Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El expresidente pide que le traigan un traje de su casa para intentar exhibirlo

El letrado del expresidente ha intentado desacreditar la veracidad de los documentos

Ampliar foto
Francisco Camps durante el juicio. EFE

Los rotundos planteamientos de los dos testigos que han prestado declaración en el juicio chocaron con la débil línea de defensa de Francisco Camps y Ricardo Costa. El letrado de Camps ha intentado desacreditar la veracidad de los documentos que, uno a uno, examinaron los miembros del jurado y sobre los que insiste en que se trata de información manipulada y falsa. “Los papeles son muy sufridos”, fue su frase para iniciar el interrogatorio.

Sin embargo, la debilidad de su argumento frente a la obviedad de los papeles y la contundencia de los testigos ha quedado aún más patente en los últimos minutos de la sesión de ayer. Ha sido después de que el empleado de las tiendas en las que se encargaban los trajes relatara cómo el expresidente pedía que sus prendas no llevaran las etiquetas con el nombre de la tienda, aunque sí aceptaba las que daban información sobre el tejido, según ha relatado.

Ante esta afirmación, la esposa de Francisco Camps ha abandonado la sala. Volvió poco después con una bolsa de plástico. Y el abogado de la defensa ha desentrañado el misterio y ha preguntado si podía mostrar un traje (el único que Camps reconoce haber encargado) con una etiqueta que identifica la tienda de procedencia, con el supuesto objetivo de desacreditar las palabras del testigo.

Las acusaciones se han negado a que lo hiciera, sobre todo porque, tal como alegaron, el traje podía corresponder a una de las prendas referidas o a cualquier otra adquirida por Camps o por cualquier otra persona en cualquier momento. El juez se ha negado a que lo mostrara porque, además, el testigo, antes de saber que Camps pretendía mostrar el traje, había afirmado que “alguna” etiqueta se les pudo pasar. En cualquier caso, en algunos documentos figura que era Ricardo Costa el que exigía sus prendas sin etiqueta. Por eso el abogado de la acusación le insistió al testigo si no se refería al ex secretario general del PP, pese a lo que el empleado sostuvo que creía recordar que las exigencias procedían de Camps.

Más información