Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
SUSANA DÍAZ| Consejera de la Presidencia de Andalucía

“Es el momento de abrir el partido, no de enrocarse”

Susana Díaz niega que desde Andalucía se le esté "moviendo la silla" a Rubalcaba

La ambigüedad en algunas respuestas da que pensar lo contrario

La consejera andaluza de la Presidencia, Susana Díaz, el pasado jueves tras la entrevista, en la sede del Parlamento autónomo. Ampliar foto
La consejera andaluza de la Presidencia, Susana Díaz, el pasado jueves tras la entrevista, en la sede del Parlamento autónomo.

Susana Díaz (38 años, Sevilla) es la mano derecha del presidente de la Junta, José Antonio Griñán, en el Gobierno andaluz de coalición. Consejera de la Presidencia, secretaria general del PSOE de Sevilla —la agrupación más potente de España— y miembro de la ejecutiva regional cree que el PSOE “no debe enrocarse”. Niega que desde Andalucía se le esté “moviendo la silla” al líder federal, Alfredo Pérez Rubalcaba, pero la ambigüedad en algunas respuestas da que pensar lo contrario.

Pregunta. El PSOE sigue sin levantar el vuelo después de las elecciones gallegas y vascas ¿Por qué?

Respuesta. Porque tenemos que tener un proyecto coherente, creíble y sensible. Coherente, con lo que representamos y con lo que hemos hecho en estos 30 años. Tenemos que ser previsibles y pedir perdón por haber tocado la Constitución y haberla puesto al servicio de los intereses económicos. Eso nos dará la credibilidad de los ciudadanos que no entendieron esa decisión. Y tenemos que ser sensibles con nuestra gente, que lo está pasando muy mal.

P. ¿Por qué en el PSOE no se impidió entonces esa reforma constitucional?

R. Hacer autocrítica es analizar las decisiones que se han tomado, reconocer errores y cuando esos errores, como en este caso, la organización los detecta, tiene que pedir perdón por lo que ha hecho. Se generó un desconcierto en nuestro electorado que todavía hoy lo seguimos pagando. Situaciones como esa no se pueden volver a repetir. Es conveniente que hagamos autocrítica, reconocer errores, pedir perdón y ofrecer un proyecto sólido de futuro.

P. ¿Qué responsabilidad tiene Pérez Rubalcaba en la falta de credibilidad del PSOE?

R. Él ya ha hablado y ha reconocido lo que ha sucedido en las últimas elecciones. Confío plenamente en la responsabilidad personal de los compañeros.

P. ¿Rubalcaba debe dimitir?

R. Le reitero lo que he dicho.

P. Su secretario general también ha retado a que le digan cara a cara lo que ha hecho mal.

R. Siempre hay que sumar y ahora más que nunca. No es momento de enrocarnos, sino de abrir la organización. Espero que las decisiones que tome el partido en los próximos meses vayan por ahí. Es el momento de que todos arrimemos el hombro.

P. Cuando su secretario general dice que aguantará hasta 2016, ¿eso es enrocarse?

Nunca le hemos movido la silla a Rubalcaba desde Andalucía

R. No me refería a eso, sino que cuando las cosas no van bien y los ciudadanos no nos escuchan tenemos que cambiar las cosas y fortalecer al partido con ideas y con personas. Poniendo los intereses de los ciudadanos por encima de cualquier debate orgánico. Es el momento de que se aúnen voluntades y esfuerzos. Alfredo tiene la responsabilidad de ser capaz de hacerlo y yo confío en que lo haga.

P. Algunos dirigentes del PSOE, también en Andalucía, están pidiendo una gestora ¿Está de acuerdo?

R. Es el momento de contar con todos. Y eso no es suficiente, también hay que tener un proyecto sólido y coherente con lo que representamos. Hay miles de familias que lo están pasando fatal y que no pueden entender que estemos hablando de nosotros mismos y que el tema de conversación en las agrupaciones, en las instituciones no sea otro que lo que a ellos les preocupa.

