Columna
i

Abriendo caminos

Elena Valenciano califica las primarias abiertas de un una cesión de soberanía de los militantes

Desde la Transición, el PSOE ha ido siempre por delante del resto de partidos en la modernización y los avances de su democracia interna. El PSOE fue el primer gran partido que admitió formalmente la existencia de corrientes de opinión en su seno; el primero en abrir el camino de la paridad entre hombres y mujeres; y fue el primero en elegir a sus candidatos electorales mediante primarias. Algunos partidos han seguido esos caminos que nosotros hemos abierto y otros no; por ejemplo, el PP, que ni admite corrientes, ni practica la paridad ni hace primarias, sino que sigue eligiendo a sus dirigentes por cooptación en cenáculos (véase lo que acaba de ocurrir en el País Vasco). Es comprensible, pues, el interés que suscitan los procesos internos del PSOE: todo el mundo, amigos y enemigos, se siente legitimado para aconsejarnos y decirnos lo que debemos hacer dentro de nuestro partido. Y nos parece bien.

Ahora vamos a dar un nuevo paso adelante: las primarias abiertas. Ya no serán sólo los militantes quienes elijan al próximo candidato a la Presidencia del Gobierno: todos los ciudadanos que lo deseen podrán participar en esa votación. En el fondo, es una cesión de soberanía de los militantes hacia la sociedad, que exige, legítimamente, más participación, es coherente con nuestra concepción del partido como instrumento de la mayoría y fue la propuesta de Alfredo Pérez Rubalcaba en el congreso que lo eligió Secretario General.

Pero sabemos que tenemos un gran desafío: recuperar, para el proyecto socialista, la confianza de varios millones de españoles que, hace algún tiempo, la perdieron.

Vamos a dar otro paso adelante: primarias abiertas para elegir candidato a la Presidencia del Gobierno

Y para recuperar la confianza de la mayoría, tenemos que hacer sobre todo tres cosas:

A) Servir lealmente a los intereses de una España que pasa por uno de sus peores momentos de los últimos 30 años. Eso es lo que hace un partido responsable y con vocación de gobierno.

B) Defender y acompañar a los ciudadanos que están sufriendo por una gravísima crisis y por los efectos de la política del PP que, además de socialmente cruel, ha demostrado ser económicamente desastrosa

C) Y renovar profundamente nuestro ideario político, presentar un proyecto radicalmente reformista —nuevas ideas, nuevas soluciones— para las próximas décadas y modernizar el PSOE para que sea plenamente un partido del siglo XXI.

Dirigir este proceso durante cuatro años fue el encargo que recibió Alfredo Pérez Rubalcaba en el congreso de Sevilla. Él dijo que estaba al servicio de su partido para llevar a cabo esa tarea, y el partido —que es al único a quien corresponde esa decisión— confió en él por ello y para ello. Y eso es exactamente lo que estamos haciendo. Con dificultades, claro; y con un esfuerzo riguroso y sostenido, pero sin perder nunca de vista lo que la sociedad espera de nosotros, que no son soluciones cosméticas sino respuestas de fondo a problemas que son muy de fondo. Estamos construyendo la propuesta de cambio político, económico y social más ambiciosa que se ha presentado en España desde 1982. La plasmaremos en nuestra conferencia del próximo otoño.

Y vamos a llamar a todos los ciudadanos progresistas que lo deseen para que elijan con nosotros, en unas primarias abiertas, a la persona que deberá liderar el recorrido que conduzca a España a una salida justa de la crisis y para reconstruir el Estado social que la derecha está demoliendo. ¿Cuándo haremos esas primarias? Cuando sean más eficaces para lo que debemos conseguir: ganar la confianza de la gente progresista y volver a gobernar.

Tomaremos esa decisión autónomamente, atendiendo solo a los intereses de nuestro partido que no son otros que los de los de esa mayoría progresista. Ningún interés personal o corporativo va a condicionar nuestra decisión. El presidente Griñan ha anunciado que no volverá a ser candidato al liderazgo de la Junta de Andalucía. Lo ha hecho únicamente por fidelidad a sus ideas y pensando en lo mejor para esa tierra. Los socialistas andaluces tienen más que acreditado su compromiso con Andalucía y se han ganado el respeto de todos.

La tarea del PSOE sigue adelante. Es una tarea colectiva, acordada por todos, compartida con el presidente del partido y encabezada por el secretario general.

Hace 134 años nos comprometimos con la igualdad y contra la injusticia social. Y, hoy, somos tan necesarios como aquel primer día; por eso seremos fieles a nuestra historia y responsables con nuestra tarea.

Elena Valenciano es vicesecretaria general del PSOE

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50