Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La gota fría causa inundaciones en siete provincias y viaja a Baleares

En Granada, la Policía busca a un conductor cuyo coche fue arrastrado por una riada

Varios municipios van a pedir la declaración de zona catastrófica

Inundaciones, garajes anegados, calles embarradas y vías cortadas evidencian la tromba de agua que ha asolado la mitad sur peninsular desde el pasado jueves. Durante los dos últimos días, doce provincias se mantuvieron bajo alerta amarilla por riesgo de tormentas y lluvias de hasta 35 litros por metro cuadrado. A última hora del viernes, aún permanecían cuatro bajo ese estado: Granada, Almería, Murcia y Baleares.

La gota fría ha pillado por sorpresa este año. Es un fenómeno meteorológico que se produce cuando grandes bolsas de aire caliente suben a niveles más altos de la atmósfera, se enfrían y caen en forma de torrenciales lluvias. Suele darse a principios de otoño en el Mediterráneo y marca el fin de la época de máximo calor, pero esta vez se ha adelantado.

Este año, la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) avisó de que las precipitaciones llegarían el 28 de agosto y durarían, al menos 48 horas. Entre las provincias más afectadas se encuentra Granada, donde a última hora del viernes aún se buscaba al conductor de 58 años cuyo automóvil fue arrastrado por una riada en la localidad de Iznalloz. Una cartera con su DNI y restos que podrían pertenecer a su Seat Ibiza blanco fue lo único que la Guardia Civil halló antes de suspender la búsqueda.

Tanto Iznalloz como las vecinas Deifontes, Almuñécar o Guadix solicitarán la declaración de zona catastrófica, según informó el viernes la Subdelegación del Gobierno de Granada. En Guadix, además, el agua anegó casas y garajes, y obligó a suspender la feria durante un día porque se inundó el recinto.

Las lluvias también provocaron diversos cortes de carreteras y de vías ferroviarias, entre ellas la que pasa por la localidad de Deifontes y en Jaén, la que une la capital con el municipio de Espeluy, que fue restablecida el viernes de madrugada después de haber estado 17 horas inutilizada. A última hora, la única carretera de Andalucía que seguía cortada era la A-4000, en Iznalloz, por el desbordamiento del río Cubillas.

En Almería, una tromba de agua concentrada en muy poco tiempo dejó numerosas incidencias en el municipio de Vera, donde los bomberos tuvieron que intervenir 22 veces en la zona turística de Vera Playa por inundaciones de sótanos, bajos comerciales y garajes. “Hemos vivido con muchísimo miedo, hemos revivido los fantasmas del pasado”, declaró el primer teniente de alcalde del municipio, Juan de la Cruz, en referencia a las fuertes riadas que el año pasado causaron cuatro muertes en la zona y daños millonarios.

En la sierra de Huelva se anegaron varias viviendas, en localidades como Cala y Zalamea, y el agua ha provocado incidentes de tráfico en la N-433, en sentido a Aracena, por la corriente de agua y obstáculos en la vía. En Antequera (Málaga), cayeron cerca de 25 litros por metro cuadrado en pocos minutos, lo que causó la inundación de calles y garajes, sin causar daños personales, según confirmaron fuentes de Protección Civil y el Consorcio de Bomberos.

Recomendaciones ante las lluvias

Protección Civil aconseja una serie de prácticas a tener en cuenta ante las lluvias intensas, como  disminuir la velocidad en caso de ir conduciendo, además de extremar las precauciones y no detenerse en zonas donde pueda discurrir gran cantidad de agua.

Si comienza a llover de manera torrencial, pide no atravesar con el vehículo ni a pie los tramos inundados y no intentar salvar el automóvil en medio de una inundación.

En caso de estar en el campo, hay que alejarse de los ríos, torrentes y zonas bajas de laderas y colinas, evitando atravesar vados inundados, y dirigirse a los puntos más altos de la zona.

Ante el riesgo de tormentas, indica que en los núcleos urbanos también hay peligro de caída de rayos, por lo que es conveniente colocarse cerca de los edificios para protegerse. Si la tormenta se produce en el campo, pide evitar correr y permanecer en lugares elevados, y no refugiarse bajo los árboles.

Por último, ante el riesgo de inundaciones, se aconseja no estacionar vehículos ni acampar en cauces secos, no a la orilla de ríos, para evitar ser sorprendido por una crecida de agua. Si llegara a inundarse la vivienda, es fundamental abandonar cuanto antes los sótanos y plantas bajas y desconectar la energía eléctrica.

La Comunidad Valenciana tampoco se libró del temporal: en 48 horas, dejó hasta 200 litros de gua por metro cuadrado en el litoral sur, recibió hasta 5.000 rayos, obligó a cerrar la playa de San Juan de Alicante por los numerosos desperfectos y a cortar carreteras como la que une Alicante y Villena.

En el municipio de Ontynent (Valencia), la Policía Local rescató a una mujer y a sus dos hijos de corta edad que habían quedado atrapados en un coche que se estaba llevando la corriente.

La comarca alicantina de Marina Alta registró hasta 80 litros por metros cuadrados, especialmente en Xàbia y Denia, donde en la mañana de ayer el agua impedía ver el asfalto y llegó a levantar las tapas de las alcantarillas. En esta zona también quedaron anegadas varias terrazas y cafeterías del paseo marítimo.

El municipio de Águilas (Murcia) se recuperaba el viernes del horror vivido el día anterior, cuando una corriente descontrolada arrastró a la playa todo lo que encontró a su paso, igual que ocurrió hace dos años cuando una tormenta dejó flotando varios coches en el mar.

Albacete también ha sufrido los efectos de la gota fría. En la capital se inundaron algunas ramblas y las urbanizaciones de Aguasol, en el Hondo de la Morena, y otras de Casas Viejas fueron desalojadas por precaución. Otras localidades afectadas en menor medida fueron La Gineta, Almansa, Barrax o Riopar.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >