Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 23% de los fallecidos en accidentes de tráfico eran mayores de 64 años

A pesar de ser el 12% de los conductores, son el colectivo con más fallecidos al año

Un estudio alerta de la necesidad de adoptar medidas ante el envejecimiento de la población

Un conductor prueba el traje simulador de edad avanzada

Durante 2011, 484 personas mayores de 64 años murieron como consecuencia de accidentes de tráfico. A pesar de constituir poco más de una décima parte de los automovilistas y adoptar menos riesgos que los jóvenes, los conductores senior —así se les conoce— encabezan el ranking de bajas.

Un estudio presentado este miércoles en Madrid por el Real Automóvil Club de España (RACE) y Liberty Seguros alerta del peligro de esta tendencia si se combina con el progresivo envejecimiento de la población. Según el Instituto Nacional de Estadística, el 17% de los españoles tiene más de 64 años; no obstante, la proyección demográfica indica que dentro de 40 años este grupo representará al 36% de la población del país.

Ante las perspectivas de futuro, el informe aboga por mejorar la concienciación de este colectivo para que sea más responsable a la hora de reconocer la merma en sus capacidades de conducción. A su vez, considera que se pueden implementar nuevas medidas de control y reducir progresivamente los casos en los que un conductor sénior puede estar al volante en función de sus aptitudes.

Dentro de 40 años, el 36% de los españoles será mayor de 64, según el INE

Para ejemplificar las dificultades y el peligro que puede suponer un automovilista de este tipo, en la presentación del estudio se ha dado a conocer un traje simulador de la tercera edad desarrollado en un instituto de investigación vial de Boston (Estados Unidos). Al calzarse el traje, uno envejece de golpe y experimenta la restricción de movimientos de una persona mayor con enfermedades como artritis, por ejemplo, o bien puede apreciar la dificultad que tiene un anciano para entrar y salir del vehículo.

Los autores del informe no creen, sin embargo, que la solución sea prohibir la circulación a estos conductores. "No todo el mundo envejece igual", explicaba Juan Antonio Sánchez-Trillo, director de seguridad vial de RACE, "no hay una edad específica a partir de la cual uno se considera viejo. Algunos a los 65 años ya no pueden conducir mientras que otros pueden conducir hasta los 85 o más".

"Lo más importante es poder probar la habilidad del conductor", decía el estadounidense David Melton, experto en seguridad vial. Tanto Melton como los responsables de la RACE presentes en la consideran que los test piscotécnicos a los que hay que someterse para la renovación del carnet son "bastante mejorables", ya que en muchas ocasiones no son médicos quienes evaluan al conductor. "Me gustaría saber a cuánta gente le han dicho que debería dejar de conducir", se preguntaba Melton.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >