europeo de Industria. “Aunque haya divergencias, es necesario tender puentes antes que cerrar completamente las puertas al diálogo”, declaró un portavoz del comisario.

También el Gobierno ve necesario tender esos puentes con la excolonia, según explican fuentes diplomáticas. España tiene importantes intereses comerciales en Guinea Ecuatorial, rica en petróleo y desde 1979 bajo el férreo sistema presidencialista de Obiang, cuyas promesas de reformas democráticas nunca se han sustanciado.

Más información