Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL FINAL DE ETA

El Tribunal Constitucional revoca la sentencia condenatoria de un etarra

Zigor Bravo fue condenado junto a Subijana por la muerte de un funcionario

Imagen de la sede del Tribunal Constitucional.
Imagen de la sede del Tribunal Constitucional.

El Tribunal Constitucional ha revocado la sentencia de la Audiencia Nacional que condenó, en 2010, al etarra Zigor Bravo a 25 años de prisión por la muerte de un funcionario de prisiones en un atentado con bomba lapa adosado en los bajos de su coche en octubre de 2000.

El Alto tribunal atiende el recurso de Bravo al considerar que la sentencia condenatoria se fundó en la declaración de uno de los demandantes "prestada ante la policía y no ratificada en sede judicial", además, apunta a que se valoraron documentados incautados en los registros de los domicilios, sin que hubiera una resolución judicial que los autorizara y porque se "declararon probados hechos sobre el que no existían prueba de cargo y sí meras hipótesis policiales". Así, concluye que se vulneró su derecho "a un proceso con todas las garantías".

Por ello, el pleno del Tribunal Constitucional ha ordenado que se retrotraigan las actuaciones al momento anterior a la sentencia de la Audiencia Nacional. El fallo señala que la pertenencia de Bravo a ETA está probada, ya que él mismo lo admitió en 2009, pero que esta "no acredita su participación en los concretos hechos de enjuiciamiento".

En la misma sentencia, la Audiencia Nacional condenó también a Juan Carlos Subijana. Sin embargo, el Constitucional señala que, en este caso, existieron pruebas incriminatorias suficientes para su condena.

En el desarrollo de su argumentación, la sentencia explica que una declaración policial inculpatoria, la que hizo Subijana hacia Bravo, en dependencias policiales "no permite por sí sola enervar la presunción de inocencia"