Dívar dimite

“He echado en falta que Dívar no haya dicho que lo sentía por los ciudadanos”

Uría, vocal del Poder Judicial, reclamó en la última semana la dimisión de su presidente

Margarita Uría, vocal del Poder Judicial.
Margarita Uría, vocal del Poder Judicial.FERNANDO DOMINGO ALDAMA

Margarita Uría, abogada vizcaína de 59 años, fue diputada por el PNV hasta 2008 y desde entonces vocal del Consejo General del Poder Judicial. En la última semana reclamó la dimisión del presidente del Supremo y del CGPJ Carlos Dívar por el asunto de sus viajes de fin de semana caribeño a Puerto Banús y otros destinos turísticos.

Pregunta. ¿Cómo ha vivido el último mes la crisis de los viajes del presidente Dívar?

Respuesta. Siempre con disgusto. No es un asunto grato. Son conductas que no suponen un timbre de orgullo. Que esté en entredicho la presidencia de la institución no es agradable cuando hay una crisis de esta magnitud.

P. ¿Cree que los vocales deben justificar sus viajes y gastos de protocolo?

R. Entiendo que sí. De hecho, yo ya lo venía haciendo. Siempre hago constar donde viajo. Y los gastos de protocolo los habré usado una vez, en una comida de despedida al presidente del Centro de Documentación Judicial (Cendoj).

P. Parece que el próximo pleno tienen previsto aprobar un protocolo de transparencia, y que los vocales tendrán que hacer públicas sus agendas. ¿Cómo lo ve?

R. Depende de cómo sea. Los detalles están en preparación por la Comisión de Presupuestos, pero es evidente que si yo voy a Mariñán a participar en un curso sobre la ley de igualdad, eso se sabe.

P. Desde hace años siempre se habla de despolitizar la justicia y el Consejo, ¿no cree que como primera medida los partidos, y en este caso el PP, deberían dejar de llamar para dar instrucciones?

R. Lo de despolitizar se dice siempre, pero yo misma he sido diputada, y el nombramiento del presidente fue pactado por Zapatero y Rajoy –sin hablar con otros partidos- e impuesto a los vocales. Y no es inhabitual que mis compañeros hablen con los dos partidos grandes. Yo creo poco en la pureza absoluta, pero otra cosa es que desde Génova o Ferraz te estén diciendo lo que tienes que hacer.

Sin embargo, tan malo me parece recibir órdenes del Ejecutivo como que actuemos sobre decisiones tomadas por las asociaciones judiciales.

P. Dívar no ha pedido perdón.

R. Ha lamentado el daño que ha causado a la carrera judicial, pero he echado en falta que no haya dicho que lo sentía por el conjunto de los ciudadanos porque a ellos va destinado el servicio público de la justicia, que es el que ha quedado más perjudicado.

P. ¿Qué le parece que cuando Dívar todavía no había dimitido el vicepresidente ya se postulara como su sucesor y adelantara su programa?

R. No le voy a criticar porque estos días se han oído quinielas, listas, maniobras, y a lo mejor era bueno dar una imagen de normalidad, que el vicepresidente hiciera ver que asumía la presidencia.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS