Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Controlado el fuego de Cáceres en el que murió un militar

Las llamas calcinan 600 hectáreas de los términos municipales de Gata y Villasbuenas de Gata

El cabo primero que falleció ayer será enterrado mañana en el pueblo de Toledo en el que vivía

El alcalde de Villasbuenas de Gata (Cáceres), Luis Mariano Martín, junto a uno de los olivos afectados por el incendio.
El alcalde de Villasbuenas de Gata (Cáceres), Luis Mariano Martín, junto a uno de los olivos afectados por el incendio. EFE

El incendio que se originó el viernes cerca de las diez de la noche en la Sierra de Gata, en Cáceres, ha quedado controlado hoy en torno a las 17.30 de la tarde. Los responsables del Plan de Lucha contra los Incendios Forestales de Extremadura (Plan Infoex) han afirmado que las primeras mediciones apuntan a que se han visto afectadas unas 600 hectáreas de los términos municipales de Gata y Villasbuenas de Gata. El miembro de la Unidad Militar de Emergencias (UME) que falleció ayer durante la extinción será enterrado mañana en Villasequilla (Toledo), municipio en el que residía.

Los miembros del llamado Plan Infoex tienen previsto seguir trabajando durante toda la noche para refrescar el suelo y evitar que el viento reavivase las llamas. Sobre las causas, el consejero de Medio Ambiente de Extremadura, José Antonio Echávarri, ha explicado que se están investigando, aunque ha añadido que todo apunta a que detrás está la mano del hombre, sea de forma accidental o intencionada.

A las pocas horas de comenzar el fuego, la emergencia fue declarada de nivel dos, lo que permitió solicitar la colaboración de la UME. Ayer, pasadas las cinco de la tarde, un camión autobomba de dicha unidad trabajaba en las labores de extinción cuando caía por un desnivel de 300 metros. En el accidente fallecía el cabo primero Alberto Guisado Majano, de 35 años, y otros tres militares resultaban heridos.

Guisado Majano, casado y con un hijo de dos años y medio, es el primer soldado de la UME que muere durante la extinción de un incendio. Pertenecía al batallón de Torrejón de Ardoz, en el que llevaba desde 2007. El féretro ha sido trasladado hoy desde el instituto anatómico forense de Cáceres hasta la base madrileña, donde ha quedado instalada la capilla ardiente y sobre las siete de la tarde se ha celebrado el funeral. Este ha estado presidido por el ministro de Defensa, Pedro Morenés, y a él han asistido diversas autoridades extremeñas, entre ellas el consejero de Administración Pública, Pedro Tomás Nevado.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha enviado un telegrama de pésame a la esposa del cabo primero, de quien ha destacado que “ofreció su vida en tristes circunstancias al servicio de los demás”. La presidenta de Castilla-La Mancha y secretaria general del PP, Dolores de Cospedal, también ha trasladado sus condolencias a la viuda.

Fuentes de la UME han afirmado que de los tres heridos, dos evolucionan favorablemente en el hospital de Coria, en Cáceres. El tercero fue operado esta mañana de una pierna en el Infanta Cristina de Badajoz y su pronóstico es reservado.