Acabó la guerra, comienzan las batallas

El desenlace del congreso federal abre la lucha por el poder regional en territorios clave

Alfredo Pérez Rubalcaba y Carme Chacón se abrazan tras la elección del secretario general.
Alfredo Pérez Rubalcaba y Carme Chacón se abrazan tras la elección del secretario general.GARCÍA CORDERO

El PSOE todopoderoso que gobernó en España en la primera década del siglo XXI se desangró en las elecciones municipales y autonómicas del pasado mes de mayo (donde perdió la inmensa mayoría de su poder local y regional) y acabó sucumbiendo en las elecciones generales del 20-N, donde obtuvo el peor resultado electoral de toda su historia y pasó a la oposición con apenas 110 diputados.

La guerra por el poder del PSOE en el XXXVIII Congreso Federal abre una nueva etapa en el peor momento de la historia del partido y dará paso en las próximas semanas a nuevas batallas por el poder socialista en territorios clave donde la fractura interna es grande desde hace tiempo. Hay al menos media docena de feudos donde los actuales jefes políticos del PSOE y sus equipos se la juegan en sus congresos regionales.

Madrid y su clara división.

Tomás Gómez, secretario general de los socialistas madrileños desde que José Luis Rodríguez Zapatero lo eligió para sustituir a Rafael Simancas (derrotado en las elecciones autonómicas de 2003 y 2007) no integró cuando venció. Y ahora tiene a la mitad de la federación madrileña a la contra sin hacer ruido en público. Tras su éxito inigualable de vencer en unas primarias a Trinidad Jiménez, la candidata del entonces presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero y del aparato federal, llevó a cabo una purga de cargos institucionales para garantizarse un grupo sólido que le apoyara. Pese a la eliminación del adversario dentro de las instituciones (practicamente no dejó a ningún diputado autonómico que apoyara a Trinidad Jiménez en las primarias), la resistencia de los opositores a Gómez se mantiene intacta desde hace tiempo. En el último congresillo para elegir delegados al Congreso Federal, la diferencia entre unos y otros fue escasa.

Gómez pondrá en marcha esta misma semana el mecanismo para la celebración del Congreso regional en el que quiere seguir al frente del partido en Madrid pese al último batacazo electoral que le situó, como a casi todos los dirigentes socialistas regionales y como al propio Rubalcaba, con el peor registro de la historia del PSOE. Su porcentaje de voto, inferior al 30%, debilita al PSOE en las instituciones madrileñas. La alternativa a Gómez, de momento, no tiene rostro.

Todos contra Alarte en la Comunidad Valenciana

Los congresos federales del PSOE son determinantes en el PSPV-PSOE. Este, sin duda, lo será mucho más que en anteriores ocasiones. Una victoria de Alfredo Pérez Rubalcaba apuntalará a Jorge Alarte en la secretaría general del PSPV. Por el contrario, si Carme Chacón se alza con el triunfo, las posiciones de los adversarios del actual líder de los socialistas valencianos se verán muy reforzadas. Oficialmente ya hay tres candidatos a dirigir al PSPV: El actual secretario general, Francesc Romeu y Manuel Mata, aunque los seguidores de estos dos últimos son claramente minoritarios dentro de la organización. Más influencia van a ejercer quienes se agrupan en torno a la exministra de Sanidad, Leire Pajín, y al expresidente de la Generalitat, Joan Lerma. Con Chacón al frente del PSOE, el poder de Pajín puede ser determinante.

La federación socialista valenciana, desde la derrota en las elecciones autonómicas de 1995, se ha caracterizado mucho más por su capacidad de autodestrucción que por su cohesión interna. En una organización tan atomizada como el PSPV las alianzas a varias bandas son una constante que ha impedido siempre la consolidación de cualquier líder. Y no cabe descartar ninguna alternativa, aunque aparentemente sea contra natura. Cualquier cosa puede ocurrir. Una coalición entre los seguidores de Pajín más los lermistas e Izquierda Socialista no es descartable. Como tampoco un acuerdo entre Alarte y el expresidente de la Generalitat. El actual secretario general del PSPV no ha logrado desde que accedió al cargo consolidar una mayoría clara en el socialismo valenciano como se comprobó en la elección de delegados al congreso federal. Su futuro va depender, y mucho, de quién sea elegido nuevo líder del PSOE. El suyo y el de todo el PSPV que, en la práctica, también está celebrando su congreso en Sevilla.

El futuro de Galicia

Una hipotética victoria de Carmen Chacón complicaría las aspiraciones del actual secretario general del PSdeG, Pachi Vázquez, de optar a la reelección en el congreso gallego que se celebrará la primera semana de marzo. Ante el apoyo de Vázquez a Rubalcaba, sus críticos se han sumado al bando de Chacón y establecido una alianza con el principal colaborador de la exministra de Defensa en Galicia, Francisco Caamaño, presidente del partido en A Coruña.

Caamaño ha respaldado hasta ahora a Vázquez e ignorado las invitaciones de los críticos a este para que le dispute la secretaría general del PSdeG. Pero el proceso previo al congreso federal ha variado un tanto el panorama. Y ahora el exministro de Justicia supedita sus aspiraciones futuras en el socialismo gallego al desenlace de la pugna entre Chacón y Rubalcaba. Los críticos confían en que si gana la dirigente catalana, Caamaño se implique en la batalla por el liderazgo del PSdeG. Por el contrario, el triunfo de Rubalcaba dejaría el camino expedito a Vázquez para conseguir la reelección y disputar la presidencia de la Xunta a Alberto Núñez Feijóo en las próximas elecciones autonómicas.

Elecciones andaluzas para decidir la suerte de Griñán

El resultado que puede dar al traste con el poder de José Antonio Griñán y su equipo en el PSOE andaluz no es el del Congreso Federal sino el de las elecciones autonómicas. Una derrota frente al PP que no le arrebate el Gobierno porque los populares no alcancen la mayoría absoluta puede consolidar el poder de Griñán. Pero una victoria por mayoría absoluta del PP en las elecciones autonómicas, dejaría al presidente andaluz al borde del precipicio y a su equipo muy disminuido para afrontar con garantías de éxito el Congreso Regional del partido. El congreso regional está previsto que se celebre en verano, después de las autonómicas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS