Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de 1.000 hectáreas quemadas en el incendio de Cebreros (Ávila)

La Junta de Castilla y León, que mantenía el nivel 2 de alerta, lo ha rebajado esta mañana a 1

Más de 250 efectivos, entre medios aéreos y terrestres, trabajan desde la tarde del sábado

Desalojado un poblado en la tarde del sábado

Las primeras estimaciones de la Junta de Castilla y León calculan que el incendio de Cebreros (Ávila), que continúa activo, ha quemado más de 1.000 hectáreas de pino piñonero. Los medios de extinción han frenado el avance de las llamas, han reforzado el perímetro, de unos 15 kilómetros, y han podido afrontar todas las reproducciones que se han registrado a lo largo del domingo, según ha informado la Junta de Castilla y León.

Más de 250 efectivos, entre medios aéreos y terrestres, trabajan desde las seis y media de este sábado en un incendio en el término municipal de Cebreros (Ávila), que ha obligado a cortar la carretera nacional 562 entre Cebreros y Robledo de Chavela (Comunidad de Madrid) y a desalojar un poblado hippy, una ecoaldea llamada Amor y Vida ubicada en Hoyos de los Condes. La Junta de Castilla y León había decretado el nivel de alerta 2, pero lo ha rebajado este domingo por la mañana.

El delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Ávila, Francisco José Sánchez, ha apuntado que el origen del incendio forestal estaría en la "intervención humana", si bien ha manifestado que habrá que esperar a las investigaciones para confirmarlo.

El guarda de una finca que se ha visto afectada por el incendio ha tenido que ser evacuado por el Servicio de Emergencias 112 de Castilla y León, aunque se trata de un herido leve. La localidad de Cebreros es colindante con la Comunidad de Madrid, por lo que ayer se había decretado el nivel de alerta 1 pero a primera hora del domingo se ha levantado, al ser menos peligroso. La Unidad de Emergencias del Ejército ha desplazado a la zona afectada por las llamas un centenar de efectivos.

Las llamas se detectaron en torno a las seis de la tarde del sábado y la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de Castilla y León subió enseguida a 2 el nivel de peligrosidad en una escala de 0 a 3. Por el momento, el operativo puesto en marcha por los servicios de extinción de incendios de la Junta de Castilla y León y del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente está formado por 12 helicópteros, cuatro aviones –incluido uno de observación–, ocho cuadrillas terrestres, dos máquinas bulldozer y se ha establecido un puesto de mando avanzado.

Las condiciones de extinción son "especialmente difíciles" a causa del tipo de incendio, en copas de los árboles en un pinar de gran valor ecológico; de las condiciones meteorológicas, con fuerte viento del sur; y del terreno, con casas y núcleos habitados dispersos que deben recibir atención prioritaria, según el 112.

Dentro de este operativo, el Ministerio aporta 51 efectivos, entre los que figuran cuatro aviones anfibios con capacidad de carga de 5.100 litros procedentes de Torrejón (Madrid) y Matacán (Salamanca). Asimismo, para las zonas abruptas se ha enviado un helicóptero de tipo Kamov de 4.500 litros, que tiene una gran precisión de descarga sobre el objetivo procedente de la base de Plasencia (Cáceres).

Simultáneamente, se han desplazado tres brigadas de refuerzo contra incendios forestales (BRIF) de La Iglesuela (Toledo), Pinofranqueado (Cáceres), y Puerto del Pico (Ávila).

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >