Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desarticulada una red que se lucraba con la venta de hidrocarburos

La red se enriquecía con la venta de gasolina y gasoleo, que compraba eludiendo el IVA

El fraude realizado asciende a 120 millones de euros

La trama opera durante cuatro años en Cataluña, Galicia, y Castilla-La Mancha

La operación 'Bashnya' da al traste con una red ilícita de compraventa de hidrocarburos.
La operación 'Bashnya' da al traste con una red ilícita de compraventa de hidrocarburos.

En una operación que se ha saldado con la detención de 30 personas en 15 provincias españolas, la Guardia Civil ha desarticulado dos organizaciones criminales que se lucraban con la venta de hidrocarburos. Según una nota facilitada por el instituto armado, los dos grupos compraban grandes cantidades de gasóleo y gasolina, eludiendo el pago del IVA. Esto les permitía la venta después a precios sin competencia. La red ha operado durante cuatro años en el sector de hidrocarburos de Cataluña, Castilla-La Mancha y Galicia, y ha cometido un fraude de 120 millones de euros.

La operación —a la que se ha bautizado como 'Bashnya'— arrancó en febrero de 2011 y se ha desarrollado en España, Portugal y Suiza. El entramado contaba con sociedades en Alemania, Reino Unido, Pakistán, Bélgica, Portugal, Italia, Emiratos Árabes Unidos, Panamá y España. Las 30 personas detenidas han sido arrestadas por presuntos delitos de blanqueo de capitales, organización criminal, contra la Hacienda Pública y por falsificación de documentos.

La cantidad de dinero detectada en las cuentas bancarias relacionadas con la trama asciende a más de mil millones de euros. Las dos organizaciones criminales, una compuesta por ciudadanos españoles, y la otra liderada por una familia de paquistaníes, estaban presentes en todos los eslabones de compraventa de hidrocarburos: desde su adquisión en el mercado internacional, la compra de barcos y, recientemente, hasta de gasolineras en Cataluña, informa el comandante Antonio Balas, jefe del Grupo de Delitos Económicos de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil.

Según fuentes de la Guardia Civil, mientras que la organización de paquistaníes contaba con la capacidad de blanquear sus propios activos ilícitos, facturando en empresas en otros países, el grupo dirigido por españoles recurría a la contratación de los servicios de un holding empresarial.

Los miembros de la trama se presentaban ante el Ministerio de Industria con un aval de tres millones de euros. Además, eran introducidos por individuos de solvencia ante la Administración. Es el caso de un asesor que ha trabajado para ambas organizaciones, y que también ha sido detenido.

 En los registros realizados en 23 domicilios y empresas de la red, se han recuperado bienes por valor de 55 millones de euros. Además, la Guardia Civil ha intervenido 79 vehículos de alta gama, 209 inmuebles, 20 millones de euros en varias cuentas bancarias, y 3,5 millones de litros de carburante.

Las pesquisas de la Guardia Civil llevaron a la interrelación de todas las sociedades, y a un cruce de datos, a partir de una denuncia de la Agencia Tributaria a través de la fiscalía de Barcelona, añade el comandante Balas. Las actuaciones fueron coordinadas desde la Oficina Nacional de Investigación del Fraude (ONIF). El Juzgado de Instrucción número 4 de la Audiencia Nacional ha dirigido la investigación, junto con los especialistas de la Guardia Civil y funcionarios de la Agencia Estatal de Administración Tributaria y la Agencia de la Hacienda Foral de Navarra.

La operación sigue abierta con más vías de investigación a nivel internacional y con la indagación de las gasolineras que la red ha adquirido.