El ministro de Interior: “Hubiera sido mejor no lanzar las pelotas de goma”

Una veintena de inmigrantes logra entrar en Melilla tras un salto de 150 personas

Un grupo de refugiados sirios de Alepo acogidos en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes de la ciudad autónoma, a donde han llegado tras salir de su país por la guerra.
Un grupo de refugiados sirios de Alepo acogidos en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes de la ciudad autónoma, a donde han llegado tras salir de su país por la guerra.Antonio Ruiz

"Hubiera sido mejor no haber lanzado las pelotas de goma". Con estas palabras, el titular del Interior, Jorge Fernández Díaz, se ha referido esta mañana a la tragedia de Tarajal (Ceuta), en la que murieron 15 inmigrantes al tratar de alcanzar a nado la costa española. En una entrevista en Onda Cero, el ministro ha considerado que "no se deberían de haber producido" los disparos de los antidisturbios; ya que, según ha subrayado, no sirvió "tampoco para disuadir". Por ello, el miembro del Ejecutivo de Rajoy ha apostillado que ha dado la orden de que no se vuelva a utilizar este tipo de material.

Más información
El ‘blindaje’ de Ceuta y Melilla
Mallas ‘antitrepa’ en las fronteras de Ceuta y Melilla
Los expertos cuestionan la alarma de Interior ante la inmigración
Interior busca agilizar la expulsión de inmigrantes a Marruecos

Esta declaración se ha producido apenas unas horas después de que se registrase un nuevo salto en Melilla. Veinte inmigrantes han conseguido acceder esta madrugada a la ciudad autónoma, durante un intento de entrada multitudinario protagonizado por un grupo de más de 150 subsaharianos. Según han informado fuentes policiales, los sin papeles han tratado de superar la frontera por la zona conocida como Pinares de Rostrogordo, al norte del enclave español en el norte de África.

Aunque las fuerzas de seguridad españolas y marroquíes han conseguido, a uno y otro lado de la alambrada, evitar la entrada de la mayor parte del grupo; unas veinte personas han podido burlar el control policial y saltar la valla de seis metros de altura cada una.

Este es el segundo salto masivo que se registra en Melilla en menos de 24 horas, después de que 700 subsaharianos —divididos en dos grupos de 500 y 200 inmigrantes— trataran de entrar en la localidad a primera hora del domingo. Los agentes de Marruecos y la Guardia Civil lograron evitar ese intento, que se produjo en las zonas de Beni Enzar y Farhana.

La Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) en Melilla ha señalado que el inicio de la instalación de las mallas antitrepa en el perímetro fronterizo "ha elevado la tensión en la valla"; ya que, según el colectivo, los inmigrantes que esperan en el monte Gurugú intentarán pasar a la ciudad española antes de que sea más difícil el salto de la alambrada.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS