Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PRIMARIAS ANDALUZAS

La sucesora de Griñán es partidaria de agotar la legislatura en Andalucía

Susana Díaz dice que la ausencia de una votación "no emborrona" su elección

A partir de ayer, todos en el PSOE andaluz miran más a Susana Díaz que a José Antonio Griñán. La próxima candidata socialista a la presidencia de la Junta de Andalucía será ratificada como cartel electoral la semana próxima por el comité director, el máximo órgano entre congresos. Ha sido un proceso que apenas ha durado un mes desde que Griñán abriera de par en par su sucesión. En una entrevista en Canal Sur Televisión, Díaz aseguró que "no hay ninguna previsión" de adelantar las elecciones autonómicas previstas en 2016, aunque no ocultó las dificultades del Gobierno de coalición PSOE e IU para elaborar los Presupuestos generales. A esta tesis se sumó también Griñán, aunque su partido justificó las prisas de la convocatoria de las primarias en un eventual anticipo electoral.

Díaz ha sido la única de los aspirantes a suceder a Griñán que presentó los avales suficientes para adquirir la condición de candidata en las elecciones primarias. Al no pasar el corte ni Luis Planas, ni el alcalde de Jun, José Antonio Rodríguez Salas, —también hubo un militante de Torrox que reunió y acreditó 46 avales— la proclamación es automática, sin necesidad de que los militantes voten de manera secreta y en urna a su candidato favorito. Ni Planas ni Rodríguez llegaron a entregar las firmas conseguidas.

La comisión de garantías electorales certificó 21.179 avales de Susana Díaz de los 22.136 presentados (el 46% del censo de militantes). Desde el mismo instante en el que la dirección del PSOE confirmó que su candidata preferida era la única que había reunido con creces los requisitos, sus dirigentes salieron de inmediato a defender "el veredicto" de los militantes. Tanto Planas como el alcalde de Jun reclamaron "juego limpio" desde el primer momento, pidieron más tiempo y el acceso a los censos.

El mismo día que se recontaban los avales, un grupo de destacados exdirigentes del PSOE —José Rodríguez de la Borbolla, Carlos Sanjuán, Antonio Ojeda y Manuel del Valle, entre otros— dieron a conocer una carta enviada el pasado 30 de junio al comité federal. En el escrito sostenían que las primarias habían sido convocadas de manera irregular, ya que debía haber sido el comité federal el único competente para hacerlo. La dirección federal dio la callada por respuesta.

"Sin urnas no hay primarias. Esto es más que nada una puesta en escena para garantizar una sucesión con aires de participación y de apertura, con un procedimiento que impide la participación", dijo el expresidente andaluz José Rodríguez de la Borbolla.

Desde la ejecutiva regional, su vicesecretario general, Mario Jiménez, señaló que "bajo ningún concepto, nadie ni de dentro ni de fuera" del PSOE podrá "despreciar el veredicto" de la militancia.

Bajo el anonimato, algunos dirigentes denunciaron juego sucio y presiones a la hora de pedir los avales para Díaz, que tenía el apoyo de la dirección regional en pleno y también de los ocho secretarios provinciales de Andalucía.

Díaz defendió la legitimidad de su elección aunque los militantes no la hayan votado en urna y negó que esto "emborrone" su elección. Según ella, "lo lógico y natural" es que Griñán también agote la legislatura como presidente, aunque no lo sabe.

Susana Díaz, consejera de Presidencia, es felicitada el pasado miércoles en Sevilla. / julio muñoz (efe)