Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unas conversaciones muy pero que muy bonitas

Camps, por teléfono, a El Bigotes: “Bueno, yo quiero que nos veamos con tranquilidad para hablar de lo nuestro... que es muy bonito”

Unas conversaciones muy pero que muy bonitas Ampliar foto

Como muestra de su extraño atractivo para las señoras, algo entre relamido y cursi cual repollo con lazos, unas cuantas frases de las transcripciones de las cintas grabadas por la policía. Esta, con la mujer de Francisco Camps, Isabel Bas, es del 5 de enero de 2009 y EL PAÍS la reprodujo el 7 de abril de 2010.

Álvaro. "Te tengo que mandar un manual de instrucciones, que soy un llorón. Tú no me pongas mensajes ni hostias y menos tan bonitos, que no se puede".

Isabel. "No te puedes imaginar la expectación que hay...".

Álvaro. "Vale, vale".

Isabel. "Ha llegado a mediodía, y entonces los niños querían abrirlo, y no, que no estaba Paco, y entonces me he venido aquí y cuando ha llegado Paco, están como locos".

Álvaro. "No, no. Esta noche, esta noche es lo bonito".

Isabel. "Hay un ambiente y claro...".

Álvaro. "Bien, bien".

Isabel. "La caja tiene una pinta...".

Álvaro. "Ya me conoces".

Isabel. "Me va a tumbar los Reyes".

Álvaro. "Lo que más ilusión me ha hecho es lo de las chicas, o sea, el tuyo y el de tu hija".

Isabel. "¿Sí?".

Álvaro. "Vale, ¿y el de tu hija? Dile a tu hija que el de ella es el más especial de todos porque he hecho para la gente que quiero mucho, que son poquitos, he hecho, lo he diseñado yo... Pero el de tu hija es diferente a todos los demás, ¿vale? Por una razón que ya te explicaré, ¿vale? Pero está diseñado por mí, ¿vale?".

Isabel. "Vale. Vale, pero de verdad te lo digo que el mensaje es cierto".

Álvaro. "Bien, bien".

La conversación es previa a otra en la que la esposa de Camps hablaba con El Bigotes para agradecerle el regalo. Fuentes de la Generalitat señalan que el presidente devuelve todos los regalos "de alto valor".

Después de que el 24 de diciembre de 2008 Camps llamara "amiguito del alma" a Pérez, el 7 de enero de 2009, ambos hablan de los regalos.

Álvaro. "¿Has leído mi tarjetón?".

Camps. "Muchísimas gracias, ¿eh?".

Álvaro. "Bueno, escucha, tu... ¿Has leído mi tarjetón?".

Camps. "Sí, sí, sí...".

Álvaro. "Bueno, pues fíjate, fíjate si te debo...".

Camps. "No, no, nada".

Álvaro. "Sí, sí, sí".

Camps. "Bueno, yo quiero que nos veamos con tranquilidad para hablar de lo nuestro... que es muy bonito".

Camps le pasa a su esposa.

Isabel. "Álvaro".

Álvaro. "Hola".

Isabel. "Con el mío te has pasado 20 pueblos".

Álvaro. "¿Qué dices?".

Isabel. "Que sí".

Álvaro. "Si es un... si es un detallito, hazme caso".

Isabel. "Un detallito, ja, ja, ja".

Álvaro. "Qué dices...".

Isabel. "Bueno, no, eso lo tenemos que hablar, ¿eh?".

Álvaro. "Bueno, vale, va. Lo hablamos cuando tú quieras".

La conversación concluye con la esposa de Camps diciendo que no se va a quedar el regalo más caro, pero el de la niña sí lo acepta, “aunque la pulsera le queda pequeña".

Ahora le oímos con Paz, la mujer del vicepresidente, Víctor Campos, el 15 del mismo mes y año.

Paz. "¿Don Álvaro Pérez?"

Álvaro. "Sí, soy yo".

Paz. "¿Qué pasa, Alvarito? Muchas gracias por todos los regalos, te has pasado una pasada del 5000".

Álvaro. "¿Las niñas qué dicen?"

Paz. "Bueno, las niñas están flipadas".

Álvaro. "¿Sí?"

Paz. "Dicen: ¿puede ser nuestro tío éste?"

Álvaro. "Diles que lo he hecho de corazón".

Paz. "Que bueno, oye, te has pegado una pasada".

Álvaro. "La semana que viene o la siguiente ya te avisaré, nos vamos a comer tú y yo, en petit comité y te doy una cosa que es realmente el regalo de la pequeña, porque quiero que lo tenga la pequeña, es una cosa muy especial, pero no me la han tenido preparada a tiempo".

Paz. "Qué fuerte eres, eres muy fuerte".

Álvaro. "¿Te ha gustado tu reloj?"

Paz. "Me ha encantado".

O con la esposa de Vicente Rambla, también vicepresidente, el 8 de enero de 2009:

Álvaro. "Creo que al final voy a convencer a tu marido y nos vamos a ver este fin de semana".

Pilar (mujer de Vicente Rambla): "Sí, sí, creo que sí, me ha dicho que el domingo quedaríamos juntos con los niños".

Álvaro. "Yo tengo una cosa para ti y otra cosa para Vicente. Para Vicente le he puesto carbón sobre todo, pero luego tengo, el domingo le daré a tu hija y a tu hijo un regalo, porque he hecho un regalo muy especial para los hijos de la gente que quiero, ¿vale?".

Pilar. "Ah, mira, qué bonito".

Álvaro. "Vale, pero a mí no me importa darle lo de tu hija y lo de Vicentito, dároslo el domingo, delante de Pedro y de Lourdes, no me importa, pero tengo un detalle para ti que no te lo quiero dar delante de nadie, te lo quiero dar a ti solita".

Pilar. "Vale".

Claro que en otros momentos el tono es distinto. Por ejemplo cuando en enero de 2009 se refiere a la ex consejera de Turismo, Milagrosa Martínez, ahora presidenta de las Cortes valencianas, acusada de un delito de cohecho, según la Fiscalía Anticorrupción, al haber obtenido un regalo de Orange Market a la que adjudicó los contratos del pabellón de la Feria de Turismo (Fitur) de 2005 a 2007. Pérez habla con el contable de Madrid, Cándido Herrero, contable de Orange Market: "Y luego tenemos que comprar un reloj a la consejera de, porque se lo compré a la hija de puta de la Perla, ¿no se lo voy a comprar a la de ahora, a la de Turismo [en referencia a Angélica Such]...?".

No todas las señoras, al parecer, eran iguales.

Más información