Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estabilizado el incendio que ha arrasado 10.000 hectáreas en León

Los trabajos de extinción se centran en dos zonas donde el riesgo de reactivación es alto

Un fuerte aroma a resina impregnaba el aire la pasada madrugada en la localidad leonesa de Tabuyo. Es el olor de las 10.000 hectáreas arrasadas por el incendio declarado este domingo en Castrocontrigo, que antes de la estabilización del fuego ha amenazado a nueve pueblos y a toda una zona de alto valor ecológico en la que abundan los pinos de la especie pinaster.

Los trabajos de extinción, que se prolongaron durante toda la jornada de ayer, se han convertido en una labor de vigilancia durante las primeras horas del miércoles, ya que las llamas han remitido. Hacia las diez de la mañana, dos columnas de humo en la zona de Valle Grande, dentro de la Sierra del Teleno, hicieron saltar las alarmas ante el riesgo de que un aumento de temperaturas pudiese reactivar los rescoldos en el borde colindante con la zona no quemada. Sobre el terreno trabajan miembros de la BRIF y voluntarios para ensanchar los cortafuegos mientras que, desde el aire, dos helicópteros arrojan agua para refrescar el suelo.   

Dos trabajadores de la Unidad Militar de Emergencia en Tabuyo (León). ampliar foto
Dos trabajadores de la Unidad Militar de Emergencia en Tabuyo (León).

El incendio se mantiene en nivel 2, —en una escala de 0 a 3— debido al riesgo que entraña para personas y bienes, y "va a tardar un tiempo" en descender, han asegurado fuentes de los equipos de extinción de la Junta de Castilla y León. Las llamas pueden volver a revivir con cualquier "mínimo movimiento de aire", ha advertido José Ángel Arranz, director general del Medio Natural de la Junta de Castilla y León, que no duda en calificar el siniestro como el peor de la década. Los brigadistas que actúan sobre el terreno han destacado la especial dificultad que han encontrado en sus tareas.

El origen del fuego todavía no está claro. Mientras que el Gobierno de Castilla y León y el alcalde de Castrocontrigo aseguran que fue claramente intencionado, técnicos de extinción de incendios desplegados ayer en la zona creían que el responsable es, probablemente, alguien que intentó hacer una limpieza del monte. "Estamos convencidos de que esa persona lleva dos días sin dormir", aseguraban algunos durante la noche. La hipótesis del inicio intencionado no les parece creíble, puesto que los vecinos viven del monte.

El incendio está acabando con una de las principales fuentes de trabajo de los habitantes de esta zona, en la que abundan la producción de resina, los níscalos, los cotos de caza y las rutas de turismo y senderismo. El futuro para las familias que se dedican a la obtención de resina es muy incierto en un territorio en que la agricultura se debilita, ha resaltado el regidor de Castrocontrigo —municipio de unos 900 habitantes—, Aureliano Fernández.

800 técnicos forestales

Más de 800 técnicos forestales, entre los estatales y los de la comunidad, luchan para sofocar las llamas. A los 350 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) que ya se encontraban en la zona se sumaron ayer otros 150 militares a petición de la Junta de Castilla y León. El alcalde de Castrocontrigo ha descartado que, por el momento, sea necesario el desalojo de los vecinos, dado que el peligro es "potencial, pero no inminente". Los casi cien habitantes de la localidad de Torneros de Jamuz sí fueron evacuados el lunes por una hora, aunque pudieron regresar a sus casas, una vez que se estimó que no había amenaza para la población.

Un integrante de la Unidad Militar de Emergencia en Tabuyo (León). ampliar foto
Un integrante de la Unidad Militar de Emergencia en Tabuyo (León).

El primer edil ha explicado que de la evolución de las condiciones meteorológicas va a depender la erradicación del fuego. Lo principal, ha asegurado, "es que "la temperatura no se eleve mucho y el viento no se acelere". A esto se une, ha señalado, el viento que se genera en la combustión de una zona cuajada de pinos centenarios. El hecho de que se trate de un incendio de copa, con descargo de pavesas desde la parte alta, dificulta enormemente la extinción, ha apuntado el alcalde. El cambio en la madrugada del martes de un fuerte viento de sureste a noreste permitió que se introdujera maquinaria terrestre y se apagara un perímetro de 10 kilómetros, informó Medio Natural de la Junta.

Ya hubo un conato de fuego hace una semana entre Castrocontrigo y Torneros de la Valdería, que se pudo controlar en poco tiempo. El que se declaró el domingo tuvo su foco en una zona de abundante maleza y arrancó a las horas de más calor.

Los militares han llegado a petición de la Junta de Castilla y León procedentes de Torrejón, Morón de la Frontera, Zaragoza y León. Los medios aéreos —13 helicópteros y cinco aviones— han sido aportados por el Gobierno de la comunidad y el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Los helicópteros proceden de las bases leonesas de Rabanal, Cueto, Camposagrado y Tabuyo, y de Lubia (Soria) y Laza (Orense). Dos aviones de carga en tierra vuelan desde Rosinos (Zamora), dos naves anfibias desde Matacán (Salamanca) y otra más desde Lavacolla (La Coruña). Además, participan once vehículos bulldozer, ocho agentes medioambientales y forestales, siete motobombas, seis cuadrillas de tierra, cinco técnicos, cuatro cuadrillas transportadas en helicóptero, tres brigadas de refuerzo y una dotación de la UME.

Este ha sido un fin de semana especialmente complicado por la declaración de varios incendios intencionados en las provincias de Ávila, León y Zamora. La Junta de Castilla y León rebajó este lunes a nivel 0 —que indica que no hay peligro para personas o bienes— los incendios de Villaobispo de Otero (León) y la localidad abulense de Solana de Ávila.

El consejero de Fomento y Medio Ambiente de Castilla y León, Antonio Silván, hizo este mismo día un "llamamiento a la sociedad" para que no permanezca "impasible" ante la actuación de "los desalmados" que "atentan" contra el medio natural y "ponen en riesgo la vida de personas" al provocar los diversos incendios. En los mismos términos se ha manifestado el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, quien ha solicitado la "movilización social" para la denuncia de "negligentes" o "criminales".

Castilla y León sigue ardiendo

EUROPA PRESS

Dos incendios de nivel 1 siguen activos y sin perimetrar en la provincia de Burgos. Bomberos, varias cuadrillas de efectivos de la Junta de Castilla y León y vecinos provistos de palas y maquinaria agrícola tratan de controlar el fuego declarado en la tarde del martes en el término de Fresno de Rodilla (Burgos), a unos 20 kilómetros de la capital. Las llamas se han acercado a 500 metros del municipio, en un fuego que tiene varios focos a ambos lados de la carretera BU-V-7022. El siniestro afecta a una zona de cultivo de cereal, otra de arboleda y de recreo, un bosque de pinos y una superficie en la que se encuentran varias instalaciones de energía eólica. Aún se desconocen sus causas, como tampoco se sabe por qué ha comenzado otro fuego en el municipio de Saldaña de Burgos. 

Otros incendios de menor magnitud se han cebado con la provincia de Burgos. Uno de ellos se ha originado en Quintanapalla, a unos 15 kilómetros de la capital. A las afueras de esta, han saltado varios fuegos en el Alto de la Varga.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información