P. No queda clara su posición. No sé por qué le cuesta tanto responder sí o no. ¿Desde el PSOE andaluz se le está moviendo la silla a Rubalcaba?

R. Desde el PSOE de Andalucía siempre se ha apoyado el consenso y la unidad. Yo viví la noche del congreso federal del PSOE en Sevilla junto a Pepe Griñán. Hubo compañeros que apoyaron a un candidato y otros, a otra candidata. Apoyamos dos proyectos distintos, ganó uno y esa misma noche Griñán trabajó por coser y unir en el partido. Lo mismo que está haciendo ahora como presidente de la Junta en el conjunto de España.

P. ¿Eso es un no? ¿Le están moviendo la silla?

R. Es que no se le ha movido nunca. No solo eso, sino que se ha arrimado el hombro desde el primer minuto. Ha habido compañeros que apoyaron a Alfredo y otros a Carme, pero esa noche Griñán trabajó por la unidad y el consenso y me consta que lo sigue haciendo.

P. ¿Debe haber cambios de personas en la ejecutiva?

R. Los compañeros quieren formar parte de la solución y hay que hacerlo todos juntos.

P. ¿Eso significa nuevas incorporaciones?

R. Eso significa que se cuente con todo el mundo en un momento muy complicado. Las agrupaciones locales en los años 70 eran las casas del pueblo; en los años 80, las casas de los militantes; en los 90, las casas de los comités locales; y ahora las casas de los dirigentes y eso hay que revertirlo.

P. Algunos dirigentes andaluces se quejan de poca receptividad de Ferraz a las propuestas de Andalucía.

Tenemos que pedir perdón por haber tocado la Constitución

R. Andalucía quiere contribuir a la posición federal. Ahora mismo hay un debate nacional sobre la estructura territorial del Estado en la que un partido como el nuestro tiene que estar en la primera línea. El 28 de febrero, Andalucía fue la garantía de la igualdad de oportunidades. Los nacionalismos han crecido tanto en Galicia, como en Euskadi. Los partidos estatales hemos perdido 500.000 votos y los nacionalistas han crecido 235.000. Hemos tardado un mes en enterarnos de cómo el presidente \[Artur\] Mas ha chantajeado al presidente del Gobierno. Hay una tentación evidente de recentralización en este país. En ese contexto, Andalucía tiene mucho que decir, lo demostró en la Conferencia de Presidentes, y va a aportar en el seno del partido. Y tenemos una hoja de ruta distinta. La semana próxima se va a demostrar cómo el Gobierno andaluz va a presentar unos presupuestos más sociales. Somos un ejemplo y podemos ayudar desde Andalucía al resto de compañeros del PSOE de que hay otras maneras de gobernar.

P. ¿Cuándo el PSOE andaluz pide una respuesta más ágil y profunda a la dirección federal a qué se refiere?

R. He puesto un ejemplo, sobre los parados y los desahucios. Cuando no respondemos a lo que la gente espera de nosotros nos castigan, se enfadan y nos pasa lo que nos ha pasado. En su momento teníamos que haber hecho autocrítica de haber tocado la Constitución ese verano.

P. ¿Después de las catalanas vendrá la catarsis?

R. Noooo. Lo que hay que hacer es fortalecer al partido, abriéndolo a todo el mundo. El PSOE es una familia y todos estamos sufriendo por lo que les ha pasado a los compañeros de Euskadi y Galicia.

P. El PSC apuesta por un federalismo asimétrico…

R. No me gusta la palabra asimétrico.

P. Y el PSOE andaluz habla de federalismo cooperativo, ¿cuál es la posición del PSOE?

R. Entiendo que cuando hablan de federalismo asimétrico se refieren a la diversidad, pero nosotros siempre vamos a apostar por la igualdad. Nos gusta más ese término. En ese proyecto de federalismo cooperativo es en el que está trabajando el PSOE andaluz.

P. ¿El PSOE debería presentarse con esa marca en Cataluña?

R. En estos momentos, ese debate le interesa a la derecha y a los nacionalistas, pero no a los socialistas.