Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia Nacional llama a declarar a los verificadores del desarme de ETA

El juez quiere saber quiénes son los terroristas con los que se han reunido

De izquierda a derecha, los verificadores Aracelly Santana, Chris Maccabe, Ram Manikkalingam, Ronnie Kasrils y  Fleur Ravensbergen. Ampliar foto
De izquierda a derecha, los verificadores Aracelly Santana, Chris Maccabe, Ram Manikkalingam, Ronnie Kasrils y Fleur Ravensbergen.

El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno ha citado para este domingo a los seis miembros de la Comisión de Verificación Internacional (CIV), con el fin de que identifiquen a los miembros de ETA con los que se han reunido en los últimos meses para abordar la inutilización de armas y explosivos. Según fuentes de la Audiencia Nacional, solo tres de ellos pudieron ser localizados en la tarde de este sábado para hacerles entrega de la notificación.

La medida cuenta con el apoyo de la Fiscalía de la Audiencia Nacional, que ya avanzó su intención de apoyar la petición de comparecencia realizada por el Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco (Covite). Fuentes de Covite explicaron que contactaron con la fiscalía “en vista de lo ocurrido” el viernes y después de que “una serie de personas autodenominadas verificadores internacionales asumieran haberse reunido con terroristas en búsqueda y captura”. Covite trasladó su intención de pedir que se les citara como testigos para que “den toda la información que tengan sobre estos terroristas y precisen dónde estaban, quiénes eran, si conocen su identidad, dónde se reunieron con ellos, con el objetivo de que las fuerzas de seguridad los detengan de inmediato”. Así lo trasladó a la fiscalía y así lo ha determinado el juez.

La CIV anunció el viernes en Bilbao que ETA ha sellado una “cantidad determinada” de armas, munición y explosivos. Según afirmó, en abril de 2013 ETA solicitó a la comisión un proceso de sellado y puesta fuera de uso de las armas, munición y explosivos. Después de que la comisión aceptara esa solicitud, en septiembre del mismo año, ETA le transmitió que estaba dispuesta a dar el primer paso en este proceso, que se produjo en enero de 2014, en su presencia.

La CIV se constituyó al hilo de la declaración del cese definitivo de ETA, en octubre de 2011. Fue a propuesta de Jonathan Powell, jefe de gabinete del ex primer ministro británico Tony Blair, que conoció a varios de los integrantes de la comisión durante su participación en el proceso de paz de Irlanda del Norte. Coordinada por Ram Manikkalingam, contó con el visto bueno de los partidos vascos, a excepción del PP, además de cobertura diplomática internacional, especialmente de Noruega y Suiza.

ETA asumió que la CIV ratificara su compromiso de cese definitivo de la violencia. Tras verificarlo, se ha comprometido, desde enero, a trabajar en el proceso de desarme de la banda terrorista.

No obstante, el viernes la comisión pidió a los partidos y organizaciones sociales vascas que convencieran al Gobierno de Rajoy para que facilitara los movimientos de los dirigentes de ETA con el fin de poder materializar el desarme con el sellado de zulos.

La cita de la Audiencia Nacional ha sorprendido a los miembros de la comisión, acostumbrados a tratar con organizaciones terroristas en todo el planeta. Ninguno de sus representantes ha querido hacer declaraciones.

El Gobierno vasco ha calificado de “incomprensible” la cita de la Audiencia Nacional a “un grupo de personas con una trayectoria intachable, que vienen a ayudar en un proceso de paz”.

Tras expresar su apoyo a la comisión y solicitar el de los organismos internacionales, el Gobierno vasco denunció que “con ETA activa nunca se llamó a declarar ante la Audiencia Nacional a los representantes que los Gobiernos enviaban, incluido el de Aznar, a hablar con ETA. Y, ahora, cuando se gestiona su final, se hace. Esto no tiene pies ni cabeza”.

La noticia ha sorprendido también a los partidos y organizaciones sociales vascas que se reunieron el viernes con los miembros de la comisión. El PSE emitió este sábado un comunicado de apoyo a la CIV. En él dice que sus miembros son personas de reconocido prestigio en el ámbito internacional y que han trabajado lealmente por conseguir el final de ETA. “Su actitud ha sido crítica con las actuaciones violentas de la banda durante los contactos que han mantenido con las fuerzas vascas. En modo alguno”, añade, “se les puede acusar de colaboración con banda terrorista, sino que han trabajado por crear condiciones para su desaparición”.

Más información