Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía ratifica que la letra de los papeles de Bárcenas es del extesorero

Un informe pericial atribuye al extesorero los apuntes de los llamados papeles de Bárcenas

El juez Ruz expulsa al PP de la acusación popular del ‘caso Gürtel’

LA CONTABILIDAD OCULTA Los extractos de los papeles secretos del extesorero del PP Luis Bárcenas reflejan las anotaciones de supuestos pagos a políticos de la cúpula del partido, como Rodrigo Rato, Mariano Rajoy, Francisco Álvarez-Cascos, Jaime Mayor Oreja, Ángel Acebes o Dolores de Cospedal. Consulta los extractos

El extesorero del PP Luis Bárcenas es el autor de los 14 folios manuscritos que componen la contabilidad secreta de la formación conservadora entre 1990 y 2008. Los peritos calígrafos de la Policía Científica han remitido un informe al juez instructor del caso Gürtel, Pablo Ruz, en el que certifican que las grafías y guarismos que se recogen en los papeles, publicados el pasado 31 de enero por EL PAÍS, “han sido realizados por Luis F. Bárcenas Gutiérrez”.

Las conclusiones del informe, remitido al magistrado este jueves, echan por tierra la teoría del PP —expresada en algunos recursos judiciales y seguida por algunos de sus medios informativos afines— de que los papeles de Bárcenas son “falsos de toda falsedad”. También desbaratan el intento del extesorero de falsear y forzar su propia letra, como hizo el pasado febrero en su declaración ante la Fiscalía Anticorrupción.

Los papeles de Bárcenas recogen los donativos de 7,5 millones de euros por parte de una decena de empresarios, la mayoría del ámbito de las obras públicas, y el empleo de ese dinero para sufragar distintos gastos ordinarios del partido y para el reparto de sobresueldos a distintos miembros de la cúpula de esta formación, especialmente para los cargos más elevados de los vicesecretarios y hasta el presidente. El cotejo de los asientos contables registrados por Bárcenas con la contabilidad oficial del partido, remitida al juez Ruz, desvela varios casos de supuesta financiación irregular de la formación en diferentes épocas.

Los expertos de la Sección de Documentoscopia de la policía —dos inspectores jefes— concluyen que el autor de la letra es Bárcenas, aunque en su informe hacen constar el hecho de que han tenido que trabajar con fotocopias y no han podido acceder a la contabilidad original.

El juez Ruz solicitó a la Policía Científica, en una resolución del pasado 15 de marzo, que realizara el análisis caligráfico. Los peritos cotejaron la letra de las fotocopias de la contabilidad que EL PAÍS entregó el pasado 5 de febrero a requerimiento de la Fiscalía Anticorrupción con otros manuscritos cuya autoría correspondía inequívocamente a Bárcenas.

Entre estos documentos indubitados figuran las declaraciones de intereses y bienes patrimoniales entregadas por Bárcenas al Senado en las legislaturas de 2004 y 2008 —en las que el extesorero ocupó un escaño del PP por Cantabria—. También están los documentos bancarios remitidos por Suiza en el marco de la comisión rogatoria —procedimiento de auxilio judicial entre distintos Estados— o la prueba de escritura del pasado 6 de febrero en la que Bárcenas, según la policía, forzó su letra hasta el punto de lograr invalidar aquel primer peritaje.

En varios de los 14 folios manuscritos que componen su contabilidad paralela se aprecian varias firmas ilegibles, a modo de visto bueno, que son muy similares a las que estampó el antecesor de Bárcenas en la tesorería del PP, Álvaro Lapuerta. Los peritos, en este caso, no llegan a una conclusión clara. Según los expertos, no es posible “determinar la autoría de las firmas cuestionadas de tipo ilegible”. En una providencia en la que acusaba recibo del informe y lo incorporaba al sumario de la pieza separada de investigación sobre los papeles de Bárcenas, Ruz anuncia que citará a los peritos para que ratifiquen su informe.

ampliar foto
La providencia del juez Ruz.

Tras la publicación de los papeles, el extesorero Bárcenas ha tratado por todos los medios de desmarcarse de su autoría. La contabilidad paralela, cruzada con la oficial, sirve para descifrar algunos episodios de supuesta financiación ilegal del PP y desvelar la estrategia para su ocultación.

Entre los años 2002 y 2007, Luis Bárcenas consignó en su contabilidad paralela ingresos de distintos constructores por valores que superaban los 60.000 euros, cifra máxima autorizada por la Ley de Financiación de los Partidos Políticos. Además de por la cantidad, las donaciones eran irregulares porque estaban hechas, en muchos casos, por empresarios cuyas compañías contrataban obras y servicios con las Administraciones públicas, lo que está expresamente prohibido por la legislación.

Para ocultar estas ilegalidades, Bárcenas supuestamente troceó los donativos con origen conocido en cantidades inferiores a 60.000 euros y los ingresó en la cuenta oficial de donativos anónimos del partido, en el Banco de Vitoria. En total, el extesorero realizó 56 ingresos de pequeñas cantidades que sumaban un total de 1,3 millones de euros. Con este mecanismo, el PP soslayó los controles de los auditores del Tribunal de Cuentas, que pudieron interpretar como donativos anónimos legales lo que supuestamente eran entregas de dinero excesivas de empresarios que tenían vetado dar dinero a los partidos políticos. Este mecanismo se prolongó hasta 2007, año en que entró en vigor una nueva Ley de Financiación de los Partidos en la que se prohibían de forma expresa las donaciones anónimas.

En su declaración ante la Fiscalía Anticorrupción, Bárcenas llegó a señalar que era “de sentido común” trocear las cantidades donadas por los empresarios cuando superaban los 60.000 euros. “Si alguien llega con 300.000 euros, esa cantidad supera el límite que establece la ley (...) pues evidentemente siempre existiría una fórmula que es decirle al cajero: toma 50.000 que han venido como anónimos”.

De esta supuesta financiación ilegal conocida gracias a los papeles de Bárcenas se ha derivado una investigación de un fraude fiscal del PP a través de los donativos. Ruz y la Fiscalía Anticorrupción consideran que aquellas donaciones que recibió el partido hasta 2011 y que superaban el límite legal de 60.000 euros o que provenían de empresarios con contratos con la Administración tuvieron que ser declaradas a Hacienda y tributar por el Impuesto sobre Sociedades.

Tras publicarse los papeles de Bárcenas, varios dirigentes del PP y otros perceptores de fondos reconocieron haber recibido los sobresueldos que el extesorero recogió en su contabilidad paralela.

Sin embargo, las cantidades supuestamente entregadas por Bárcenas a estos antiguos dirigentes, como Santiago Abascal o Calixto Ayesa, no figuran en la contabilidad oficial del partido. Esto refuerza la idea de que Bárcenas manejaba fondos que escapaban a cualquier control y que repartía según las necesidades del momento sin declararlos.

El PP ha sostenido durante toda la instrucción del caso Gürtel, y especialmente tras la publicación de los manuscritos del extesorero, que sus cuentas y su financiación son limpias. La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, calificó el pasado 15 de abril de “rotundamente falso” que la contabilidad del PP coincidiera con la de los papeles de Bárcenas. Cuatro días antes, el vicesecretario de Estudios y Programas del partido, Esteban González Pons, aseguró: “La contabilidad del PP responde exactamente a lo que la ley le exige y le exigía. Y no tiene nada que ver con los supuestos papeles del extesorero Luis Bárcenas”.

Más información