Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE cierra la composición de la gestora que afrontará la crisis de Sevilla

Valenciano asegura que Ferraz no va a interferir en la elaboración de las listas autonómicas

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, con el presidente andaluz, José Antonio Griñán, durante la reunión de la dirección socialista. Ampliar foto
El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, con el presidente andaluz, José Antonio Griñán, durante la reunión de la dirección socialista.

El PSOE acaba de nombrar una gestora para el PSOE de Sevilla. El acuerdo está recién cerrado. Lo han suscrito la vicesecretaria general, Elena Valenciano, y la secretaria de Organización de Andalucía, Susana Díaz. La Ejecutiva federal del PSOE ha nombrado al órgano que se va a hacer cargo de la dirección del partido en Sevilla, cuyo secretario general, José Antonio Viera, ha dimitido tras denunciar injerencias de la dirección regional para elaborar las listas autonómicas.

La gestora nombrada por la Comisión Ejecutiva Federal, de acuerdo con la ejecutiva regional de los socialistas andaluces, estará presidida por Manuel Gracia Navarro, exconsejero de la Junta y actual vicepresidente del Parlamento andaluz. Junto a él formaran parte de la gestora los dos representantes del PSOE de Sevilla en la Ejecutiva Federal: Javier Fernández de los Ríos, alcalde de La Rinconada, y María José Fernández, alcaldesa de Lebrija.

La vicesecretaria general del partido, Elena Valenciano, ha explicado que no es intención de la dirección nacional interferir en el proceso de elaboración de candidaturas, afectado por la disolución de la ejecutiva sevillana, y ha recalcado que ni siquiera se ha abordado el asunto en la reunión de la ejecutiva de esta mañana. "El PSOE de Andalucía está en el trabajo de confeccionar sus listas, pero estamos seguro de que el partido trabajará intensamente para conseguir ganar en marzo", ha dicho.

Con esta premisa aborda Elena Valenciano los pasos a dar para que el grave conflicto de Sevilla no arruine más si cabe el proceso electoral. Así, se procurará que no haya imposiciones desde la dirección federal sino acuerdos en la medida de lo posible. “Nuestro objetivo único es que Pepe Griñán gane las elecciones y se acabó”. Esta frase de Elena Valenciano, expresada con toda vehemencia, indica que va a tratar de hacer lo imposible para que la gestora que se forme sea con el máximo consenso y, en la medida de lo posible, que haya alguna rectificación en la candidatura, cuya composición ha llevado a la dimisión del secretario provincial.

Sin embargo, la elaboración de la lista de Sevilla es la clave, ya que en ella va a estar el candidato a la presidencia, José Antonio Griñán, y su mano derecha, la secretaria de Organización, Susana Díaz, quien abanderó el apoyo a Chacón en el último congreso socialista. Valenciano ha explicado que es competencia del PSOE andaluz confeccionar las listas y que solo después intervendrá la dirección federal en el conflicto.

La vicesecretaria general, Elena Valenciano, ha intentado recomponer la situación. “No hay rubalcabistas. La prioridad es que Griñán sea presidente de Andalucía”, ha dicho. Con toda seguridad Rubalcaba no se inmiscuirá a pesar de que una parte del conflicto, aunque ya existía, se ha acentuado por la división en Sevilla de los partidarios entre Chacón y Rubalcaba. “El congreso federal se acabó y Rubalcaba es el líder de todo el partido, aquí no hay rubalcabistas”, ha dicho Valenciano. En las próximas horas Valenciano se reunirá con la secretaria de Organización andaluza, Susana Díaz, alineada con Griñán y con los críticos al dimitido secretario provincial. El afán de la calle Ferraz es tener la fiesta en paz.

La organización federal ha tenido que salir al paso de la descomposición del PSOE andaluz, formación que ha estallado a poco más de un mes de las elecciones autonómicas del 25 de marzo por la dimisión del secretario general de los socialistas sevillanos, José Antonio Viera. Este apoyó a Alfredo Pérez Rubalcaba durante el último congreso, celebrado en Sevilla, y ha denunciado presiones de la organización regional, cercana a Came Chacón, en la elaboración de las listas. Viera se ha puesto este lunes a disposición de la gestora y ha reclamado explicaciones al secretario general del PSOE andaluz y presidente federal, José Antonio Griñán, por no haber impedido la crisis.

El choque entre los partidarios a dirigir el partido en el último congreso ha dejado en Andalucía heridas que aún no han cerrado. Los perdedores de ese congreso no han asumido la nueva situación y están haciendo valer sus mayorías provinciales para excluir a los rubalcabistas en las listas autonómicas.

Viera ha insistido en que su dimisión responde a los “vetos”, “injerencias” y deslealtades “por las circunstancias personales o económicas de algunos o algunas”.

En una entrevista en la SER, ha asegurado que no tenía por qué sentarse a negociar con la secretaria de Organización del PSOE andaluz, Susana Díaz, pero que lo hizo a sabiendas que así ya estaba cediendo. Pero el resultado, según ha dicho ha sido un intento de imponer a los seguidores de Griñán para que éste quedara como vencedor.

La dimisión del secretario general supuso la disolución de la ejecutiva, según los estatutos del PSOE, por lo que era obligatorio elegir una gestora. Sin embargo, los afines a Susana Díaz y a Griñán decidieron seguir el domingo adelante con la celebración del comité provincial.

La lista cuestionada fue apoyada por 72 de las 79 personas que se quedaron. La candidatura estaba encabezada por Griñán y Susana Díaz.

La lista estaba integrada por rubalcabistas y griñanistas, pero fue el relevo a un puesto no seguro del que fuera interventor de Rubalcaba en el congreso, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, desencadenó la crisis.

En su despedida, Viera lamentó que muchos estén pensando más en su puesto para el día después de las elecciones que en ganarlas.