Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Urkullu sostiene que es necesaria una nueva Transición en Euskadi

El líder del PNV asegura que un nuevo estatus político se definirá por la "construcción europea"

El candidato a 'lehendakari' califica el rechazo a pactar con EH Bildu como "discurso del pasado"

El presidente del PNV y candidato a lehendakari, Íñigo Urkullu, ha sostenido en una entrevista a EFE que después del cese de la violencia de ETA, los vascos necesitan hacer su propia Transición. Aquella, ha afirmado, que no pudieron llevar a cabo en 1977. El líder de la formación nacionalista ha asegurado que, en caso de que gane las elecciones del 21 de octubre, lo "urgente y prioritario" será la salida de la crisis económica. Pero hay otro objetivo muy marcado: un nuevo estatus político construido a partir del consenso de los distintos partidos.

Basado en la necesidad que defiende de edificar grandes pactos durante la próxima legislatura, Urkullu ha rechazado la posición del PP y del PSE, que ya han dicho que no efectuarán acuerdos con EH Bildu. La postura de las dos formaciones, que, además advierten de una "deriva soberanista", son, de acuerdo con el presidente del PNV, discursos del pasado. EH Bildu "es una formación política democrática que se presenta a las elecciones, y serán los electores los que le den la representación", ha asegurado.

Aún así, no entra en los cálculos de Urkullu que la coalición abertzale gane las elecciones. Algo distinto sería, ha continuado, que el PP y el PSE planteen pactos para que no gobierne EH Bildu, como hicieron tras las elecciones municipales y forales de 2011.

Urkullu ha recordado que fue antes de la campaña electoral cuando el PNV planteó un nuevo estatus con vistas a 2015. Entre los documentos aprobados por la Asamblea general de su partido, destaca "Euskadi, nación europea".

Así, el candidato a lehendakari ha afirmado que su foco de atención es la construcción europea: "Lo que nos preocupa es cómo encajamos a Euskadi como nación en Europa". Con respecto a España y a Francia, ha manifestado, los planes soberanistas persiguen "una relación amable, por cercanía e historia con el estado español".

La formación nacionalista busca una manera de profundizar en el autogobierno, no solo para el País Vasco, sino también en la relación que la comunidad tiene con Navarra, "o la posibilidad de identificar al pueblo vasco con una eurorregión".