Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ETA plantea 16 excarcelaciones sin reconocer el daño causado

Urkullu teme asistir a una “escenificación electoral”

José Javier Arizkurren, 'Kantauri'. Ampliar foto
José Javier Arizkurren, 'Kantauri'.

ETA pretende, de nuevo, un objetivo imposible. El colectivo oficial de presos EPPK ha dispuesto una primera lista de 16 excarcelaciones —diez por motivos de salud y el resto de mayores de 70 años— sin que en los motivos que justifican su petición se incluya reconocimiento alguno del daño causado, un requisito exigido por la reglamentación penitenciaria y que ayer mismo recordó el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz. “La ley es muy clara y se cumplirá”, avisó.

Esta resistencia de la banda terrorista contaría, a su vez, con el respaldo de EH Bildu, pero alentaría los temores esgrimidos ayer por el lehendakari, Iñigo Urkullu, de que obedezca sencillamente a una “escenificación electoral”. La parlamentaria abertzale Belén Arrondo aseguró que “no es el momento de exigir a los presos de ETA enfermos o con más de 70 años que reconozcan el daño causado. Bastante tienen con sobrellevar su grave y penosa situación”. Por tanto, la estrategia de peticiones individuales para conseguir las excarcelaciones o los acercamientos a prisiones vascas, que fue adelantada por el EPPK el pasado 28 de diciembre, estaría abocada al fracaso.

El escepticismo de Urkullu hacia la autenticidad de este paso de ETA parte precisamente de la nula voluntad de la banda terrorista de realizar un reconocimiento explícito del “injusto daño causado”. El lehendakari teme que las primeras justificaciones de los presos estén guiadas por un claro posicionamiento político en términos de contribución al proceso de paz, eviten el cumplimiento de los requisitos exigidos por ley y, además, se produzcan en un “entorno electoral”. “Este año tenemos las elecciones europeas el 25 de mayo”, declaró, “y ese día está justo en la mitad del calendario anunciado” por ETA y que concluye en junio. No obstante, el portavoz parlamentario del PNV, Joseba Egibar, reclamó ayer la “necesidad” de “despojar del carácter de excepcionalidad” a la legislación penitenciaria en relación a ETA.

También ayer, al coincidir con la lectura de conclusiones en la Audiencia Nacional del juicio de las herriko tabernas, la dirección del PNV solicitó “el cierre definitivo” de este proceso contra 34 acusados de financiar a ETA, ya que su “sobreseimiento” ayudaría al avance del proceso de normalización política en Euskadi. Floren Aoiz, uno de los procesados, leyó un papel en su defensa con el mismo postulado en favor del proceso de paz.

La primera petición de excarcelaciones incluye a presos condenados por al menos 19 asesinatos y está encabezada por Javier Arizkurren Ruiz, Kantauri, jefe de comandos de ETA en la década de los noventa, que decidió el asesinato de Alberto Jiménez Becerril, concejal del PP de Sevilla, y su esposa. Junto a él, también por motivos de salud, figuran José Ramón López de Abetxuko, Inmaculada Berriozábal, Garikoitz Aruarte, Iñaki Etxebarria, Aitzol Gogorza, José Miguel Etxeandia, Ibón Fernández Iradi y Ventura Tomé Quieruga. Además, han solicitado la excarcelación por ser mayores de 70 años: Pablo Gorostiaga, los hermanos Patxo e Isidro Murga, Sebastián Etxaniz, Vicente Askasibar y Carlos Trenor.

De momento, Interior dice que no tiene constancia de que “hayan empezado a llegar” a Instituciones Penitenciarias estas peticiones de excarcelación, confirmadas, no obstante, por el colectivo Etxerat —dedicado a apoyar a las familias de presos de ETA— y el entorno de la izquierda abertzale. Precisamente los abogados de presos de ETA reconocen que “están a la espera” de que Instituciones Penitenciarias les “confirme” la recepción de estas peticiones escalonadas, que han sido cumplimentadas durante esta semana por los interesados desde sus respectivos centros penitenciarios mediante instancias dirigidas a la dirección de la cárcel.

Más información