Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP acusa al PSOE de montar “una cacería personal y familiar contra Báñez”

Los socialistas acusan a la ministra de pretender perjudicarles al filtrar su ERE

No habrá una sesión monográfica para desentrañar la filtración de los datos del ERE que el PSOE va a hacer entre sus trabajadores y que salieron del ordenador de la ministra de Trabajo, Fátima Báñez, hacia el periódico La Razón. El PP lo ha rechazado en la Diputación Permanente del Congreso al entender que “el PSOE ha emprendido una cacería personal y familiar”, contra la ministra, según la diputada del PP, y vicepresidenta primera del Congreso, Celia Villalobos.

“Ustedes creen que han encontrado una especie de watergate, cuando la verdad se trata de una tormenta en un vaso de agua”, apostilló Villalobos. Desde el PSOE el asunto se ve con la máxima gravedad y con “clara intencionalidad política de perjudicar al adversario”, dijo el diputado socialista Antonio Hernando. Éste volverá la próxima semana a la carga al preguntar directamente a la ministra en la sesión de control del miércoles por este asunto.

En todo momento el diputado socialista exhibió la página de EL PAÍS en la que se informaba sobre la filtración desde el Ministerio, en concreto desde el ordenador de la ministra, de los datos del ERE del PSOE, obligado a la regulación de empleo de su plantilla por el descenso drástico de sus ingresos, en la medida que ha perdido muchos votos y muchos escaños; criterios en los que se basa la subvención pública a los partidos políticos. Precisamente Celia Villalobos recordó ese dato.

“Ustedes han perdido cuatro millones de votos y se ven obligados a hacer un ERE y quizá lo que les molesta es tener que aplicar una reforma laboral que combatieron”, aventuró la diputada popular. Sobre esa base argumental sugirió al PSOE que no la aplique y pague a sus trabajadores indemnizaciones más altas como hacen otras empresas. Restar importancia al asunto fue el objetivo de Villalobos, al asegurar que la existencia del ERE del PSOE era conocida desde hacía tiempo como habían dado cuenta de la misma otros medios desde el mes de febrero. “Yo no voy a preguntar a EL PAÍS cuáles son sus fuentes, porque un medio de comunicación y ejerce como tal, pero si les pregunto a ustedes, señores del PSOE, cuáles son sus fuentes”.

El contraste fue absoluto entre la intervención de Villalobos y el socialista Antonio Hernando, que consideran los hechos muy graves. “Es un abuso de poder que es una forma de corrupción política", ha dicho Hernando. “Con la que está cayendo en este país y la ministra de Trabajo está entretenida en filtrar datos de un partido político”.

El diputado socialista consideró la información de EL PAÍS como prueba de cargo porque “nadie hasta ahora se ha querellado contra ese periódico ni se ha dicho que la información haya sido manipulada o falseada”. Las conclusiones de Hernando fueron muy duras: “La señora ministra ha sido pillada haciendo juego sucio puro y duro y no ha ejercido la autoridad sino el autoritarismo”. A la petición de comparecencia del PSOE de la ministra se unió el portavoz de IU, José Luis Centella, porque el asunto es “impresentable, inmoral, y ya se verá si ilegal”.