Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DECLARACIÓN ANTE EL JUEZ DE KONTROL 34

“No había Policía Local para evitar que entrasen los del botellón al Madrid Arena”

Carlos Manzanares Rodríguez descarga la responsabilidad en Seguriber y Policía Municipal

El titular del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid, Eduardo Rodríguez Palop, interrogó ayer al responsable de la empresa Kontrol 34, Carlos Manzanares Rodríguez, uno de los cuatro imputados en el caso Madrid Arena. Durante su comparecencia, a cuya grabación ha tenido acceso EL PAÍS, el empresario señaló que quien tenía que haber evitado que entrasen personas ebrias al recinto era el personal de Seguriber, la contrata que tiene el Ayuntamiento de la capital para la seguridad del pabellón municipal.

A preguntas del juez, Manzanares señaló que hubo un botellón en la zona adyacente al recinto y que, coincidiendo con la actuación del dj Steve Aoki, se produjo una llegada masiva de personas que estaban borrachas, y que ese día había muy poca Policía Municipal en la zona.

En respuesta a su letrado, Oskar Zein, señaló que su empresa, Kontrol 34, "no tuvo nada que ver con el evento" y que la potestad "de registrar" a los miles de jóvenes que llegaron al recinto sin que nadie les cachease o les mirara en los bolsos por si llevaban algún objeto peligroso era de "los vigilantes de Seguriber o a la Policía Municipal".

Para la fiesta de Halloween, según su versión, únicamente facilitó "un listado de personas con el título de control de accesos, porque así se lo pidió Diviertt". "De esta lista, la empresa elige unilateralmente, contrata a 63 personas y les da de alta como auxiliares, ni siquiera como controladores de accesos, porque no tiene esa competencia dentro del recinto, ya que toda la competencia de seguridad le corresponda a Seguriber, por la imposición directa de Madrid Espacios y Congresos", detalló Zein, que al igual que hizo el martes Diviertt, descargado toda la responsabilidad en Seguriber. "La misión de los 63 trabajadores auxiliares que se pudieron a disposición de Seguriber no era controlar el acceso, sino que se limitó a distribuir a los asistentes por las distintas filas del recinto".