Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un inmigrante ahogado al tratar de llegar a Melilla en patera

La Guardia Civil ha rescatado a los 12 restantes

Los tripulantes se arrojaron al mar para evitar ser interceptados por los agentes

Una patera con 13 inmigrantes a bordo llegaba a primera hora de la mañana de este lunes al puerto comercial de Melilla. Poco antes de alcanzar su destino fue localizada por una embarcación de los submarinistas de la Guardia Civil, que salió a su encuentro. Los tripulantes de la lancha se arrojaron entonces al mar para evitar ser arrestados. Sin embargo, uno de ellos no pudo salvarse y falleció en la huida.

El delegado del Gobierno en Melilla, Abdelmalik El Barkani, ha asegurado que "se le intentó reanimar en la misma embarcación de la Guardia Civil, pero fue inútil porque ya estaba muerto. Al parecer sufrió una hipotermia". Los otros 12 inmigrantes subsaharianos fueron atendidos en el Hospital Comarcal de la ciudad.

El delegado aseguró también que las mafias no tienen ningún tipo de consideración por estas personas, ni por su situación personal. La patera que salió desde la costa marroquí se encontró con el fuerte temporal que, durante el fin de semana, provocó que se suspendieran las comunicaciones con la península por el fuerte oleaje. "Y esto lo sabían las mafias", ha zanjado El Barkani.

"Algunos nadaban sin rumbo, adentrándose en el mar en vez de salir", han explicado testigos presenciales, que aseguran que los inmigrantes se arrojaron al agua incluso sin saber apenas nadar. "Vi cómo se lanzaban al mar a su vez los GEAS, los flotadores salían también volando, para que fueran cogidos por los que se habían alejado más".

El mal tiempo del fin de semana ha sido utilizado por las mafias como ventaja para entrar de forma ilegal en la ciudad. El viernes por la noche, una patera con doce inmigrantes a bordo embistió una embarcación de la Guardia Civil cuando se acercó para el rescate. "Comenzaron a lanzar piedras a los agentes y uno de ellos resultó herido por el impacto. También sufrió el golpe de las piedras el motor de la embarcación de la Guardia Civil, por lo que otra lancha salió en su auxilio", según una nota de prensa de la Delegación del Gobierno.

Ese mismo día un grupo de 250 inmigrantes intentó saltar la valla por la zona norte de Melilla, según las primeras estimaciones, "unos 40 inmigrantes lo habrían conseguido".