Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“No hagáis nada de qué avergonzarnos”

Rajoy pide a los suyos que respalden al Gobierno y que expliquen bien las cosas

Ampliar foto
Rajoy, durante su intervención ayer en la reunión de la Junta Directiva del PP.

Poco a poco las fichas y las fechas empiezan a cuadrar. Mariano Rajoy tiene cada vez más claro que su prueba de fuego viene en marzo. Es entonces cuando, casi con seguridad después de las elecciones andaluzas, que espera ganar con claridad, presentará sus recortes en un nuevo Presupuesto que sustituirá al prorrogado. Entonces habrá que tomar “decisiones difíciles”, dijo, esto es, recortes duros.

Ayer pidió a los suyos que sean conscientes de que, pese a la mayoría absoluta, la legislatura será difícil. Por eso les reclamó, tal vez pensando en la situación del PSOE, que no abandonen el partido para pensar solo en el Gobierno, que lo cuiden, que lo mantengan vivo para preparar las curvas. El PP está aún eufórico por la victoria, pero fuera la prima de riesgo volvió ayer a dispararse, la bolsa cayó, las perspectivas económicas son malas para 2012.

“No va a ser fácil. Os pido que respaldéis al Gobierno y hagáis un esfuerzo para explicar bien las cosas. La gente tiene derecho a que se le expliquen las decisiones”, les dijo. Rajoy no se ha caracterizado por su esfuerzo de explicación. Más bien lo contrario: por sus silencios y comunicados anunciando decisiones importantes. Pero parece que en el Gobierno anuncia cambios.

También les pidió ejemplaridad. Y lo hizo en el día en que se abría el juicio de Francisco Camps, a quien Rajoy apoyó públicamente hasta el final: “No se va a entender que hagamos cosas de las que tengamos que avergonzarnos. Os pido que seamos austeros en el manejo del dinero público, con actitudes, con gestos, hoy eso es más importante que nunca”.

Además, anunció que su primera reforma importante será la laboral, con o sin acuerdo con los sindicatos, que el PP “intentará repartir de forma equitativa el coste de la crisis”, pero sobre todo pidió a todos ayuda para recortar el déficit, especialmente a sus autonomías. “Esto no es solo cuestión de la Administración del Estado.

Nos estamos jugando el futuro, no una legislatura. Si somos capaces, España va a salir adelante”, dijo en un tono claramente muy preocupado.