Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La firma del extesorero Lapuerta es muy parecida a la de los papeles

El antecesor de Bárcenas en las finanzas del PP dijo que el visado es “una imitación”

La firma/visado que estampó el extesorero del PP Álvaro Lapuerta durante la prueba del cuerpo de escritura a la que fue sometido ante el fiscal Anticorrupción Antonio Romeral es muy similar a la que consta y que se le atribuye en los llamados papeles de Bárcenas, según se refleja en la documentación judicial a la que ha tenido acceso EL PAÍS y que puede apreciarse en los gráficos adjuntos en esta página.

En los citados papeles de Bárcenas, que reflejan supuestos ingresos en donaciones de grandes empresarios españoles y pagos a casi toda la cúpula del partido entre 1990 y 2008, aparecen las firmas de Lapuerta y de su sucesor Luis Bárcenas, ascendido de gerente a tesorero en 2008 tras la llegada de Mariano Rajoy a la presidencia del PP. Bárcenas y Lapuerta fueron sometidos al citado cuerpo de escritura (prueba caligráfica) el pasado 6 de febrero en la Fiscalía Anticorrupción para cotejar sus letras y firmas con la que figuran en los papeles que publicó este periódico el pasado 31 de enero y en días sucesivos.

El fiscal Antonio Romeral preguntó a propósito a Lapuerta si era suya la firma o visado que consta en los laterales de los papeles, lo que, en términos contables, significa un visado a las cuentas manuscritas por Bárcenas en esos cuadernos. “No es mía; es parecida, debe ser una imitación”, contestó Lapuerta.

Ese día, delante del fiscal, y tras declarar ambos, Bárcenas y Lapuerta fueron sometidos por un experto grafológico de la policía a un dictado. Bárcenas escribió cinco folios, con letras mayúsculas y minúsculas y números. Los dos aceptaron.

Días antes de comparecer ante el fiscal, Bárcenas había negado, en una entrevista en televisión, la autenticidad de los cuadernos. Y señaló que estaba dispuesto a someterse a cuantas “pruebas caligráficas y poligráficas” fuese necesarias para demostrar que la letra de los papeles no le pertenecía. Sin embargo, una semana después de realizada la prueba, la policía remitió un informe a Anticorrupción en el que pedía que se repitiese a ambos las pruebas.

Según el informe, Bárcenas había desfigurado adrede su letra. Lapuerta no, si bien los agentes exponían la necesidad de dictar más guarismos a Lapuerta.

El informe respecto a Bárcenas es demoledor sobre la manipulación que hizo de su propia letra, como se puede comprobar en el gráfico cotejando la prueba caligráfica a la que se le sometió en Anticorrupción (sobre un dictado de una noticia de la deuda municipal de Madrid) con su letra de la carta original a la banca suiza que figura en la rogatoria recibida el pasado noviembre.

Señalan los expertos: “El cuerpo de escritura efectuado a presencia judicial por D. Luis Bárcenas Gutiérrez no es espontáneo; es decir, es lento, cuidado, de escritura irregular y con una amplia variedad de matices gráficos no propios de una escritura automatizada”. Y añaden: “El inicio gráfico en las dos primeras líneas manuscritas es de mejor calidad gráfica que el resto de texto escrito; la variedad gráfica en la realización del tipo versal ‘M’ es diversa y distinta; existen palabras yuxtapuestas en una ocasiones y semiagrupadas en otras; la grafía ‘I’ está repasada con retoques en las palabras ‘AUTORIZADO’, ‘POSITIVO’, ‘MILLONES’, ‘NACIONAL’, y, además, hay correcciones, tachaduras (...)”.

La conclusión del informe es que no era “posible técnicamente dictaminar sobre la correspondencia y posible autoría (...) de lo textos manuscritos [de Bárcenas] y guarismos obrantes en las fotocopias controvertidas”. Tras inhibirse el fiscal de este asunto y asumir la causa el juez Pablo Ruz de la Audiencia Nacional, Lapuerta no tuvo inconveniente en repetir el examen. Bárcenas se negó. Según interpretan fuentes de la investigación, lo hizo para obstaculizar las pesquisas e impedir que los peritos puedan emitir un dictamen que certifique si la letra de los cuadernos es la suya. Pero su negativa no ha detenido las pesquisas. Los investigadores han pedido ahora al Senado su declaración patrimonial manuscrita. Ese informe aún no está elaborado.

Más información