Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición presenta casi 400 enmiendas contra la reforma local

El PSOE reitera su rechazo a la norma, que tacha de un ataque a la autonomía municipal

Socialistas e IU suman 107 peticiones, la mayoría para suprimir artículos del proyecto de ley

Los grupos parlamentarios de la oposición han registrado en el Congreso de los Diputados cerca de 400 enmiendas parciales para modificar el Proyecto de Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local. PSOE, Izquierda Plural, UPyD, ERC, BNG, Geroa Bai, Compromís-Equo y Amaiur ya habían presentado otras nueve enmiendas a la totalidad pidiendo la retirada del texto que fueron rechazadas por la mayoría del PP el pasado día 17. 

En su trámite de enmiendas parciales concluido hoy, el grupo socialista registró 45 objeciones al texto, todas ellas para la supresión del articulado. El secretario de política municipal del PSOE, Gaspar Zarrías, avanzó la semana pasada que no darían la batalla por pedir modificaciones puntuales del texto porque su grupo considera que constituye un "ataque a la autonomía municipal". El PSOE exige su retirada completa y recuerda que se trata de un instrumento para vaciar de contenido político los municipios pequeños en favor de una estrategia de privatización de los servicios públicos que estarán en manos de las diputaciones. Los socialistas advierten de que la norma podrá provocar la eliminación de hasta 100.000 puestos de trabajo en los Ayuntamientos.

Las enmiendas de Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), un total de 62,van en la misma línea. "Los términos “racionalización” y “sostenibilidad”, tal y como se describen en el la exposición de motivos del Proyecto de Ley, esconden un eufemismo de privatización y recorte de servicios públicos municipales", resalta el grupo. Izquierda Unida cree que los Ayuntamientos "se merecen una ley que respete plenamente el principio de autonomía local". Otra de las enmiendas exige que los municipios mantengan la competencia en "la gestión de la atención primaria de la salud". 

Por su parte, UPyD ha registrado 65 enmiendas, en las que pide, entre otras cosas, suprimir las Diputaciones Provinciales en el plazo de seis meses y fomentar la fusión de municipios. A este respecto, proponen un plazo de seis años para que las Comunidades Autónomas lleven a cabo todos los procesos de fusión y ninguno de las entidades tenga más de 10.000 habitantes.

El PNV, que la semana pasada retiró su enmienda a la totalidad tras llegar a un acuerdo con el PP, ha presentado 26 objeciones a las que se suman otras dos pactadas con el partido del Gobierno. El pacto garantiza que se respete en el País Vasco el régimen económico-financiero en materia municipal con el papel de las diputaciones forales. 

Tanto ERC como Compromís piden en sus respectivas enmiendas que se reconozca como competencia propia municipal la prestación de los servicios sociales, que se garantice de mayor modo la autonomía local, que se reste poder a las Diputaciones Provinciales y que se reconozca la condición de entidades locales a aquellas de ámbito territorial inferior al municipal, cuestión que también defiende Foro en varias de sus 34 enmiendas presentadas.

ERC pide asimismo que prevalezca el Estatuto de Autonomía de Cataluña sobre la reforma local y que se supriman, modifiquen o no se apliquen en Cataluña numerosos puntos del texto que, a su juicio, vulneran competencias de la Generalitat. En esta línea, Geroa Bai también solicita que sólo se apliquen en Navarra aquellas cuestiones que no invadan su Régimen Foral.

Por su parte, Amaiur solo ha registrado dos enmiendas en las que pide que no se aplique en País Vasco y Navarra, "en respeto de la voluntad mayoritaria de la sociedad vasca", ni tampoco en el condado de Treviño, territorio situado físicamente en la provincia de Álava pero que pertenece a Burgos.