Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bolinaga recibe el alta médica y sale del hospital por su propio pie

Antes de volver a su domicilio, el secuestrador de Ortega Lara será trasladado a la cárcel de Martutene para que se le notifiquen las medidas cautelares

El preso de ETA Iosu Uribetxebarria Bolinaga, enfermo terminal de cáncer y a quien la Audiencia Nacional concedió la libertad condicional, abandonó esta tarde el Hospital Donostia y se dirigió en un vehículo particular a su domicilio en la localidad guipuzcoana de Mondragón.

Tras recibir el alta médica, Uribetxebarria, muy delgado pero con buen aspecto, salió del hospital por su propio pie y acompañado por su hermano y un representante del colectivo de apoyo a los presos de ETA Herrira.

Uribetxebarria dejó el centro hospitalario a las 19.25 con una boina con la insignia a favor del acercamiento de los presos, y una botella de agua en la mano. Tras abrazarse con un amigo y con el portavoz de Herrira, Jon Garay, el preso etarra hizo un gesto de saludo con la mano a las cámaras de televisión antes de subir en un coche particular conducido por su hermano. El miembro de Herrira aseguró que no hay previstos actos de homenaje al preso.

Bolinaga, condenado entre otros delitos por el secuestro de José Antonio Ortega Lara, se encuentra muy débil, pesa 48 kilos y deberá seguir el tratamiento en su domicilio. Los trámites para recibir el alta hospitalaria se demoraron más de lo previsto debido a que, según informó el portavoz de Herrira, el médico que le ha tratado tuvo que redactar el informe médico que Uribetxebarria tiene que enviar a Instituciones Penitenciarias. El paciente se encontraba ingresado en el citado hospital desde el pasado 1 de agosto y permaneció en huelga de hambre durante 15 días para exigir su puesta en libertad.

La Audiencia Nacional acordó a mediados de septiembre pasado conceder a Uribetxebaria la libertad condicional al considerar que existía “un peligro patente” para su vida debido a su cáncer de riñón con metástasis en el cerebro y en un pulmón. Esta decisión de los magistrados se produjo en contra del criterio esgrimido por la fiscalía y el Ministerio de Justicia, contrarios a la excarcelación.

La Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) consideró “nefasto” y un nuevo “engaño” para este colectivo la salida del hospital del etarra. La presidenta de esta asociación, Ángeles Pedraza, en declaraciones a Efe, confió en que el traslado a su casa de Mondragón se deba al empeoramiento de su salud y no a otros motivos, y se le “vea dando mítines” próximamente. “Creo que otra vez han vuelto a engañarnos, porque en el hospital tenían todo preparado y no le han dejado salir antes para que Bildu escenificara en la campaña electoral que son corderitos, cuando en realidad son lobos”, añadió Pedraza.

Por su parte, Daniel Portero, presidente Dignidad y Justicia, afirmó que el preso etarra “podía haber cumplido la condena perfectamente en el hospital sin ningún tipo de problema”. También deseó que Uribetxebarria “deje de sufrir cuanto antes y pase a mejor vida”.

Más información