Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

España es el país que exige menos requisitos

En Portugal y en Irlanda también se puede obtener la residencia por la compra de vivienda pero hay más exigencias y la inversión debe ser más alta a la española

El Gobierno aseguró este lunes que la concesión del permiso de residencia por la compra de vivienda es una medida que ya han aplicado Portugal e Irlanda y que estudian otros países europeos. La Comisión Europea recuerda que la concesión de permisos de residencia es competencia de cada Estado miembro y prefiere no inmiscuirse en los requisitos. Esta es la situación real:

» Portugal. Desde octubre, tiene derecho al permiso de residencia todo extranjero que transfiera a Portugal más de un millón de euros, aquel que en su empresa cree 30 empleos o el que compre una propiedad de 500.000 euros. Estos extranjeros no necesitarán, como el resto, residir seis meses en Portugal. Bastará con que estén 30 días el primer año de su inversión y 60 cada año restante y que se comprometan a que su inversión dure cinco años.

» Irlanda. El país lanzó a principios de año dos programas para atraer inversores y emprendedores, que ampliaban las facilidades para obtener un permiso de residencia: basta con comprar una vivienda, adquirir un determinado tipo de deuda de bajos tipos de interés o invertir en la creación de un negocio para conceder a una persona y a sus familiares la residencia. El Gobierno estableció unas cantidades mínimas: de medio millón a dos millones de euros, según el tipo de inversión; y un millón de euros para la compra de bienes inmuebles. Pero el veredicto final se deja en manos de un comité que garantiza que los solicitantes no son conflictivos.

» Reino Unido. Se puede obtener la residencia como inversor o empresario. Ambas categorías están reguladas por un sistema de puntos. Para residir como inversor, el aspirante ha de tener un millón de libras (1,25 millones de euros) disponible en Reino Unido. O bien puede ser propietario de activos por valor de dos millones de libras y haber conseguido un préstamo de un millón de libras. En ambos casos, suma los 75 puntos exigidos. Para residir como empresario, el candidato debe tener acceso a 200.000 libras o a 50.000 libras de empresas británicas (25 puntos), tener el dinero depositado en instituciones reguladas (25 puntos), poder disponer del dinero en Reino Unido (25 puntos), un nivel aceptable de inglés (10 puntos) y capacidad para mantenerse (10 puntos).

» Francia. Pueden obtener el permiso de residencia quienes se comprometan a crear más de 50 empleos o quienes inviertan más de 10 millones de euros en bienes muebles o inmuebles.

» Estados Unidos. Todo aquel extranjero que haga una inversión de al menos 500.000 euros en una empresa de EE UU, en un área rural o con un alto nivel de desempleo, y planee crear o conservar 10 puestos de trabajo a tiempo completo para trabajadores cualificados puede optar a la residencia permanente.

» Alemania. Los extranjeros sin contrato de trabajo o permiso de estudios pueden obtener el permiso de residencia si “existe interés económico o necesidad regional” y es previsible que su actividad reporte “efectos positivos en la economía”. Es un permiso para autónomos. La ley no estipula la cantidad a invertir, pero las autoridades procesan cada solicitud según su viabilidad.

» Italia. No existen medidas similares a la planteada en España. La situación italiana es muy diferente porque no hubo burbuja inmobiliaria.

Con información de A. Jiménez Barca, L. Doncel, W. Oppenheimer, M. Mora, Y. Monge y J. Gómez.