Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los posibles cambios en la ley del aborto no lograrán apoyo de otros grupos

Las modificaciones a la reforma solo se podrían dar en el seno del PP

Rubalcaba y Elena Valenciano en un acto por la libertad de las mujeres Ampliar foto
Rubalcaba y Elena Valenciano en un acto por la libertad de las mujeres

El único consenso posible sobre la reforma de la ley del aborto es el de las distintas posiciones en el seno del PP, porque con el resto de los grupos parlamentarios es imposible el acuerdo. Todos están en contra de la reforma. Por eso la oposición no concede credibilidad alguna al supuesto propósito del Gobierno de modificar y retocar el texto en el trámite en las Cortes.

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha exigido este jueves al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que retire el proyecto de ley, que “lo meta en un cajón y lo guarde bajo siete llaves”.

El PP no tiene ninguna opción de lograr atraer el voto de ningún otro grupo parlamentario al completo. Sí tendría el del diputado de UPN, Carlos Salvador, que habitualmente vota con el partido del Gobierno y cuya formación concurrió en una sola lista con los populares a las elecciones. CiU suele dar libertad de voto a sus diputados sobre aborto; solo alguno de Unió podría apoyar el texto.

El líder socialista ha participado este jueves en un acto de parlamentarios, en el que ha asegurado que la reforma legal forma parte de un plan premeditado del Gobierno de Rajoy para recortar derechos. La primera fase, según explicó, fue el recorte de derechos sociales, y ahora se inicia el recorte de derechos y libertades.

Rubalcaba ha explicado que la aplicación de ese plan se inició con la reforma laboral, que ha precarizado el mercado de trabajo, y sigue ahora con la de seguridad ciudadana —“Una auténtica ley de orden público”—, la de seguridad privada y del aborto.

Sobre esta última reforma legal, el líder socialista ha explicado que es “un intento de reconciliarse con la extrema derecha, y si hay que quitar derechos a las mujeres, se quitan”.

Apoyo ultraderechista

“Hay que decirle a Rajoy que se aclare y diga con qué derecha europea quiere estar en materia de derechos”, ha asegurado al recordar que solo el ultraderechista francés Le Pen ha apoyado la reforma de la ley del aborto impulsada por Alberto Ruiz-Gallardón. “Este es un buen debate para las elecciones europeas: ¿Con qué derecha europea quiere estar usted en materia de libertades? ¿Con Merkel, con Cameron, con Sarkozy o con Le Pen? Que lo diga, porque esta ley solo ha tenido un fervoroso aplauso en el mundo, que es justamente el de Le Pen”, ha asegurado.

El líder socialista ha explicado que su prioridad en los próximos meses será esa denuncia del recorte de derechos, especialmente como mensaje en la campaña electoral de las europeas del mes de mayo.