Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La agenda secreta de Crespo muestra el manual de corrupción de Gürtel

El ‘número dos’ de la red reflejó en un cuaderno los movimientos de la trama

La agenda secreta de Crespo muestra el manual de corrupción de Gürtel Ampliar foto

Escondida en una vivienda que hacía de almacén para guardar documentación de “especial relevancia”, el número dos de la trama corrupta Gürtel, Pablo Crespo, guardaba su agenda. Contactos con políticos, comentarios previos, sobre reuniones (“Implicar a Ricardo [por Costa], que vea que esto es un poco suyo”), estrategias y creación de empresas en las que distribuir beneficios (“S. A. 50 Paco [Correa], 30 Ramón [Blanco Balín], 20 Pablo [Crespo]“, la caja b como destino de parte del botín, pero también citas médicas e incluso reflexiones sobre temas que le inquietaban aparecen anotadas en un cuaderno que, según la policía, fue escrito entre el 20 de mayo de 2005 y el mes de diciembre de 2007.

Una agenda común, de tapas marrones y hojas de una sola línea para evitar renglones torcidos, que guarda todo un manual sobre corrupción. Crespo era el número dos de la trama. “Ostenta una posición directiva dentro de la organización de Francisco Correa”, concluye la policía.

Las 100 hojas que la componen describen, con distinto grado de detalle, el diseño de las estructuras societarias que la trama creó en el exterior, a las que poder llevar los frutos de sus negocios corruptos y eludir el control fiscal. También se exhiben los lujos que se permitían, como reflejan las compras de yates y vehículos. Las operaciones de inversión inmobiliaria ocupan parte de la agenda, aunque Crespo, además, tomaba notas de la contratación de empleados, concesión de incentivos, muchos de ellos sacados de la caja b, e incluso un “reparto potencial del patrimonio de Correa entre sus familiares y personas vinculadas al propio Pablo Crespo”, como señala la policía tras analizar el cuaderno. Crespo justifica el pago de comisiones ilegales y controla el “dinero ajeno al sistema económico”, el opaco.

“Madre de alcalde. Tratamiento distinto”, escribió en diciembre de 2006 en referencia a la titularidad de unas parcelas que la red quería comprar para construir un polígono industrial en Cuenca. “Inventar concepto”, anotó sobre la emisión de facturas al PP, posiblemente, el valenciano. “Isabel una maleducada”, anotó en referencia a la administradora de dos sociedades de la trama, Isabel Jordán, tras la conversación mantenida entre esta y una persona con la que “la organización realiza algún tipo de negocio jurídico”, según señala la policía. “Muy nervioso y cabreado. Que va al juzgado y presenta denuncia”, añade Crespo en sus notas sobre esa conversación.

El manual completo que describe en su agenda Crespo es el del pelotazo que para la trama supuso la visita del Papa a Valencia, en 2006. “Tras la realización del evento se ha demostrado que la sociedad adjudicataria Teconsa ha canalizado los fondos obtenidos por la adjudicación a los verdaderos beneficiarios del mismo, la organización de Francisco Correa, los cuales se han destinado a intereses particulares (...) o a otras inversiones para especular con terrenos”, concluye la policía.

El cuaderno refleja cómo en 2005 la red diseñó la operación. “Eliminar referencias a la Ley de Contratación de las Administraciones Públicas”, apuntó Crespo en su deseo de que la contratación de Teconsa, como tapadera de Gürtel, se hiciera evitando las normas. “El contrato será de 10 o 11 millones”, señala. Al final Teconsa cobró 7,4 millones por montar pantallas de televisión y altavoces en el recorrido. El coste real de los servicios apenas alcanzó los 3,2 millones. Y los beneficios, otros tantos. “Está confirmado que en dos semanas se publica el concurso”, avanza Crespo. Antes de febrero de 2006, según deduce la policía, hace la siguiente anotación: “Primer fin de semana de julio de 2006. Domingo... Mogollón (misa). Sábado... Ofrenda floral a la Virgen y espectáculo. Viernes 7... Rosario en la Malvarrosa”, a modo de esquema de los actos que se retransmitirían.

Pero el número dos de Gürtel también apunta reuniones. Una, para tratar el tema de la visita, con Pedro García, entonces director general de televisión pública valenciana Canal 9, Juan Cotino, ahora presiente de las Cortes, y Enrique Pérez Boada, comisionado del Patronato de la Fundación V Encuentro Mundial de las Familias. Una segunda cita, según Crespo, se celebró con Cotino, los arquitectos, Antonio Corbí (secretario del entonces arzobispo de Valencia, Agustín García Gasco), dos arquitectos, José Vicente Herrera, Pedro Juan Viladric (catedrático de derecho canónico en la Universidad de Navarra) y Paco Segarra (publicista). Tras el encuentro, Crespo apunta sobre Viladric, “lo ha traído Antonio Corbí para impartir doctrina. Va a dirigir todo lo del sábado. Viladric diciendo tonterías”, señala.

También anota costes de las pantallas en las que se proyectaría la retransmisión, cálculos sobre los costes de sonido y la dirección de los hoteles en los que “probablemente, se alojaron las personas contratadas por la organización”, según deduce la policía.

Y, al final, los beneficios. La policía alude a informes anteriores que señalan que García percibió 500.000 euros. Los otros comisionistas del pelotazo de la visita del Papa fueron la propia Teconsa (200.000), Francisco Correa (1,4 millones), El Bigotes (500.000); Pablo Crespo (600.000) y una quinta persona, “R”, que no sido identificada. Así, Crespo zanjó: “Todo va de puta madre”.

Donuts y prismáticos

No todo es descifrable en la agenda de Pablo Crespo, número dosde la red Gürtel. La policía ha podido interpretar algunas anotaciones cruzándolas con documentación incautada en las sedes de las empresas de la red. Pero no todas. “Donuts” es una de las incógnitas. Aparece en una anotación sobre un reparto de dinero entre los miembros de la trama, donde se incluye “el beneficio obtenido por la operación de venta de la finca Monte el Valle de El Escorial, junto con otros referentes a otras operaciones”, según la policía. Páginas más atrás vuelve a aparecer “Donuts”, esta vez, cuando la cantidad a repartir asciende a 582.000, resultado de restar 18.000 euros a 600.000 euros, “que se deduce era el importe inicial de la comisión a repartir”.

“Se ha hallado en la agenda de Pablo Crespo algunos apuntes que hacen alusión a la palabra ‘Prismáticos’, desconociéndose por el momento a qué se refiere”, subraya la policía en su informe sobre esa agenda. “No obstante, aparece vinculado a Ángel Rubio, persona de Alicante. También parece estar relacionada con algún reparto de dinero, en concreto 500.000 euros”, añade.

Crespo alude a otra persona que no se ha podido determinar por el momento, y de su posición en relación con la contratación pública. Así, indica que “venía cansado de la India”. “Futbolista” es otra de las incógnitas, al igual que “Ratón” o “Flequi”, del que apunta que “se encuentra en Santiago de Chile”.

Más información