La Policía manda a sus agentes que borren “escrache” de su diccionario

El comisario Pino ordena a sus subordinados hablar de "acosos, amenazas y coacciones" El SUP contesta con la recomendación de sustituir por "seguimiento" o "manifestación pacífica"

Escrache en San Sebastián ante el despacho de abogados del diputado del PP José Eugenio Azpiroz.
Escrache en San Sebastián ante el despacho de abogados del diputado del PP José Eugenio Azpiroz.javier hernandez

El número dos del Cuerpo Nacional de Policía, Eugenio Pino, ha cursado a todas las unidades una orden para que borren de su vocabulario la palabra escrache, según una instrucción difundida el pasado fin de semana. A través del Centro Nacional de Comunicación ha sido transmitido el siguiente texto: "Siguiendo instrucciones del director adjunto operativo, se comunica que, a partir del dia de la fecha, todas las comunicaciones, escritos y diligencias en las que se notifique que se han producido acosos, amenazas y coacciones a representantes políticos, DEJARÁ DE UTILIZARSE EL TÉRMINO ESCRACHE (sic), pasando a ser denominado con la acepción castellana correspondiente (acoso, amenazas, coacciones, etcétera)".

Más información
Protesta doble hasta la casa de Montoro
Los antidesahucios anuncian que retomarán los escraches tras la votación
Un juzgado de Madrid abre pesquisas por el escrache a la vicepresidenta
El Gobierno sanciona por escrache a 18 personas, entre ellas a Verstrynge
Cospedal advierte sobre los escraches: “La violencia genera violencia”

La dirección del Sindicato Unificado de Policía (SUP), mayoritario en el cuerpo, ha divulgado otra recomendación a sus compañeros, discrepando abiertamente de la orden distada por Pino. "Cuando se hayan de hacer diligencias, minutas o notas informativas sobre la práctica conocida como escrache, en cumplimiento de las órdenes recibidas el pasado viernes, dicha palabra puede sustituirse por SEGUIMIENTO, MANIFESTACIÓN PACÍFICA, o cualquier otra que no suponga imputar un hecho punible a nadie, para evitar denuncias de los afectados que pueden ser aceptadas por la autoridad judicial y de la que serán responsables los instructores o redactores de la nota".

El 'número dos' del Cuerpo Nacional de Policía, Eugenio Pino.
El 'número dos' del Cuerpo Nacional de Policía, Eugenio Pino.claudio álvarez

Según un portavoz del SUP, en un escrache pueden registrarse o no coacciones, amenazas o acoso. “Pero la Dirección General de la Policía nos ordena que se imputen ese tipo de hechos delictivos en todos los escraches, lo que nos obliga a dar cuenta al juzgado, puesto que estamos imputando un delito a unos ciudadanos, y por lo tanto debemos identificar a las personas a las que vamos a acusar”.

“Puede ocurrir que hagamos una denuncia y que el político presuntamente acosado, amenazado o coaccionado no ratifique nuestra denuncia ante el juez, lo que podría originar más tarde que los denunciados denuncien a los policías por denuncia falsa”, añade el mismo portavoz. Por ese motivo, el sindicato recomienda a los agentes “que no imputen a nadie ningún acto delictivo sin poder demostrar que se ha cometido”, por lo que aconsejan que primero sea el acosado, amenazado o coaccionado quien presente la denuncia”, a la que después se agregarían los atestados policiales.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS