Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los vocales del Poder Judicial son incapaces de elegir a su presidente

El cónclave quedó suspendido y volverá a reunirse el próximo martes

Después de 13 horas de reunión, los 20 vocales del Consejo General del Poder Judicial levantaron la sesión sin alcanzar un acuerdo que permita la elección de un nuevo presidente de este organismo y del Tribunal Supremo, en sustitución del dimitido Carlos Dívar. El cónclave se volverá a reunir el próximo martes, por lo que el cargo seguirá vacante.

La idea de un pleno tipo cónclave —con la pretensión de que aquí no se mueve nadie hasta que resulte elegido uno de los candidatos— fue ratificada esta tarde, cuando a las 20.30 horas los vocales solicitaron refrescos de una cafetería próxima, para afrontar el resto de la sesión. Sin embargo, apenas media hora después fue levantada la sesión ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo que solvente la situación.

Los vocales han recuperado los nombres de los candidatos más votados durante la sesión del pasado martes con la idea de progresar desde ahí. Así, entre otros nombres, se volvieron a proponer como candidatos a José Ramón Ferrándiz, magistrado de la Sala Primera del Supremo y expresidente de la Asociación Profesional de la Magistratura, que había sido propuesto por los vocales integrantes de esa asociación, pero que cuenta también con el apoyo de los de Jueces para la Democracia; a Carlos Granados, magistrado de la Sala Segunda y ex fiscal general del Estado, propuesto por un sector encabezado por el vocal Manuel Torres Vela y respaldado por las fiscales progresistas Almudena Lastra y Gabriela Bravo, entre otros; y Joaquín Jiménez, magistrado progresista de la Sala Segunda del Supremo, propuesto por el vocal José Manuel Gómez Benítez y que el miércoles pasado estuvo cerca de conseguir los 12 votos necesarios.

La sesión no ha sido pacífica, puesto que un miembro del Consejo planteó que se necesitaban 13 vocales, en lugar de 12 para el nombramiento de presidente y los presentes debatieron con la ley en la mano los requisitos exigidos por la norma. Es evidente que los tres quintos de 20 son 12, pero la maniobra dilatoria dio resultado a la vista de que algunos vocales pretendían que un grupo de vocales afines al ministro Alberto Ruiz-Gallardón no pudieran votar sistemáticamente en blanco para dificultar la elección.

No obstante, durante la mañana no se registraron nuevas votaciones y tras el almuerzo se propusieron nuevos nombres, que finalmente no obtuvieron los 12 votos imprescindibles para designar al sucesor de Dívar.

Mañana, un grupo de vocales de la Asociación Profesional de la Magistratura y de Jueces para la Democracia se reunirán para seguir intentando encontrar acuerdos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >